Monitor diario

El mi­nistro Nadal exige a Bruselas una reunión al más alto nivel para ana­lizar sus efectos

La OPA china sobre EdP pone a Rajoy contra las cuerdas

La re­gu­la­ción eléc­trica per­derá sen­tido si el Estado chino puede ac­ceder al ne­gocio in­terno

EdP
EdP

La OPA que ha lan­zado el con­sorcio es­tatal China Three Gorges (CTG) sobre Energía de Portugal (EdP) tiene se­ria­mente preo­cu­pado al Gobierno de Mariano Rajoy por el efecto do­minó que la ope­ra­ción puede tener en el mer­cado eléc­trico es­pañol. El mi­nistro de Energía, Álvaro Nadal, ha dicho que lo están ana­li­zando “con mu­chí­simo de­te­ni­miento y cui­dado” y quieren ele­varlo a con­sulta ante la Unión Europea.

La regulación eléctrica dejará de tener sentido si un Estado como China manda en una empresa comunitaria.

La protección que se ha tratado de aplicar sobre un mercado protegido como el eléctrico puede quedar definitivamente rota, si China acaba haciéndose con el control de la empresa lusa. EDP está en el mercado español a través de su filial de renovables y participa en los tres negocios eléctricos como son la generación, la distribución y comercialización de energía eléctrica, gas y servicios. Posee 1,5 millones de clientes de electricidad, con un 8,6% de cuota de mercado, y más de 850.000 clientes de gas (un 11% de cuota).

De ahí, el gran miedo que le ha entrado al Ejecutivo tener metido dentro a un Estado como China. “No es lo mismo que Enel esté Endesa que el país asiático”, han señalado fuentes políticas a Capitalmadrid. Además, Gas Natural Fenosa, la propia Enel y Engie estaban interesadas en entrar en la eléctrica portuguesa. La situación se considera dentro del propio Ministerio de Energía como “gravemente delicada”, debido a que existe el riesgo de que la protección que se ha intentado aplicar al sector eléctrico se resquebraje.

El propio Nadal lo ha dejado muy claro. “Se trata de la entrada de un Estado como China en el sistema eléctrico español”, ha dicho en un acto público. Y ha añadido: “Estamos mirando toda la situación y obteniendo información de todos los agentes implicados. Es algo que tiene una complejidad regulatoria”.

Un asunto al más alto nivel

Ante un problema de tal envergadura, el titular de Energía considera necesario que este asunto se trate “al más alto nivel”, no solo con Portugal -por estar los dos países implicados-, sino también en el marco de la Unión Europea. “Es una operación muy delicada” pues, según ha reconocido Álvaro Nadal, no se trata de una OPA de un fondo extranjero o de una empresa privada, sino del propio Estado chino.

La operación de control que quiere intentar China Three Gorges se produce precisamente en unos momentos en los que varios países comunitarios como Alemania tratan de concentrar aún más el sector eléctrico con las dos empresas más grandes RWE y Eon. Además, hay voces dentro de la UE que están en contra de la invasión que han sufrido algunos países como Polonia, Hungría y República Checa que están en contra de la invasión de empresas energéticas europeas y están intentando que los activos vuelvan a estar en manos de accionistas del país o del propio Estado.

La situación de Portugal es muy diferente al resto pues, en este caso, el Gobierno se vio obligado a facilitar la entrada del capital chino y otrtos inversores extranjeros debido a las duras condiciones exigidas por Bruselas en el rescate del país. Ahora bien, esta decisión que sirvió al Ejecutivo portugués para aliviar su situación ha provocado, en el caso de EDP, que el Estado chino tenga también acceso al mercado eléctrico español.

La famosa ´golden share´

España fue uno de los primeros países a los que Bruselas le obligó a rescindir la llamada golden share (acción de oro) y permitir la entrada de empresas extranjeras e inversores en sectores estratégicos como el petrolero, gasista, eléctrico y gasista. Además, la UE urgió al Estado español a que saliera del capital de las empresas y privatizase Repsol, Endesa, Enagás y CLH.

Esta medida le vino de perlas, primero, al Gobierno socialista y, segundo, al Ejecutivo de Aznar, para hacer frente al déficit público. Pero lo que sirvió para llenar las arcas del Estado ha servido para que ahora todas las energéticas estén en manos de fondos internacionales.

Podemos decir que “de aquellos polvos vienen estos lodos” y es cierto que así es. Las privatizaciones permitieron la pérdida del nacionalismo y la apertura a la liberalización pero ha provocado, como queda demostrado, que otros Estados acaben entrando en los negocios regulados cuyas políticas energéticas dependen del Gobierno del país.

Bruselas y el Gobierno español deben aclarar dudas

Tal y como ha reflejado Nadal, la UE debería coordinar este tipo de estrategias y decisiones a nivel europeo porque, si no es así, se corre el riesgo de que el capital y el dinero extranjero de países extracomunitarios marquen las estrategias energéticas internas. No se trata de volver al nacionalismo salvaje pero sí que se establezcan ciertas reglas de juego en sectores estratégicos como el eléctrico, petrolero y gasista.

El Gobierno de Rajoy no puede intervenir en la OPA del grupo chino sobre EDP pero debe estar atento a las derivaciones que puede tener sobre el mercado energético español al estar la empresa portuguesa en el negocio de la generación, distribución y comercialización de energía eléctrica y gas. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) debería pronunciarse también al respecto. PSOE, Ciudadanos y Podemos tendrían que pedir igualmente al ministro Álvaro Nadal que despejase todas las dudas que subsisten sobre la operación asiática en Portugal.

Artículos relacionados