OPINIÓN

Quim Torra cede y forma gobierno sin encarcelados ni huidos

Los nuevos con­se­jeros forman un go­bierno casi pa­ri­ta­rio, como pe­dían los in­de­pen­den­tistas

Quim Torra, firmando nombramiento gobierno
Quim Torra.

El pre­si­dente de la Generalitat, Quim Torra, de­cidió ceder en los nom­bra­mientos pre­vios de con­se­llers en­car­ce­lados y huidos y los sus­ti­tuyó con tres mu­jeres y un hom­bre, que no tienen causas ju­di­cia­les. El go­bierno del pre­si­dente Mariano Rajoy, más pen­diente de la mo­ción de cen­sura que de la si­tua­ción po­lí­tica ca­ta­lana, con­firmó que acep­tará los cam­bios y le­van­tará el ar­tículo 155.

El presidente catalán se avanzó, por otra parte, a las turbulencias que está originando la sentencia del caso Gürtel, incluida la moción de censura, y las demandas de Ciudadanos de continuar aplicando el artículo 155 que, por otra parte, dependería de un nuevo voto en el Senado. Torra, sin embargo, añadió que presentará una querella contra el gobierno por no haber aceptado publicar el nombramiento del gobierno inicial –que incluía a consejeros encarcelados o reclamados por los tribunales– al considerar que tenían sus plenos derechos políticos.

El hecho que Cataluña cuente ya con un gobierno tranquilizará el panorama político aunque todo apunta que volverá a alterarse con la previsión de unas elecciones generales anticipadas. Un nuevo barómetro a la vista para calibrar en Cataluña la relación de fuerzas políticas entre pro independistas, ahora denominados pro republicanos, y partidarios de otras vías de reformas, como el PSC, o también de seguir aplicando el 155, como es el caso de Ciudadanos.

Para la coalición de gobierno formado entre Junts per Catalunya-PDCat y ERC, es evidente que esta última formación, cuyo líder Oriol Junqueras continúa en prisión preventiva, ha ganado el pulso a los partidarios de Carles Puigdemont quien, desde Berlín, insistía en restablecer en sus cargos a los consellers encarcelados o 'autoexiliados'.

Pero Puigdemont tendrá en el departamento de Presidencia y portavoz del gobierno a Elsa Artadí, su mano derecha en la espectacular campaña del pasado 20 de diciembre, en la que Junts per Catalunya logró superar a ERC en las urnas. Significativo y simbólico que Torra firmó los nombramientos en el despacho de la residencia presidencial en la Casa dels Canonges y no en el despacho oficial del president en el Palau de la Generalitat, aunque ambos edificios están conectados.

Quim Torra ha aprovechado para reequilibrar casi la paridad de un gobierno con ocho hombres y seis mujeres, tras las críticas recibidas en los anteriores nombramientos. Un gobierno que quedará integrado por Pere Aragonès, vicepresidente y conseller de Economia y Hacienda; Elsa Artadi, portavoz y consellera de Presidencia; Àngels Chacón, consellera de Empresa i Conocimiento; Damià Calvet, conseller de Territorio y Sostenibilidat; Jordi Puigneró, conseller de Gobernación; Ernest Maragall, conseller de Exteriores; Josep Bargalló, conseller de Enseñanza; Alba Vergés, consellera de Salud; Teresa Jordà, consellera de Agricultura; Ester Capella, consellera de Justicia; Chakir El Homrani, conseller de Trabajo y Asuntos Sociales y Laura Borràs, consellera de Cultura.

Artículos relacionados