La consejera delegada de Telefónica subraya que "la digitalización no es una opción, es una necesidad"

Telefónica
Telefónica

La consejera delegada de Telefónica España, María Jesús Almazor, ha señalado este martes que "la digitalización no es una opción, es claramente una necesidad" y "la innovación no es una oportunidad más, es una obligación", de forma que "la transformación digital que necesitamos, junto con la innovación", es "una gran oportunidad" para las empresas en España y Andalucía.

Almazor, quien ha ofrecido en Córdoba la conferencia 'La oportunidad de la transformación digital', en el marco de los 'Desayunos Empresariales. La Mirada Económica' de ABC, ha explicado que "se ha hablado mucho de transformación digital", pero lo que no se dice es que en España, que cuenta, gracias a Telefónica, con "la mejor red de fibra de Europa y una de las mejores del mundo", se podrá optar "a los mejores empleos y los más competitivos del futuro".

Durante su conferencia, a la que ha asistido, entre otras autoridades, el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, Almazor ha indicado que se destruirán determinados tipos de empleo, pero también se crearán muchos otros tipos de empleo, hasta el punto de que "las empresas y las personas van a cambiar de modo radical sus vidas" y, según ha insistido, la digitalización, "es una oportunidad y no una amenaza".

A este respecto, Almazor ha recordado que "hemos vivido diversos tipos de revoluciones", pues "empezó con el vapor, después la energía eléctrica y la automatización y ahora la revolución digital", pero con una diferencia respecto a las anteriores, "la inmediatez", que exige una gran "capacidad de adaptación", puesto que "algo nuevo hoy, en dos días ya es obsoleto".

Por ese motivo "todos los empresarios saben que necesitan transformar sus procesos y que precisan un socio tecnológico que les acompañe", sobre todo en el mundo de la "hiperconectividad", en el que ya se habla de "zettabytes", no ya de megas o gigas, porque "los zeta son diez elevado a 21, es decir, son 21 ceros", y ese "es el tráfico que ya empieza a discurrir por las redes", y la previsión es que el volumen de datos que se van a manejar en diez años "se multiplicará por 14", en zettabytes.

Y "se medirán las cosas de diferente manera", pues, en cuanto a "número de accesos o de llegadas a las personas, ya se puede decir que Facebook es más grande que China o que Telefónica es más grande que Estados Unidos" y, de hecho, las empresas tecnológicas ya están dominando el mercado, y "las cinco primeras del mundo son tecnológicas", hasta el punto de que "la digitalización están irrumpiendo en todos los modelos de negocio", en cualquier sector y empresa.

Eso también implica, según ha indicado Almazor, que en el ámbito de las telecomunicaciones, "el negocio de voz cada día es menor", siendo mayor cada vez el relacionado con la mensajería instantánea y las aplicaciones de voz, y en este contexto aparecen nuevos competidores, que, además, "juegan con otras reglas francamente diferentes", aunque compiten por el mismo mercado.

Ante todo ello, la digitalización, según ha reiterado, "no es una opción, es claramente una necesidad", y en Telefónica lo han tenido claro desde hace ya años, pues antes vendían "minutos de voz y ahora servicios que mejoran la calidad de vida de los clientes", pues eso, según ha subrayado, es lo que debe hacer la tecnología, sin olvidar que, además, ese cambio "de vender minutos a servicios ha impactado en los ingresos" de Telefónica, y mucho más desde que en 2011 comenzó "la gran transformación" con su productos 'Fusión', que incluye fibra, telefonía fija, voz móvil y un nuevo concepto de televisión, lo que implicó transformar la compañía por dentro.

Fue precisamente entonces, en 2011, "en el momento de la gran crisis" Telefónica decidió invertir en fibra, y aún lo sigue haciendo, "para completar la cobertura de fibra del país", hasta el punto de que la multinacional española ya es líder "a nivel europeo en infraestructuras de fibra" en España, y cuenta "con más clientes de fibra" que Alemania, Italia, Francia, Portugal y Reino Unido juntos.

PRODUCCIÓN AUDIOVISUAL Aprovechando esta infraestructura, Telefónica, según ha señalado Almazor, pretende seguir diferenciándose de sus competidores, habiéndose convertido para ello en productor audiovisual, creando productos propios y haciendo de la televisión "una experiencia diferente", pues el 72 por ciento de sus clientes "ya no ven la televisión de manera lineal, sino de manera diferida, ven lo que quieren, cuando quieren".

Además, disfrutan de la producción propia que les ofrece Movistar, que "cada mes" estrena una producción propia, habiéndose marcado el objetivo de "ser la principal productora audiovisual de habla hispana", lo cual supone "un diferencial" con cualquier otra empresa del sector.

A ello se suma, en el capítulo de retos para Telefónica, el que también pretende "liderar el proceso de transformación digital de los negocios", un contexto en el que "hay que seguir avanzando" y "viendo nuevas oportunidades, pues la velocidad de la revolución digital es estratosférica".

Tanto es así, según ha concluido Almazor, que ya entramos "en la era de la inteligencia cognitiva", pues "las máquinas empiezan a ser capaces de razonar y pensar como lo hace la mente humana, pero con un procesador de máquina", y es preciso adaptarse a ello.

Artículos relacionados