Insurance Europe ce­lebra su 10ª Conferencia Internacional

El seguro europeo reivindica en Madrid su contribución a la sociedad

Huertas (Mapfre) re­clama que la re­gu­la­ción tenga en cuenta el rol que cumple en la eco­nomía

Presentación de resultados de Mapfre
Antonio Huertas, Mapfre.

La 10ª Conferencia Internacional del Seguro or­ga­ni­zada por Insurance Europe, bajo el lema ‘Superando el dé­ficit de ase­gu­ra­mien­to’, ha abierto sus puertas en Madrid. En el evento se ha es­tre­nado el nuevo pre­si­dente de la pa­tronal eu­ropea del se­guro y rease­guro, Andreas Brandstetter, nom­brado el miér­coles nuevo má­ximo res­pon­sable de Insurance Europe para los pró­ximos tres años, sus­ti­tu­yendo en el cargo a Sergio Balbinot.

Andreas Brandstetter ha inaugurado la conferencia con un discurso en el que ha querido destacar dos desafíos a los que se enfrenta el mundo actual: el bajo nivel de protección aseguradora y la regulación. Respecto al primero ha puesto 3 ejemplos de nuevos riesgos que ponen en peligro todo el progreso realizado hasta ahora por las sociedades. En primer lugar se ha referido a la crisis de las pensiones.

El presidente de Insurance Europe ha pedido a los gobiernos valentía para afrontar el problema, que básicamente consiste en que la gente no ahorra lo suficiente para tener unos ingresos adecuados en el momento de la jubilación. En Europa ese gap de ahorro se estima en 2 billones de euros al año; y en todo el mundo la cifra asciende a 70 billones: “Los gobiernos deben dejar claro que la población necesita ahorrar más para su jubilación. Los legisladores les deben animar a hacerlo ofreciendo incentivos”.

El déficit de protección no se limita a las pensiones. Asegura que el infra aseguramiento contra las catástrofes naturales puede ser igualmente traumático. En 2017 las catástrofes naturales generaron pérdidas de más de 300.000 millones de dólares, y solo un tercio de ellas estaban aseguradas: “Esto significa que los gobiernos, empresas, e individuos, han tenido que hacer frente a una factura de en torno a 200.000 millones de dólares”.

Otro riesgo que no está lo suficientemente asegurado actualmente es el relacionado con las nuevas tecnologías, el ciberriesgo. Según un reciente informe, un gran ciberataque global podría desencadenar pérdidas de más de 50.000 millones de dólares. Brandstetter considera que la industria ya está respondiendo con productos para proteger a sus clientes en este ámbito, “pero es solo un principio. Ofrecer seguros contra los ciberriesgos es complicado”. Un factor que limita el desarrollo de estos seguros ciber es la falta de datos para que las compañías los analicen, lo que dificulta la tarificación. No obstante, considera que la regulación de protección de datos europea, que obliga a las empresas a notificar a las autoridades nacionales sus brechas de seguridad, supone una oportunidad.

El segundo gran desafío para la industria a juicio del nuevo presidente de Insurance Europe es la gran cantidad de regulación a la que está sometido el sector. Sólo este año las aseguradoras europeas tienen que adoptar la IDD, la mencionada nueva regulación de protección de datos y la aprobada sobre los productos de inversión basados en seguros. Todas estas normas tienen como objetivo proteger al consumidor y reforzar la competencia, pero al mismo tiempo su aplicación supone en la práctica un nuevo reto para el sector porque muchas de ellas se solapan o suponen duplicidades. Además, hizo referencia a la prevista revisión de Solvencia II. Andreas Brandstetter se queja de que esta regulación actualmente trata a las aseguradoras como si fueran inversores de corto plazo, “lo que supone un aumento del coste para los seguros a largo plazo sin una buena razón”.

También ha hablado sobre la regulación en la sesión inaugural de la Conferencia Internacional el presidente de Mapfre, Antonio Huertas, que ha comentado que lo deseable es que “los desarrollos globales en materia de regulación financiera, ya sea contable o prudencial, tengan en cuenta su impacto directo sobre el papel que desempeñan los aseguradores en la economía”.

Además, ha defendido el papel clave del seguro en el desarrollo económico y social de los países. El seguro juega, según ha explicado, un triple papel en su contribución a la generación de riqueza en la sociedad: “Primero, a través de la protección y la compensación de los riesgos. En segundo lugar, como gestores financieros del ahorro y la inversión, estimulando la formación de capital en la economía. Y tercero, como financiadores de los países mediante nuestra inversión en deuda soberana”.

De dar la bienvenida se encargó Pilar González de Frutos, la presidenta de Unespa, la asociación anfitriona del evento. De Frutos ha destacado que la industria aseguradora crea un esquema global de riesgos compartidos que tiende hacia la eficiencia, y “la eficiencia significa más inversión, más riqueza, más crecimiento y más prosperidad”.

Artículos relacionados