News Links

En Alemania se pasan de freno, pero ahí queda: ‘Renfe supera a Deutsche Bahn’

‘Ha sa­bido com­binar la tec­no­logía y el ocio para po­si­cio­narse como ex­perto en la in­dus­tria’

Renfe
Renfe

Hay frases que des­arman al más pin­tado. O que le ex­trañan. O que le hacen brotar una mueca de es­cep­ti­cismo. O soltar un sus­piro de or­gu­llo, o aunque sea de tran­qui­li­dad. Pues va una de esa fra­ses: ‘España ex­porta Alta Velocidad a todo el mun­do’. Otra: Es puro lu­jo’. Y otra más: ‘Renfe su­pera a Deutsche Bahn’, que como es evi­dente se re­fiere a la em­presa fe­rro­viaria ale­mana de siem­pre.

Pues todo eso está este martes en la prensa alemana, que al acercarse el verano dedica atención especial a destinos y modalidades turísticas. El tren es una de esas modalidades de transporte, y España uno de esos destinos soñados, como acaba de constatar la OMT al pronosticar que este año llegarán ‘al menos’ tantos turistas como el pasado.

La prensa alemana está dedicando estos días una atención desusada a Renfe como empresa o al tren como medio de transporte. Y también, por supuesto en este tiempo preveraniego, a los lujos de otra época como el Al Andalus o el Transcantábrico. La información de último minuto llega al punto de recomendar el nuevo itinerario del trayecto andaluz con salida desde Madrid por primera vez.

Así lo cuenta Conrad Bauer-Schlichtegroll en el diario Hamburger Abendblatt, con una entrañable concesión ‘nostálgica’ a ‘una época de ayer’ que se revisita hoy: ‘Muebles de principios del siglo pasado tapizados de rojo oscuro y bellamente restaurados’. El truco para llamar la atención y atraer a los futuros viajeros de un Madrid-Sevilla, por ejemplo: ‘Con la compañía española de ferrocarriles Renfe, el viaje tomaría alrededor de dos horas y media; con este tren nostálgico, sin embargo, se necesitan seis días, como reza el lema de que ‘el viaje es el destino’.

Tanto Bauer-Schlichtegroll como Arno Stoffe en Nordbayern y otros especialistas en viajes recomiendan esos trenes turísticos. Como lo hacen con otros muchos trayectos en diferentes países y continentes. Y los AVE, algo que no hay en tantos otros sitios. Pero hay una serie de observaciones comunes respecto a los trenes españoles, que resume en una frase la revista económica WirtschaftsWoche (WiWo): ‘Gracias a la puntualidad, el lujo y la velocidad, la española Renfe consigue por primera vez beneficios netos con su red de alta velocidad’.

Stefanie Claudia Müller, que firma la información de WiWo, subraya que ‘los españoles logran lo que el ICE de Deutsche Bhan no consigue’. Renfe obtuvo un beneficio de casi 70 millones de euros el año pasado, después de bastantes ejercicios de luchar con los números rojos. Las cifras de Deutsche Bahn son un poco como el trazado de una montaña rusa, para arriba y para abajo.

Y al margen de lo económico, Renfe saca pecho frente a los terribles datos alemanes de puntualidad: 140.000 trenes de Deutsche Bahn no llegaron a tiempo a su destino el año pasado o ni siquiera salieron de la estación de partido. Cuestiones técnicas. En España, en cambio, las cosas son de otro orden: es el segundo país del mundo en kilómetros de vías AVE y ‘ha sabido combinar la tecnología y el ocio para posicionarse como experto en la industria’.

Un buen piropo de WiWo, pero curiosamente no se menciona en ningún momento el AVE de La Meca. ¿Celos?

Artículos relacionados