Monitor del Seguro

Más de la mitad de los grupos ase­gu­ra­dores pierde clientes cada año

Vida aguanta el tirón, pero con dificultades

VidaCaixa sigue sin tener rival en este ne­gocio pese a los bajos tipos de in­terés

foro de comisiones de control | VidaCaixa
VidaCaixa.

El se­guro de Vida sigue dando mues­tras de de­bi­lidad y can­sancio ante el pro­lon­gado con­texto de bajos tipos de in­te­rés. Según los úl­timos datos pu­bli­cados por Unespa, entre enero y marzo el ahorro ges­tio­nado en este tipo de pó­lizas as­cendió a 184.902 mi­llones de eu­ros, lo que su­pone un in­cre­mento en tasa in­ter­anual del 2,12%. Hace un año el ritmo de avance era del 6,23%. Es lo que hay.

Esta desaceleración del crecimiento de las provisiones técnicas ha venido acompañada de una caída de las primas recaudadas por los ramos de Vida del 13,02% hasta los 8.080 millones, y también de un descenso, aunque ligero, del número de asegurados, del 0,21% hasta sumar 29,5 millones.

Estas cifras generales tienen lógicamente su reflejo en las cuentas de las compañías. Entre enero y marzo el 44% de los grupos aseguradores del ramo de Vida sufrió descensos de las provisiones matemáticas, mientras que en 2017 por estas mismas fechas eran el 26,5%. Si lo que tomamos en cuenta son las primas, las caídas afectan al 47% de los grupos; y si lo que medimos es el número de asegurados, el 53% de las compañías perdió clientes en el primer trimestre del año.

Lo que no cambia son los líderes del sector. VidaCaixa sigue mandando en los rankings con sus casi 49.000 millones de euros en ahorro gestionado, sus 2.344 millones en primas y sus 5,6 millones de asegurados. El Grupo Mapfre mantiene su segundo puesto por provisiones matemáticas con prácticamente 17.000 millones; pero cede un escalón, hasta el cuarto, en la clasificación por primas tras recaudar entre enero y marzo 467 millones. El puesto se lo roba Santander Seguros, que con 577 millones salta a esa tercera posición en el ranking por primas desde el quinto. Santander cierra también el ‘Top 3’ por provisiones, con 14.876 millones.

El negocio de Vida está sufriendo el impacto de los bajos tipos de interés. Pero esto no será así siempre. Fernando Mata, director general corporativo financiero (CFO) de Mapfre, comentó en la presentación de los resultados del primer trimestre que a partir de 2019 se verá una mejora en los productos tradicionales conservadores. Mientras tanto, las compañías intentan redireccionar a los clientes hacia productos de más riesgo, que ofrecen rentabilidades más atractivas. Pero el contexto tampoco ha ayudado en los primeros meses del ejercicio a construir estos seguros debido a la volatilidad del bono español y de los mercados de renta variable. Afortunadamente, según explica Mata, las cosas parece que han vuelto a su cauce en abril.

Las dificultades se reflejan también en los datos globales del sector. El avance logrado a finales de 2017 por los productos en los que el asegurado asume el riesgo, con un crecimiento en el ejercicio en provisiones técnicas del 2,6%, se ha esfumado. El ahorro gestionado por los unit linked se redujo en el primer trimestre un 4,87% hasta sumar 12.309 millones; y el número de asegurados decreció aún más, un 5,5% hasta los 646.725. Pese a la situación general, hay productos que brillan por su buena evolución. Los que más, la transformación de patrimonio en renta vitalicia.

A cierre del pasado marzo, 19.658 personas mayores de 65 años transformaron el dinero logrado con la venta de algún elemento patrimonial, como una segunda vivienda, fondos de inversión o acciones, en una fuente garantizada de ingresos de por vida, lo que supone un aumento del 127,57%. El ahorro gestionado alcanza los 1.170 millones, un 92,26% más. Desde Unespa explican que “las rentas vitalicias aseguradas ganan terreno como sistema de previsión complementario”.

También destaca la evolución de los seguros individuales de ahorro a largo plazo (Sialp), los conocidos como Planes de Ahorro 5, que movían al finalizar el primer trimestre 3.308 millones de euros, lo que supone un avance del 39,85%. Los asegurados son ya más de 583.000, un 14,58% más que hace un año.

Otro elemento positivo ha sido la recuperación que se ha observado del seguro de Vida Riesgo colectivo. El ahorro gestionado en este tipo de pólizas ha superado los 1.942 millones, un 4,46% más, cuando hace un año descendía a un ritmo del 10,8%. En cambio, en lo que respecta a los seguros de Ahorro se mantiene, e incluso se acelera la atonía, con un descenso de las provisiones técnicas del 3,27% hasta los 34.903 millones. En este segmento del negocio colectivo de Vida también manda VidaCaixa, en el primer puesto por provisiones y primas. En cambio, por número de asegurados queda relegada a la segunda posición y la medalla de oro se la lleva Metlife con sus más de un millón de clientes.

Esto en lo que respecta a los seguros de Vida, en relación a los planes de pensiones gestionados por entidades aseguradoras, la evolución ha sido positiva en el sentido de que el patrimonio ha seguido creciendo, a un ritmo del 3,28% hasta los 42.541 millones. Pero como en el caso del seguro el avance es bastante más lento que el exhibido en el primer trimestre de 2017 (6,04%).

En total, las aseguradoras custodiaban a finales del primer trimestre 227.444 millones de euros de sus clientes en seguros de Vida y planes de pensiones, lo que supone un crecimiento del 2,34% frente al 6,19% de hace un año. El número de asegurados y partícipes asciende a más de 33 millones, con un ligero descenso del 0,32%. El sector, por tanto, mantiene el tipo en un contexto negativo para el desarrollo y venta de estos productos, aunque no sin dificultades, como lo demuestra el hecho de que aunque al ahorro gestionado continúa incrementándose, la facturación por primas en cambio ha sufrido un importante batacazo en los primeros meses del año y el ramo pierde asegurados.

Artículos relacionados