OPINIÓN

Quim Torra, sin gobierno sin apoyos

El apoyo del PNV a los Presupuestos del Estado deja en el punto de par­tida a los in­de­pen­den­tistas

Quim Torra.
Quim Torra.

El voto po­si­tivo del PNV a los Presupuestos ge­ne­rales del Estado, ha de­jado la pre­si­dente de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra, sin el apoyo de los na­cio­na­listas vas­cos, que ha­bían con­di­cio­nado su pos­tura fa­vo­rable la re­ti­rada del ar­ticulo 155 en Cataluña. Ante la no pu­bli­ca­ción del go­bierno de Torra en el Diari Oficial de la Generalitat – que ahora de­pende del go­bierno es­ta­tal, en apli­ca­ción del ar­tículo 155 – el pre­si­dent ca­talán ha de­ci­dido aplazar sine die la apro­ba­ción de sus trece con­se­je­ros, in­cluidos los dos en­car­ce­lados y otros dos exi­liados en Bélgica.

Quim Torra si recurre a la Comisión Juridica de la Generalitat para que determine qué acciones legales se podrían aplicar para recurrir la decisión de no publicar los nombramientos de los cuatro consellers que, por otra parte, tienen todos sus derechos políticos hasta que no sean juzgados.

¿Cómo puede acabar todo el nuevo entuerto, como lo definió Tardà, diputado de ERC en el Congreso? El PNV manifestó tener garantías de que el 155 será retirado en breve.

Al menos así lo dijo para justificar su voto a los presupuestos –que dan garantías al ejecutivo de Mariano Rajoy de concluir su mandato hasta la cita electoral del 2020, pues el año próximo puede prorrogarlos sin problema– y a la vez garantías a sus electores de que al gobierno vasco logra aprobar sus propias partidas de gasto publico.

Los vascos han pasado del apoyo político a los independentistas catalanes –aunque ahora sólo se hable de caminar hacia la República– al pragmatismo de los números. Sin olvidar que una crisis de gobierno en el PP, con eventual adelanto electoral, no les favorecería teniendo en cuenta el ascenso en las encuestas de Ciudadanos, cuyo líder Albert Rivera siempre se ha declarado contrario al cupo vasco.

Torra aguantará hasta el último momento en su propuesta de restablecer como consejeros a los encarcelados o exiliados. Pero, como los vascos del PNV, es probable que al final deba aceptar la realidad de tener que sustituir sus nombramientos por políticos, seguramente políticas, en algunos casos, para atenuar las criticas de un gobierno con sólo tres mujeres como concelleres, a fin de lograr poner en marcha las instituciones catalanas en los próximos días, o semanas.

Sólo así desaparecerá la aplicación del 155, aunque Cristóbal Montoro ya ha anunciado que seguirá el control estatal de los gastos en el gobierno catalán.

Sin olvidar que, tras los reveses judiciales en Bruselas y Alemania, a las euroórdenes siguen dando alas a Carles Puigdemont, y los consellers en el exilio, que sigue marcando el paso a Quim Torra que, hoy por hoy, es un president sin gobierno ¿Hasta cuándo?

Artículos relacionados