Los ex­pertos con­si­deran que aún tienen margen para subir en los mer­cados

Las acereras aplauden a la inflación del petróleo y se preparan para más beneficios

ArcelorMittal y Acerinox ol­vidan las ten­siones po­lí­ticas y pueden crecer a doble dí­gito

Acerinox
Acerinox

El sector del acero se en­cuentra ante una si­tua­ción pri­vi­le­giada. El mo­vi­miento al alza de los pre­cios, en es­pe­cial del pe­tró­leo, está te­niendo su efecto en el resto de las prin­ci­pales ma­te­rias pri­mas. Además, el in­cre­mento de la de­manda se está em­pe­zando a notar y los me­jores frutos po­drían re­co­gerse en la se­gunda mitad de año. Ante este es­ce­na­rio, ArcelorMittal y Acerinox salen for­ta­le­cidas en los prin­ci­pales pa­rá­me­tros y en su co­ti­za­ción en los mer­ca­dos.

Nadie lo pensaba años atrás. Las compañías enmarcadas dentro de los recursos básicos sufrieron un auténtico calvario en sus principales negocios. No levantaban cabeza y, con un petróleo por debajo de los 30 dólares y apuntando hacia niveles aún más bajos, se presagiaba lo peor. Sin embargo, la calma comenzó a llegar por parte de la OPEP debido al recorte de la producción, con un tensionamiento monetario moderado en Estados Unidos, junto con unas perspectivas de avance liviano de la inflación en los mercados desarrollados.

Este panorama no solo inició una mejora de las empresas vinculadas al sector energético, sino que empezó a tener respuestas positivas en otro tipo de industrias que en muchas ocasiones van ligadas al comportamiento del crudo. Es el caso de las acereras que, si bien arrancaron su recuperación hace ya varios años, estuvieron ensombrecidas en algunos casos bajo la sombra de la duda del proteccionismo económico. Simplemente dudas y nada más que eso, dependiendo de cada caso.

Pero el presente, efectivamente, se está mostrando bastante optimista para las acereras entre las que se encuentran las españolas: ArcelorMittal y Acerinox, principalmente. Esto se puede visualizar no solo con las últimas cuentas que han presentado sino con el horizonte allanado que existe en el presente con todos esos catalizadores que se basan en un mercado de las materias primas al alza.

ArcelorMittal se mantiene en su nube Sin ir más lejos, ArcelorMittal sigue sorprendiendo a inversores y analistas con sus últimos resultados. Aumento del 5% en ingresos, avance del Ebitda en un 9%; fundamentados por el incremento de envíos de acero y de mineral de hierro en comparación con el mismo periodo del año anterior. A esto habría que añadirle que en Europa, Norteamérica o Brasil la demanda sigue repuntando, por lo que, unido al esquema de precios al alza, el resto del año debería sumar más.

Asimismo, el múltiplo deuda neta/EBITDA se mantiene en niveles conservadores en 1,2 veces los beneficios y según distintos expertos consultados debería seguir bajando en 2018 “gracias al buen entorno de mercado”. De hecho, de cara a lo que resta de ejercicio, la directiva afirma que la visibilidad se ha reforzado a medida que pasaba el año, con buen tono de la demanda, aumentos en utilización de capacidad y buen entorno de márgenes.

Por otra parte, en cuanto a su cotización casas de análisis como Renta 4 esperan un impacto positivo, cabe recordar que la compañía escaló a niveles máximos de los últimos cinco años. tras haber superado ampliamente las previsiones y afirmar que “la visibilidad para el resto del año se ha reforzado a lo largo de lo que va de 2018”. El valor empresa alcanzaba los 56.792 millones de dólares. También, le beneficio la situación actual de una mayor fortaleza del dólar por su operativa en Estados Unidos.

Acerinox, una mayor recuperación

La otra empresa dependiente de la evolución de las materias primas y el oro negro, Acerinox, puede seguir esa línea de crecimiento si las cartas que están en juego sobre la mesa no se ven desplazadas. Su Ebitda en el segundo trimestre de 2018 debería mostrar que la senda ya se ha iniciado y que su grado de mejora dependerá de las decisiones de aranceles que implemente, si es que lo termina haciendo, la Unión Europea.

De esta manera, el mercado norteamericano debería seguir mejorando y los volúmenes siendo fuertes. Los precios deberían subir, al entrar ya del todo las últimas subidas, con lo que los márgenes mejorarán aún más. La gran incógnita será Europa, que sigue viéndose muy afectada por el fuerte nivel de importaciones.

En este sentido, sería muy favorable que la UE impusiera aranceles si bien existe incertidumbre en cuanto a si lo hará, cuando y a qué mercados. Muchos países, principalmente asiáticos, aunque también Estados Unidos están exportando a Europa. En Asia la demanda sigue siendo fuerte, pese a los precios muy bajos, con un diferencial elevado en contraste Norteamérica y el viejo continente.

Por eso, en opinión de los analistas de Renta 4, si Europa implementa medidas el impacto en Asia “podría ser negativo”. El grado de mejora dependerá en gran medida de las decisiones regulatorias en la UE, que llevan tiempo en implementarse. Por tanto, el impacto de estas medidas sería positivo para el mercado europeo, principalmente en precios, y podrían notarse con más intensidad en el segundo semestre. El principal catalizador en esa decisión de la UE en cuanto a medidas arancelarias.

Artículos relacionados