OPINIÓN

Quim Torra, nuevo intento para presidir la Generalitat

Carles Puigdemont 'designa' al dipu­tado de PDCat, que solo re­que­rirá ma­yoría simple

Sin título
Quin Torra.

Tras casi cinco meses de in­de­ci­siones pro­pias, ac­ciones ju­rí­dicas y au­to­exi­lios pa­rece que ha lle­gado la hora en Catalunya de de­cidir una can­di­da­tura viable a la pre­si­dencia de la Generalitat. Carles Puigdemont, desde su re­si­dencia en Berlín, de­signó a Quim Torra i Pla, de 55 años, abo­gado, es­cri­tor, editor y dipu­tado del PDCat, como can­di­dato a su­ce­derle.

El president del Parlament de Catalunya, Roger Torrent, realizará consultas urgentes y un calendario para una primera sesión de investidura el lunes día 14, que no prosperará por la abstención de la CUP, seguida 48 horas después, el miércoles día 16, en la que será suficiente una mayoría de 66 votos ( 34 del PDCat y 32 de ERC) para la elección.

El nombramiento tendrá que ser firmado por el rey Felipe VI y, cinco días después, o sea el lunes día 21 el nuevo presidente y su gobierno tomará posesión de sus cargos. Cabe destacar que se necesitarán los siete votos delegados, los de los parlamentarios en prisión preventiva, más los de Carles Puigdemont, desde Berlín, o Toni Comín, desde Bruselas, para que no falte ni un solo voto en la ajustada mayoría simple.

La diputada Elsa Arti –que fue clave en la campaña de Puigdemont bajo las siglas de Junts per Catalunya y cuyo nombre se barajó para presidenta– será consejera de Presidencia; es decir, mano derecha de Quim Torra. El reparto de cargos en el gobierno hace tiempo que está decidido, con siete conselleries para ERC y 5 para PDCat, y mantendrá las aspiraciones de ampliar una base electoral con vistas a no renunciar a una futura independencia.

Aunque habrá tregua y nuevas estrategias para gestionar un gobierno que gestione la Generalitat y deje atrás la aplicación del artículo 155. Un gobierno “que deberá cumplir la ley”, como anunció el presidente Mariano Rajoy inmediatamente después de conocer la candidatura de Quim Torra.

Considerado muy próximo al ex president Puigdemont, entró en política activa como candidato independiente del JxC en las pasadas elecciones del 21 de diciembre. Le avalaba una larga trayectoria soberanista en la Assamblea Nacional Catalana (ANC), breve presidente de Òmnium Cultural, tras la muerte de Murial Casals y antes de la elección de Jordi Cuixart y es director de la Revista de Catalunya y editor de Acontravent, desde donde ha empezado a desarrollar una intensa actividad de recuperación literaria y periodística catalana.

Con posturas radicales a través de la red, de las que la oposición le pide que se disculpe, su próximo candidatura es inicialmente valorada como imparcial aunque deberá valorarse en su discurso-programa de investidura. Pero, al final, Cataluña tendrá una nuevo presidente y no habrá nuevas elecciones.

Al menos de momento porque, de entrada, se valora como un presidencia de carácter transitorio y tutelada desde Berlín, por el ex presidente Carles Puigdemont, pendiente de su extradición, o no, a las demandas de la justicia española.

“Agradezco el esfuerzo y el sacrificio de asumir el cargo en unas circunstancias que son extremas para Catalunya”, destacó Carles Puigdemont, tras anunciar que su grupo parlamentario, mayoritario en el bloque soberanista, la decisión de proponer a Quim Torra i Pla, nacido en Blanes (Girona, en 1962) aceptase la propuesta después de tres intentos de propuestas fallidas, la del propio Puigdemont, de Jordi Sánchez y de Jordi Turull.

Artículos relacionados