DESDE EL PARQUET

La Bolsa, en riesgo político

Los mer­cados han re­cu­pe­rado en estos días las sen­sa­ciones de vér­tigo que pa­re­cían ol­vi­dadas hace un par de me­ses. La for­ma­ción de un nuevo Gobierno en Italia que po­dría llegar a plan­tearse su re­la­ción con la Unión Europea, la im­pe­ni­tente as­fixia eco­nó­mica de Grecia y la de­bi­lidad de los in­di­ca­dores de ac­ti­vidad en la zona euro han acen­tuado la pre­sión ba­jista.

Pero ha sido la moción de censura en España la que ha encendido otra vez las alarmas en la renta variable. El selectivo ha perdido así la psicológica cota de los 10.000 puntos. En concreto se ha deslizado hasta los 9.826 puntos tras perder un 2,8 % en el global de la semana pasada.

Pero más que la caída lo que realmente preocupa a los operadores es que las incertidumbres que rodean al mercado ahora mismo son más políticas que económicas. La ruptura de las negociaciones entre EEUU y Corea del Norte y la tensión geopolítica con Irán han puesto la olla diplomática a toda presión. Y a ello se suma la enorme incertidumbre institucional al Sur de Europa, con Italia replanteándose su posición en la zona euro y con España en plena crisis por la corrupción. Factores que amenazan la recuperación.

Una situación realmente compleja, especialmente para los bancos cuyo peso en los índices se ha dejado notar en las últimas sesiones. La banca ha sido la gran damnificada en estos días por la huida de los inversores hacia activos más conservadores, arrastrando consigo al resto del mercado.

Con el tipo de interés de los bonos a diez años americanos rondando el 3% y con perspectivas de avanzar hacia el 3,5% cabe esperar una importante salida de capital por parte de los fondos de inversión de sus posiciones en renta variable americana hacia la renta fija o hacia la renta variable europea si no fuera por las tensiones. políticas.

Los analistas, con todo, consideran que la sangre no llegará al río. EEUU está obligado a entenderse tarde o temprano con esos países que ha incluido en su lista del “eje del mal”, mientras que parece imposible el resquebrajamiento de la UE, pese al creciente populismo que se va extendiendo por el Viejo Continente. Por su parte, España se ve abocada a unas elecciones anticipadas que podrían devolver la calma.

En este contexto tremendamente complicado, los operadores siguen apostando de momento más por la renta variable europea que por la americana. Máxime con unos niveles de euro como los actuales, en torno a 1,17 dólares, que facilita la actividad de negocio de las empresas exportadoras europeas, situándolas en un momento especialmente bueno.

Calendario semanal de Bolsa

Hoy lunes será festivo en Wall Street, por la celebración del “Memorial Day”, lo que marcará tanto la jornada como el transcurso de la semana en los mercados financieros al comprimir en apenas cuatro días la importante batería de indicadores que se suelen dar a conocer a finales de mes.

De hecho, este lunes no se espera ningún indicador de relevancia, ni siquiera en Europa

La sesión del martes, por su parte, arrancará con los datos de paro en Japón, así como con la confianza consumidora en Francia e Italia y la balanza comercial en España. La atención este día, sin embargo, se centrará en el agregado monetario M3 de la zona euro, que sirve al BCE para medir las presiones inflacionistas, y en el índice de confianza consumidora que se dará a conocer en EEUU..

Para el miércoles se espera también una infinidad de datos macro que pueden alterar el pulso del mercado. Entre ellas destaca el IPC de España y de Alemania, desde donde también llegará la tasa de paro, y el PIB de Reino Unido, En la zona euro se darán a conocer además el clima empresarial, el sentimiento económico y la confianza consumidora. Al otro lado del Atlántico se esperan la encuesta ADP de creación de empleo privado, el PIB y la balanza comercial de EEUU y el libro Beige, informe de coyuntura de la economía norteamericana.

Más cargada vendrá aún la agenda financiera internacional del jueves. A primera hora de esta última sesión del mes de mayo se publicarán la producción industrial de Japón, el PMI de China y la confianza consumidora del Reino Unido. Ya con los mercados españoles abiertos, los operadores deberán estar atentos al PIB del primer trimestre y la balanza por cuenta corriente en España, la tasa de paro y el IPC de la zona euro.

En EEUU, por su parte, se publicarán los datos de ingresos y gastos personales, el deflactor de precios PCE, las casas pendientes de venta y el PMI de Chicago.

La jornada del viernes, última sesión de la semana y primera del mes de junio, vendrá marcada por los indicadores de actividad PMI de China, del Reino Unido, de la zona euro y de EEUU, Desde el orto lado del Atlántico llegará además el ISM manufacturero y los gastos de construcción, aunque la mayor atención se focalizará en el informe de empleo del país americano. Se espera que la tasa de paro en EEUU se mantenga por debajo del 4%, en niveles de pleno empleo.

Artículos relacionados