News Links

Torra daña la imagen del independentismo y sólo sirve a los planes de Puigdemont

‘Ha ex­pre­sado un odio vis­ceral a los es­paño­les’ y por tanto ‘es un re­galo para los opo­nentes al na­cio­na­lismo’

Sin título
Quim Torra.

Con su vic­ti­mismo im­pos­tado, su fal­sea­miento de la his­toria y sus men­tiras fla­gran­tes, los di­ri­gentes se­pa­ra­tistas más fo­rofos han ido lo­grando cierta sim­patía en parte de la co­mu­nidad in­ter­na­cio­nal. Son sec­tores a los que pa­rece ha­cerles gracia que unos fa­ná­ticos den un golpe de Estado en un país de Europa. Pero tanto ha ido el cán­taro a la fuente que se ha roto. Se les ha ido la mano con la de­dig­na­ción de Quim Torra.

En particular, y como se comenta este viernes en la prensa internacional seria, se ha pasado algún pueblo que otro el dedignador en jefe, Carles Puigdemont. Va a lo suyo y nada más. Lo sugiere el analista Antonio Barroso, director ejecutivo para Europa de la consultora Teneo Intelligence, según San Jones en su crónica de The Guardian: ‘Puigdemont está usando a Torra como fórmula de seguir teniendo relevancia en casa y en el extranjero y está ‘priorizando su propia estrategia por encima de la unidad del movimiento independentista’.

Y no sólo eso. Para Barroso, sigue la crónica, ‘las declaraciones antiespañolas de Torra dañarán la imagen internacional’ del separatismo. Es que de un plumazo queda al aire ‘la retórica del movimiento independentista’ que dice que ‘esto va de democracia’. Con Torra se demuestra que ahí hay ‘ideas que tratan de excluir a una parte de la población’. Igual que queda hecha trizas las quejas del ‘España nos roba’ o en expresión del propio Torra, ‘los españoles sólo saben expoliar’.

Siguen dando la vuelta al mundo los insultos de Torra a los españoles, que suenan en inglés igual de mal que en español y aparecen en todos los medios: ‘carrion-feders, vipers, hienas, beasts in human form’ (lo de ‘carroñeros, víboras, hienas, bestias con forma humana)… Y no se escatiman adjetivos sobre el autor en las mismas informaciones en las que se da cuenta de su toma de posesión: xenófobo, supremacista, nacionalista del ala dura, irresponsable, inaceptable…

No en todos, la verdad. Sputnik, una de las armas mediáticas del Kremlin, se ha mofado de las acusaciones de ‘supuesta interferencia’ en Cataluña a favor de los separatistas. Pero es que es un auténtico medio de desinformación, con falsedades como la de que el 1-O ‘la mayoría de los catalanes apoyó la secesión’, cuando no votó ni el 43% del censo.

Igual que el 21-D ganó Ciudadanos y la suma de los partidos independentistas no llegó ni al 48%. Un análisis en la web de The Economist adelantado al número de la revista de este próximo fin de semana lo dice bien claro: ‘La independencia nunca ha tenido respaldo mayoritario en las encuestas de opinión’. Y el hecho de que Torra fuera investido en el Parlament por la mínima de 66 a 65 es otra prueba de que lo que sí ha conseguido el ‘procés’ es dividir a los catalanes: ‘Lo que está claro es que la sociedad catalana sigue partida por la mitad’.

The Economist también coincide en que ‘el nombramiento de Torra puede minar la simpatía por los separatistas en el extranjero’. Hace añicos la propaganda de que ‘su movimiento es abierto y progresista’ con un personaje que ‘ha mostrado su entusiasmo por el Estat Català, un movimiento cuasi fascista de los años treinta’. Con un hombre que ‘ha expresado un odio visceral a los españoles’. En ese sentido, Torra ‘es un regalo para los oponentes al nacionalismo’.

El semanario de la City también pone en duda las intenciones del propio Torra. Por un lado, ha dicho que va a seguir en busca de la república catalana. Y por otro, que ofrece ‘diálogo sin condiciones’. ¿Cómo que sin condiciones? La verdad es la siguiente: ‘Durante los últimos dos años, de lo único que han querido hablar los separatistas catalanes es de un referéndum de independencia’. Con sus antecedentes, con sus objetivos declarados y con su confesión de que él sólo está ahí de paso, no se avista una solución.

Artículos relacionados