DESDE EL PARQUET

Adolfo Domínguez, marca única

Los es­fuerzos de re­es­truc­tu­ra­ción lle­vados a cabo por el grupo textil Adolfo Domínguez en los úl­timos años han te­nido un im­pacto muy po­si­tivo en su co­ti­za­ción en Bolsa. Las ac­ciones de la com­pañía se mueven en su mejor nivel desde 2014 y el in­terés de los ope­ra­dores no deja de crecer ante las ex­pec­ta­tivas de un in­mi­nente re­greso a la senda de los be­ne­fi­cios.

El último paso en este proceso de reestructuración ha sido la puesta en marcha de un plan de fusión de sus marcas (U, AD+ y Adolfo Domínguez) bajo una sola insignia. Esta operación permitirá a la compañía concentrar su fuerza comercial bajo una única marca. De este modo, generará mayores eficiencias en diversas áreas del sistema de producción, así como una mejora de la tesorería que se consolidarán, previsiblemente, en los próximos ejercicios.

No se espera que el resultado neto del proceso tenga un impacto significativo en este ejercicio debido a los costes asociados a la puesta en funcionamiento del plan de fusión. Entre otras medidas para la puesta en marcha del plan, se prevé una adecuación de la plantilla tras la fusión de marcas, cuyo objetivo es acabar con las duplicidades existentes, principalmente en los espacios situados en centros comerciales.

A tal fin, está previsto que el grupo inicie un expediente de despido colectivo, movilidad y modificación de las condiciones de trabajo alegando causas económicas, productivas y organizativas que afectará a 110 puestos de trabajo, el 8% de una plantilla total de 1.325 empleados. Y ya se sabe, por muy cruel que sea, que los despidos son sinónimo de alzas en los mercados por los menores costes laborales

El grupo concentrará así toda su capacidad de producción, diseño y ventas en la marca Adolfo Domínguez y al tiempo transformará aproximadamente 115 puntos venta. Una vez finalizado el proceso, Adolfo Domínguez contará con 416 puntos de venta en 29 países. La cifra final de puntos de venta en 2018 se completará con las aperturas ya realizadas desde febrero y las previstas hasta el final del ejercicio.

Las acciones del grupo se han situado así a un paso de los máximos de 2014, en 6,3 euros por acción. De superar esta cota, los expertos técnicos creen que su próxima gran resistencia estaría en torno a los 8,4 euros por acción, lo que supondría un potencial de revalorización superior al 30% desde su actual precio de mercado.

Artículos relacionados