DESDE EL PARQUET

Renta 4, algo chiquitito

Salvo raras ex­cep­cio­nes, el sector ban­cario lleva tiempo ate­na­zado por el lento pro­ceso de nor­ma­li­za­ción mo­ne­ta­ria, es­pe­cial­mente en Europa, y el ex­ceso de re­gu­la­ción fi­nan­ciera. A ello se ha su­mado la mayor pre­sión de las “fintech”.

Pese a todo, hay un pequeño valor en el mercado continuo que viene resistiendo todos estos embates sin apenas despeinarse. Se trata de Renta 4. Entidad que atraviesa por el mejor momento de su historia tras acumular una revalorización de más del 15% en lo que va de año.

El grupo empezó el ejercicio con algunas dudas tras la multa de más de medio millón de euros por parte de la CNMV por no advertir a sus clientes sobre la conveniencia o la ausencia de datos para valorar determinadas operaciones. Una sanción considerada infundada por la compañía y no acorde a derecho.

No obstante, conforme ha ido confirmando la proyección positiva en la evolución de su actividad ha ido recuperando también el interés de los inversores hasta marcar máximos absolutos a un paso de los 8 euros por acción.

El beneficio neto de Renta 4 al cierre del primer trimestre se elevó a 4,33 millones de euros, un 13,2% superior al contabilizado en igual período del pasado ejercicio. El margen bruto alcanzó los 20 millones, con una avance del 8,5%.

Unas cifras que han repercutido muy positivamente en su cotización y que han permitido poner la guinda con el abono de un dividendo complementario de 0,10 euros por acción en estos días. Este es precisamente uno de los puntos fuertes de la entidad, al ofrecer una rentabilidad por dividendo del 5%. Muy por encima de la media del sector.

Además de una actividad sólida y recurrente, los analistas valoran otros fundamentales como su PER por debajo de las 20 veces con una alta capacidad para generar caja. Su hándicap sigue siendo su pequeño tamaño, 320 millones de capitalización, y su escasa liquidez. Apenas mueve una media anual de 6.400 títulos diarios.

Artículos relacionados