News Links

En Europa sí que saben: Torra ‘no quiere resolver el conflicto, sino atizarlo más’

‘Es muy cues­tio­nable el res­peto que de­muestra a la de­mo­cracia y a la vo­luntad po­pu­lar’

Europa: Regiones separatistas que podrían ser foco de conflictos ...
Europa: Regiones separatistas que podrían ser foco de conflictos ...

Primero le to­maron la ma­trí­cula por su pe­digrí in­de­pen­den­tista ra­di­cal. En se­guida le to­maron la pa­labra por el re­pug­nante odio de sus tuits xe­nó­fobos y an­ti­es­paño­les. Horas des­pués, no días, le to­maron la me­dida por el al­cance de su te­ne­brosa vis­ce­ra­lidad en sus li­bros y en los 440 ar­tículos re­co­pi­lados para la pos­te­ridad por un gra­na­dino que no quiere que se pierdan las obras com­pletas de un in­te­lec­tual del ca­libre de Quim Torra.

A media que se analiza esa monumental literatura racista y supremacista se descubren nuevos recovecos de una mente obsesionada, atormentada, ida. No sabe hablar ni escribir de otra cosa. Andres Wysling esculpe una descripción terminal en sólo doce palabras traducidas al castellano: ‘Torra se presenta como xenófobo, como racista y fascista, casi como un loco’.

Wysling afirma esto en el Neue Zürcher Zeitung, famoso diario de la ciudad de Zürich en la que vivió Torra dos años como ejecutivo en la sede de la compañía de seguros Winterthur. Y se pregunta si Torra ‘es el hombre adecuado para calmar el conflicto en Cataluña’. Su respuesta: ‘Sus artículos virulentos lo ponen en duda’. Es lo que trasluce a medida que se van alumbrando sus escritos y su propia historia, como la mentira de que fue despedido de Wintenthur sin avisar, cuando la verdad es que se fue él al no querer asumir un puesto de alta dirección porque tenía que vivir en Madrid.

Es un ejemplo más del cerebro tortuoso de un hombre que abastece la mitología de la historia catalana como pueblo oprimido y con derecho a la autodeterminación, en lugar de reconocer que en todo caso es pueblo colonial como parte de la España imperial. Justo al revés. En Le Figaro, el historiador francés Christophe Barret, que acaba de publicar un libro titulado ‘La guerra de Cataluña’, desmitifica este fin de semana las epopeyas separatistas y confirma el adoctrinamiento: ‘Se puede editar poco menos que cualquier cosa en los libros de texto escolares (…) Es una historia orientada’.

¿Y en cuanto a Torra?, le pregunta el entrevistador Paul Sugy: ‘Me inquieta. El hombre que hoy día está a la cabeza de Cataluña ha decidido jugar todas sus cartas. Por eso no conviene decir que es la marioneta de Puigdemont, es su brazo armado’.

Y tanto. Aunque se ha definido de varias maneras a la luz de sus escritos: desde tonto útil a tonto inútil, desde majara digno de un frenopático a bobo solemne, que tal vez diría Rajoy. Por lo pronto, Moncloa ha salido al paso de la lista de lo que pretende ser el Govern Torra, con dos presos y sus fugados de la Justicia: es ‘una nueva provocación’. Ya lo había dicho Rajoy, que no le gustaban las s del nuevo president, pero que había que esperar a ver sus actos.

Pues ya está el primero, y a la prensa europea no le gusta ni un pelo. En términos más o menos duros, los medios llegan a la conclusión de que el objetivo de Torra no es apaciguar y normalizar las cosas como alega, sino enfollonarlas. O sea, que ha pasado de las palabras incendiarias a los hechos ídem.

Poco más o menos lo reflejan así las grandes agencias, como AFP y Reuters: el hecho de incluir en la lista de su Govern a presos y fugados hace improbable que Madrid afloje las riendas sobre la región’. Es decir, que seguirá el 155. Follón a la carta.

Lo saben en Francia, como se ha visto. Y en Bélgica: el diario La Libre Belgique no tiene ninguna duda de que con su lista, ‘Torra lanza un desafío a Madrid’. Este periódico llama la atención del empecinamiento de los líderes independentistas pese a que el 21-D ‘el recuento demostrara una vez más que los separatistas representan menos de la mitad de lo catalanes’.

Y lo saben en Alemania, sobre todo, por la presencia cada día más incómoda de ub Puigemont que pese a no prodigar sus apariciones berlinesas está siendo un plasta por estar pegado al plasma. La agencia DPA y otros medios por Deutschlandfunk dicen que la lista de Torrra ‘es un claro mensaje al Gobierno central de que el tira y afloja entre Barcelona y Madrid continuará sin descanso’. Y Die Zeit: Torra ‘ha desafiado inmediatamente’ al Gobierno. Y Frankfurter Rundschau, y otros…

Handelsblatt es el periódico europeo que hace un análisis más a fondo en una jornada en la que la prensa británica no habla de otra cosa que de su boda. Y en otro países, casi otro tanto. Pero el diario financiero alemán subraya en la crónica de su corresponsal Sandra Louven que lo que ha hecho Torra no es otra cosa que demostrar que ‘no quiere resolver el conflicto, sino atizarlo todavía más’.

Constata Loven que ‘el primer acto oficial de Torra, la formación de su Gobierno regional, es una nueva provocación’. Y lo valora así. ‘Es la primera prueba de que Torra no tiene intención de poner fin a la crisis política en Cataluña’. ¿Y eso? ‘Era de esperar’ tras conocerse ‘sus comentarios y artículos racistas y antiespañoles’. Y avisa: ‘Cada día se publican nuevas citas que demuestran que no fue un desliz’ aquel bombardeo de tuits racistas y antiespañoles por el que no ha pedido perdón ni ha dicho que ya no piensa sí, sino sólo ‘por si alguien se ha sentido ofendido’.

El propio Handelsblatt desenmascara sin paños calientes al impresentable Torra tras contar cómo en su libro ‘Los últimos 100 metros’ llama a ser ‘implacables’ con los catalanes no independentistas: ‘Esta actitud no sólo es moralmente cuestionable, sino falta en una región donde sólo el 48% de los electores votaron por los separatistas’ (en realidad ni llegaron a eso, fue el 47,5%).

Y le saca los colores con la sugerencia de que ni es demócrata ni nada de nada: ‘La tarea de Torra como president es representar a todos los catalanes’. En lugar de eso, dijo en su toma de posesión que todo irá mejor ‘para todos los catalanes en una Cataluña libre’, pero ‘es muy cuestionable el respeto que demuestra el nuevo president a la democracia y a la voluntad popular con frases como esa’.

El K.O. final: ‘El nombramiento de consellers demuestra que no está a favor de un compromiso (…) A Torra no parece importarle el futuro de Cataluña (…) Detrás de esto hay más un intento de alimentar la furia de los separatistas que de ocuparse de los problemas reales de la región’.

Artículos relacionados