Las cons­truc­to­ras, por el con­tra­rio, se en­cuen­tran entre las más be­ne­fi­ciadas

BBVA y DIA encienden las alarmas con la tormenta de las divisas emergentes

El ne­gocio en emer­gentes im­pacta en ne­ga­tivo con la de­pre­cia­ción en Turquía y Argentina

Francisco González, presidente de BBVA
Francisco González, BBVA, señala el daño.

La crisis pro­vo­cada por el hun­di­miento de al­gunas de las di­visas emer­gentes sale ren­table para mu­chos, pero tam­bién ge­nera per­de­dores en las cuentas de las em­presas más im­por­tantes en el pa­no­rama es­pañol. Entidades que po­seen am­plios ne­go­cios en países emer­gen­tes, como es el caso de BBVA y DIA, cas­ti­gadas por la caída de mo­nedas como el peso ar­gen­tino o el me­xi­cano y la lira turca, pueden verse las­tradas du­ra­mente. Algunas cons­truc­toras es­paño­las, por el con­tra­rio, se frotan las ma­nos.

Las cotizadas españolas tienen en su radar siempre varios factores que pueden repercutir al volumen de negocio que esperan para el ejercicio en curso. Catalizadores que pueden impulsar o bien reducir las expectativas que tenían puestas en función a la estrategia desarrollada por los equipos gestores. Así, entre otros puntos clave, para muchas empresas, se encuentra el “efecto divisa”, que en los últimos tiempos ha ejercido positivamente, o cuanto menos neutro, a los intereses de la mayoría.

La dinámica pausada y tranquila con menor volatilidad de fondo era bastante clara, hasta que ha vuelto la tormenta a impregnar de dudas a los mercados comerciales. La Reserva Federal, con su línea tensionadora, junto con las políticas de Trump empezaron a hacer mella a las monedas que se plasmó con la caída del euro, pero, sobre todo, con unos descensos más fuertes de lo esperado en las divisas de los países emergentes. Fundamentalmente, de América Latina.

Al desangre continuado del peso argentino se le han unido desplomes como los del peso mexicano, colombiano y chileno. Aunque también pérdidas en el real brasileño, que se dejaba un 14% en los tres últimos meses, y también a la lira turca que desciende más de un 5% en el último mes. Porcentajes notables teniendo en cuenta la calma que se ha vivido este tiempo atrás.

Sin embargo, la pregunta clave es de qué manera afecta esto tanto en plano negativo como en el positivo para las empresas españolas. En este sentido los expertos diferencian entre las que tienen negocios en estas regiones, caso como Gas Natural, DIA, Mapfre, Santander, Telefónica, Iberdrola o BBVA, de las que simplemente exportan, en donde Inditex sería el principal ejemplo.

Las más damnificadas son el BBVA, que tiene una exposición que supera el 50% si se suma su negocio en México y Turquía. El impacto negativo del peso mexicano y la lira turca en la entrada de ingresos podría deprimir aún más sus márgenes a la baja, ya de por sí dañados por un entorno de tipos en mínimos históricos, según fuentes del mercado.

La segunda seriamente perjudicada, como además se pudo observar en su última presentación de resultados, es DIA. La cadena de supermercados tiene una gran presencia en regiones en las que se ha visto como su divisa local ha descendido a consecuencia de la fortaleza del billete verde. De hecho, las ventas retrocedieron un 18% en el segmento de emergentes sin tener en cuenta los últimos coletazos bajistas en de las divisas de estas regiones. Su diagnóstico puede ser aún pero para los próximos trimestres.

Las principales beneficiadas

Para José Luis Cárpatos, analista independiente, el avance del dólar con la consecuente depreciación del euro por descontar la divergencia en las políticas monetaria -se tiene en cuenta que quizá el BCE retrase la primera subida de tipos de interés- beneficia principalmente a una compañía como Inditex, debido a un modelo basado principalmente en la exportación y la diversificación en distintos países.

Asimismo, empresas como Repsol o Técnicas Reunidas pueden sacar tajada por doble motivo. Primero por esa caída de la moneda común europea, que da alas al conjunto de su facturación, y segundo por el rally que está viviendo el precio del petróleo en los mercados. Un aumento que genera mayor capacidad de crecimiento de su volumen de negocio.

Además, cabe recordar que compañías que exportan componentes pueden resultar ampliamente beneficiadas. Es el caso de CIE Automotive en España. Pero también farmacéuticas, que pueden ver engrosados su número de pedidos en los próximos meses como respuesta a este abaratamiento de las divisas.

Artículos relacionados