La ma­yoría de co­ti­zadas del Ibex 35 su­pera el 3% de ren­di­miento vía di­vi­dendo

La caza de dividendos, clave para los inversores en España

Mediaset y Atresmedia con­fían en la re­tri­bu­ción al ac­cio­nista como prin­cipal es­tra­tegia

Rentabilidad bolsas en octubre | Aula Finanzas
Rentabilidad en la Bolsa.

El pa­no­rama en la bolsa es­pañola em­pieza a tor­narse bas­tante com­plejo. Sobre todo, des­pués del úl­timo im­pulso que ha su­frido al calor de las re­va­lo­ri­za­ciones en la banca. Por eso, el mundo in­versor em­pieza a buscar al­ter­na­tivas y una de ellas es la de apostar o bien por la ren­ta­bi­lidad vía di­vi­dendo o por la renta fija. Europa va re­tra­sada en el ciclo con la subida de tipos de in­te­rés, con lo que el re­torno vía re­tri­bu­ción al ac­cio­nista es un factor im­por­tante a la hora de con­fi­gurar car­te­ras.

La caza de rendimientos cada vez resulta más complicada. El último arreón del índice de referencia del mercado español comienza a hacer descontar futuras subidas generalizadas. La mayoría de los expertos coincide en que el principal empuje ya se ha producido y que, pese a que hay potencial, tampoco hay que pensar en niveles absolutamente extraterrestres. Al menos si se buscan oportunidades enmarcadas dentro de una estrategia coherente en cuento al riesgo asumido.

Por ese motivo vuelve a cobrar bastante importancia la inversión en dividendos en España, pero también porque las empresas españolas están intentando captar la atención del inversor con unas políticas que son paulatinamente más proclives a compensar al accionista como respuesta a los buenos ejercicios que se están encadenando. El aumento de ingresos y ganancias ha sido bastante recurrente en la mayoría de las firmas cotizadas.

Además, hay que sumarle que en el ámbito nacional siempre ha habido propensión a estrategias para mantener al inversor dentro del accionariado. Es decir, siempre se ha buscado por parte de los equipos directivos, con las consecuentes aprobaciones por parte de las juntas de accionistas, contentar a sus inversores con rentabilidades que de media le suponen, en base a datos actuales, el 3,7% para sus bolsillos.

Y es que, en efecto, ahora vuelve ese atractivo si nos centramos en los retornos vía dividendo que ofrecen las empresas españolas. ¿Y cuáles son esas compañías que ofrecen más cantidades en función a su comportamiento en bolsa? Principalmente los medios de comunicación: Mediaset y Atresmedia.

Con las dificultades que están atravesando, ante un panorama cada vez más competitivo por la captación de facturación por publicidad, y con la penalización que se ha canalizado en los mercados, los dos grupos han apostado por pagar a sus accionistas buenas cantidades con el objeto de que la venta de títulos se mantenga controlada. En este sentido, las rentabilidades por dividendo superan el 13% en el caso de la firma de Fuencarral, y del 11% para la empresa de San Sebastián de los Reyes.

La amplia mayoría del Ibex apuesta por grandes dividendos

No son las únicas con retornos absolutamente elevados -en relación a la media histórica-. Prosegur, Naturhouse o Montebalito superan ampliamente una rentabilidad del 7% en relación al dividendo que ofrecen a sus accionistas. Un porcentaje interesante, teniendo en cuenta que si se le suma un comportamiento positivo a la renta variable en la bolsa española el retorno puede ascender hasta el doble dígito.

Además, entre otras compañías que superan el 4% se encuentran Telefónica, Endesa, Saeta Yield, Enagás, DIA, Técnicas Reunidas, Repsol, Red Eléctrica, Gas Natural, Acciona, Abertis o Ferrovial. La mayoría de las que se enmarcan dentro del Ibex 35. Pero también entidades bancarias como Sabadell o Santander, que optan por compensar fuertemente a sus inversores.

Inversión por dividendos, con cautela

Por otro lado, fuentes del mercado consultadas exponen en relación a la inversión en compañías para pescar dividendos que, si alguien es optimista con la bolsa, no ha de únicamente en los títulos con alta rentabilidad por dividendo, dado que “suelen tener un comportamiento peor que las cíclicas en los buenos momentos de mercado”. De esta forma, mientras dure la bonanza, las acciones ligadas al ciclo podrían proporcionar mayores ganancias.

Por tanto, aunque la rentabilidad por dividendo es bastante atractiva, hay que mirar muy bien si ese valor verdaderamente “merece la pena tenerlo en cartera”. Siempre se ha dicho que los mercados a largo plazo suben, pero se ha demostrado que ya “no sucede de esa manera”, por lo que hay que tener “mucha cautela” y observar con detalle qué compañías interesa comprar para que obtener rentabilidad “en un horizonte temporal más amplio”.

Artículos relacionados