De una media de 54,2 dó­lares en 2017, ha tras­pa­sado la ba­rrera de los 77 dó­lares

Las petroleras se disparan en Bolsa por la subida del crudo

Total, Shell, ExxonMobil, Chevron Texaco, BP y Repsol dis­paran sus be­ne­fi­cios y re­cu­peran atrac­tivo

Josu Jon Imaz, Repsol
Josu Jon Imaz, Repsol

La subida apa­ren­te­mente ar­ti­fi­cial que ex­pe­ri­menta el precio del crudo no con­vence del todo a las com­pañías pe­tro­le­ras. Al me­nos, esto es lo que le su­cede a Repsol. Su con­se­jero de­le­gado, Josu Jon Imaz, así lo ha co­rro­bo­rado. “Que esté su­biendo el pe­tróleo por ra­zones socio po­lí­ticas no es bueno porque no es sa­no”, ha seña­lado en la junta de ac­cio­nis­tas. Sin em­bargo, la ma­yoría de las mul­ti­na­cio­nales se están viendo be­ne­fi­ciadas en bolsa. Su precio ha ser­vido para que re­cu­peren parte de su valor en el par­quet.

El ascenso que registró el petróleo el ejercicio pasado ha contribuido a que las grandes hayan visto crecer sus ingresos y sus beneficios, pues la mayoría de las petroleras venían de fuertes pérdidas y duros ajustes. El aumento que viven ahora los mercados internacionales -el barril de Brent que se extrae en el mar del Norte supera la barrera de los 77 dólares- ha permitido además que estas mismas compañías -Total, Shell, ExxonMobil, British Petroleum, Chevron Texaco y la propia Repsol- recuperen su atractivo bursátil.

Aunque pueda ser una montaña rusa o una espiral alcista momentánea por el conflicto de Estados Unidos con Irán en Siria, lo cierto es que, del precio medio del barril a 54,2 dólares registrado en 2017, hemos pasado a cotizaciones muy por encima de los 70 dólares. Unas cotas que los propios analistas ni los gobiernos respectivos se imaginaban a comienzos de año.

Y es que, en solo 12 meses el petróleo ha saltado las barreras de los 45 y los 50 dólares y se ha colocado en registros que se aproximan ya a los 80 dólares. Algo que puede trastocar seriamente las cuentas de los presupuestos para España y otros países occidentales.

La media que se preveía para este ejercicio en los Presupuestos era de unos 65 dólares/barril y ya superamos esa cifra en unos 12 dólares. Estos precios, en términos de factura energética, pueden suponer al Estado del orden de unos 6.000 millones de euros, con repercusiones en el consumo, la inflación y el empleo.

El tirón en bolsa de Repsol

Pero si es malo para las cuentas públicas y no muy “sano” para las petroleras que suba tan artificialmente el barril, es bastante más beneficioso para los valores de las compañías en bolsa. Repsol, por ejemplo, ha visto cómo su valor ha pasado de cotizar hace un año a 13,859 euros y hace dos años a 10,250 euros, a estar ahora a 16,64 euros.

Hay que reconocer que Repsol ha sobrevivido mejor que otras grandes multinacionales a la caída brusca del petróleo hasta los 28 dólares que llegó a estar en febrero de 2016, pero hay que señalar también que, gracias a que se superaron los 54 euros de media del barril en 2017, la compañía que preside Antonio Brufau logró un beneficio neto de 2.121 millones de euros, un 22% más. El negocio del upstream -exploración y producción de crudo-, multiplicó por 12 su resultado anterior.

La actividad del upstream ha permitido también que los beneficios del primer trimestre de 2018 llegasen a 616 millones de euros, un 8% más. Una vez más, los resultados se vieron impulsados por la exploración y producción, que creció nada menos que un 43% hasta alcanzar un beneficio de 328 millones. En cambio, el negocio del refino y la comercialización logró un beneficio neto ajustado de 425 millones, un 15% inferior al del primer trimestre de 2017.

El despegue de las grandes

Al resto de las grandes petroleras les está sucediendo lo mismo, tanto a nivel de resultados como en bolsa. La compañía francesa Total se ha revalorizado en las últimas 20 sesiones un 12,58% y ha pasado de cotizar a 43 euros en marzo pasado a 53,33 euros, A finales de abril, el valor estaba en 47 euros.

La petrolera francesa ha sido otra de las compañías que ha mejorado considerablemente sus resultados. En 2017, gano 6.973 millones de euros, lo que supone un 39% más. La compañía ha atribuido esta subida en los beneficios al encarecimiento del barril pero también al aumento de la producción y a su disciplina financiera.

La angloholandesa Shell ha visto igualmente como el valor se ha recuperado más de un 5%. Así, de los 25,83 euros que cotizaba a mediados de febrero ha pasado a cotizar a 30,16 euros. En julio de 2017, llegó a estar a 23 euros. La multinacional ha registrado unos resultados trimestrales extraordinarios, ya que ha ganado 4.842 millones de euros, un 66,7% más.

ExxonMobil se ha sumado al carro alcista y es otra de las grandes del sector que está cosechando subidas en bolsa. En las últimas cinco sesiones se ha revalorizado un 4,55% y en tres meses un 6,33%. Cotiza ahora a 81,28 dólares cuando hace tres meses llegó a estar a 72,16 dólares.

En el caso de la multinacional americana, no solo se ha visto beneficiada por los precios del crudo sino también por la reforma tributaria estadounidense. La compañía obtuvo en 2017 un beneficio neto atribuido de 19.710 millones de dólares (15.806 millones de euros), lo que supone un 157% más. La reforma fiscal le ha supuesto un impacto positivo de 5.942 millones de dólares (4.765 millones de euros).

Otra de las poderosas como Chevron Texaco se ha unido al rally alcista de la bolsa. La compañía llegó a cotizar en enero pasado a 108 dólares y se encuentra ahora en 129,8 dólares. El mínimo de las últimas 52 semanas fue de 102,55 dólares. Esta petrolera logró regresar a los números negros en 2017, con unos beneficios de 9.269 millones de dólares, frente a unas pérdidas en 2016 de 431 millones de dólares. En el primer trimestre, ha presentado unas ganancias de 3.683 millones de dólares, un 36% más.

British Petroleum, por su parte, ha sido de las multinacionales que menos ha subido en bolsa. De un mínimo en enero de 4,52 libras ha pasado a 5,64. El mínimo de un año ha estado en 4,37. Ahora bien, en cuanto a los resultados, está logrando un crecimiento muy elevado. El encarecimiento del crudo le ha permitido lograr en el primer trimestre un beneficio atribuido de 2.531 millones de dólares (2.098 millones de euros), lo que supone un aumento del 70%.

Artículos relacionados