MONITOR DE LATINOAMÉRICA

Inquietud entre los in­ver­sores por la grave crisis po­lí­tica que vive Nicaragua

Más apoyo oficial a la inversión española en Centroamérica

Nuevo acuerdo entre ICO y BCIE para fi­nan­ciar a las em­presas en la su­bre­gión

ICO
ICO

La in­ver­sión es­pañola en Centroamérica, con ex­cep­ción de Panamá y Costa Rica, dista de tener la im­por­tancia que acu­mula en los grandes mer­cados clave de la re­gión. Pero su pre­sencia ha ve­nido cre­ciendo en los úl­timos años, no sólo en los dos ‘tigres su­bre­gio­na­les’, sino tam­bién en países como Guatemala o Nicaragua. Este au­mento del in­terés por el área, pese al pe­queño ta­maño de los mer­cados ha lle­vado al ICO a re­forzar el apoyo fi­nan­ciero a las com­pañías que operan allí.

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) acaba de conceder una segunda línea de crédito por 30 millones de euros al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para financiar, bien directamente o bien a través de bancos locales o entidades colaboradoras de la región, a empresas que tengan al menos un 30% de capital español y desarrollen actividades comerciales o tenga presencia inversora en países de Centroamérica y en Dominicana. El acuerdo permitirá financiar tanto operaciones de inversión y liquidez como operaciones de exportación a medio y largo plazo.

Los acuerdos entran dentro de la ‘Línea ICO Canal Internacional’, cuya meta es impulsar la financiación de proyectos de empresas con interés español e implantación internacional, a través de la intermediación con instituciones multilaterales y entidades financieras locales. Lo más novedoso en esta ocasión respecto a las líneas de financiación del ICO es la posibilidad de financiar proyectos en moneda local y el conocimiento del mercado por parte de la entidad financiera local. Es el segundo acuerdo ICO-BCIE: ambos entes suscribieron ya en 2017 otro pacto por importe de 25 millones de euros.

La centroamericana es un área que en los últimos años ha adquirido relevancia para la inversión española, si bien para 2018 se otea un pequeño alto en este interés. Según el último informe ‘XI informe Panorama de Inversión Española en Iberoamérica 2018’, la tendencia de las inversiones españolas en la zona es a mantener el mismo nivel, salvo en Costa Rica, donde se prevé un alza. En el informe se aludía a que una oportunidad de financiación para fortalecer la relación España-Centroamérica son justamente las líneas de crédito ICO-BCIE.

Eso sí, las empresas españolas expresaban un aumento de la percepción del riesgo, notablemente en los países del ‘triángulo norte’, en lo que a seguridad se refiere, pero también en tipo de cambio, infraestructura, desaceleración económica e inestabilidad jurídica y política. A esa inquietud se suma ahora la grave crisis sociopolítica que vive Nicaragua entre partidarios y detractores del presidente Ortega. La violencia entre fuerzas del orden y defensores del presidente sandinista y los opositores ha dejado casi 80 muertos, ha causado ya pérdidas económicas por 260 millones y está acercando al país al abismo.

El BCIE fue creado en 1960 como el brazo financiero de la integración y el desarrollo subregional. Sus recursos se invierten en proyectos con impacto en el desarrollo para reducir pobreza y desigualdades, fortalecer la integración regional y la inserción competitiva de los socios en la economía mundial. En la firma de la línea de crédito, el presidente del ICO, Pablo Zalba, reiteró la importancia de colaborar estrechamente con el BCIE y destacó que “financiar la internacionalización de las empresas es apoyar el crecimiento económico y la creación de empleo”. Desde 1991 mantienen una cooperación a través de la que se han canalizado 213,5 millones de dólares hacia intervenciones y programas del BCIE, con foco especial en el apoyo a las mipymes.

Notable crecimiento Según las últimas estimaciones de Cepal, las economías de Centroamérica y Dominicana crecerán el 4,4% este 2018, cuatro décimas más que en 2017 y muy por encima de la media de Latinoamérica, una mejora debida al aumento de las exportaciones y de los flujos de remesas internacionales, y que se producirá a pesar de una desaceleración del consumo privado y de la inversión. En 2017, la demanda interna fue el motor de crecimiento en estos países (+3,8%), mientras que las exportaciones crecieron a una tasa real del 5%. El déficit fiscal bajó a una media del 2,4% del PIB en 2017 y la inflación interanual subió al 3,6%.

En sus últimas previsiones, la Cepal prevé un aumento del crecimiento en todos los países salvo en una Nicaragua sumida en problemas políticos y en la mayor economía subregional, Panamá. Así, Costa Rica pasará del 3,2% al 4,1%; El Salvador del 2,4% al 2,5%; Guatemala del 3,2% al 3,5%; Honduras del 3,7% al 3,9% y Dominicana del 4,6% al 5,1%. Panamá repetirá la tasa del 5,5% del año pasado y como también motor del sub-área, mientras que Nicaragua bajará el paso del 5,1% al 5%.

Artículos relacionados