News Links

España rehén de la moción del aprovechategui Sánchez contra el amarrategui Rajoy

‘El ór­dago al Gobierno de Rajoy com­plica todo in­tento de aprobar leyes im­por­tantes para con­so­lidar la ro­busta re­cu­pe­ra­ción de la eco­nomía es­pañola’

Sánchez y su selfie con Rajoy .
Sánchez con Rajoy.

Es la hora fi­nal. O cae uno o cae el otro. O se hunden los dos. ¿Cuánto le está cos­tando ya a España y le va a costar la im­pul­siva mo­ción de cen­sura de Sánchez? ¿Cuánto le ha cos­tado la abú­lica le­nidad de Rajoy con la co­rrup­ción? ¿Cuánto van a tener que pagar los es­pañoles por esta ti­rria mu­tua? ¿Hasta cuándo va a du­rar? Pues al­guna res­puesta bá­sica ya está dando la vuelta al mundo: en cues­tión de ho­ras, España ha vuelto re­pen­ti­na­mente a preo­cu­par. Mucho

Preocupación en Europa, en los mercados y en el concierto internacional que la prensa lleva este sábado a sus primeras planas. Sí, mucho, aunque con alguna nota optimista: el miedo a la inestabilidad en España es de momento inferior al que provoca Italia con los planes de su nuevo Gobierno.

Eso sí que es un gabinete Frankenstein. El principal titular en primera plana de Financial Times este sábado dice: ‘La agitación en España ahonda los nervios de los mercados por Italia’. En el interior, la crónica afina más: ‘La inestabilidad en Italia y España sacude los mercados europeos’.

Es lo que hay. Y no se podía esperar otra cosa tras el vértigo de las últimas horas. Pero más allá del futuro personal de Rajoy y Sánchez, hay mucho más en juego, como acusa el primer párrafo de la información de FT, firmada conjuntamente nada menos que por tres especialistas. Miles Johnson, James Politi y Michael Stothard. El panorama que presentan es el siguiente: ‘Los crecientes temores a una inestabilidad política en Italia y España llevaron el viernes al estremecimiento a esos dos mercados periféricos de deuda, al deshacerse los inversores de los bonos soberanos de ambos países y castigar con fuerza la cotización de los bancos europeos’.

Para que quede constancia, la diferencia a favor de España respecto a Italia en este trago la subrayan numerosos medios internacionales. Entre otros datos, la prima de riesgo de la deuda se ha disparado mucho más en Italia (215 puntos básicos) que en España (112).

El mismo FT dice: ‘España sigue en una situación fiscal mucho menos precaria que Italia, pese al rescate europeo de 2012, tras haber reducido drásticamente su déficit presupuestario y su deuda en los últimos años’. Aunque también hay un aviso de posibles tierras pantanosas: ‘Su brote de inestabilidad política, que podría precipitar elecciones anticipadas, llega en un mal momento, cuando los inversores están empezando a ir contra la eurozona’.

Al haber ido los acontecimientos con tanta celeridad, no se ha detectado del todo hasta qué punto la pelea es terminal. En una esquina del cuadrilátero, un Sánchez que no aguantaría una derrota final humillante, por un pronto de ‘aprovechategui’ tras unas última semanas de hombre de Estado con sus viajes a capitales europeas para denunciar sin reservas el golpe de Estado en Cataluña.

Sólo 72 horas antes de presentar la moción de censura sin rechazar los votos de los separatistas, el líder socialista le decía a Stephen Brown y Diego Torres en el conocido portal Politico: ‘Los secesionistas se van a estrellar contra el muro del imperio de la ley si vuelven a la vía unilateral de independencia’. Y los periodistas remachaban: ‘En su despacho de la sede del PSOE en Madrid, Sánchez repetidamente se refirió al nuevo líder catalán como ‘xenófobo’, ‘fascista’ y ‘supremacista’, los mismos términos utilizados pro el PP y Ciudadanos para referirse a Torra’.

En la otra esquina del ring, un Rajoy cuyo palmarés como ‘amarrategui’, otro de los adjetivos del diccionario popular pero inédito con el que José María García designaba a los equipos con una defensa de ‘catenaccio’ o de cerrojo a ultranza. También se aplica al que tiene cosido el bolsillo, el gorrón de turno, también conocido por chupóptero.

Los dos nombres protagonizan este sábado espacios destacados en la prensa mundial. Como convidado de piedra, un Albert Rivera que según muchos podría salir beneficiado del combate del siglo. Algunos análisis sobre el combate final y el coste de todo esto para España.

--The Economist: ‘Como mínimo, a España le esperan semanas de incertidumbre; el bono español y la Bolsa cayeron tras el anuncio de Sánchez’. Sobre el apoyo de los separatistas a la moción ‘tras el referéndum inconstitucional del año pasado y la declaración unilateral de independencia’: ‘Muchos votantes puede que no reciban con alegría un Gobierno que ha llegado sin ser elegido y con apoyo nacionalista’. Sobre la pelea de los dos personajes; ‘España se ha cansado de Rajoy, pero puede que no reciba cálidamente la jugada de Sánchez, y eso le da al presidente una mínima esperanza de sobrevivir’.

--The New York Times: la crónica de Raphael Minder destaca la reacción frenética de Rajoy tras la sentencia de la Gürtel y sus quejas sobre la misma, aunque no llega a incluir la frase brutal de ‘quién reparte los certificados de credibilidad’, en más que directo reproche a los jueces por dudar de la suya. Minder recuerda que desde hace años, los tribunales españoles han tenido que hacer frente a ‘cientos de acusaciones de corrupción política que involucran a diferentes partidos en la mayoría de las regiones’.

--Reuters: sobre las diferencias entre Italia y España en este trance: ‘Es el mismo tema en España y en Italia, pero con historias diferentes’, según el economista jefe de Investec, Philip Shaw; ‘Mientras en Italia tienes perspectiva de un Gobierno que va a ser muy conflictivo, en España la combinación de partidos probablemente a llevar a un Gobierno muy parecido al actual’.

--The Wall Street Journal: la crónica de Jeannette Neumann advierte de que pese a todo, incluyendo la sentencia Gürtel, ‘los partidos de la oposición afrontan bastantes obstáculos para echar a Rajoy’. Y otra llamada de atención: ‘El órdago al Gobierno de Rajoy complica todo intento de aprobar leyes importantes para consolidar la robusta recuperación de la economía española; y es una distracción para el empeño de formar un frente unido con el objetivo de calmar las tensiones con los secesionistas en Cataluña’.

Les Echos: la corresponsal Cecile Thibaud sitúa primero a Rajoy en un avión de combate en un momento de peligro: ‘¿Va a saltar? El presidente español está en un asiento eyectable tras la moción de censura’. Pero al mismo tiempo, la oposición está jugando al billar a tres bandas: PSOE, Ciudadanos y Podemos, cada uno con sus ambiciones y sus circunstancias. Y en esta tesitura, ‘el gran vencedor de estas movidas contradictorias muy bien podría ser, una vez más, Mariano Rajoy’.

Artículos relacionados