DESDE EL PARQUET

Viscofán, sin límites

La gran ma­yoría de ope­ra­dores no ven el techo de Viscofán. Las ac­ciones del grupo de en­vol­turas para ali­mentos vuelven a mo­verse en zona de má­ximos des­pués de un co­mienzo de año bas­tante irre­gu­lar, coin­ci­diendo con la ad­qui­si­ción de la com­pañía ca­na­diense Transform Pack por 1,6 mi­llones de euros en efec­tivo.

Buena parte de culpa de este nuevo impulso han sido sus sólidos resultados correspondientes al primer trimestre del ejercicio. El beneficio de la compañía se ha elevado a 31,7 millones de euros, apenas un 0,2% más que en igual período del año anterior.

No obstante, esta vez ha tenido que hacer frente a un fuerte impacto por la debilidad de las divisas en los países donde está presente frente al euro. La compañía ha debido capear también con una creciente presión inflacionista de sus materias primas que han afectado a los ingresos y al Ebitda y que obligarán al grupo a subir sus precios a lo largo de este año.

Pese a estos inconvenientes, Viscofán ha experimentado crecimientos en prácticamente todas sus áreas de negocio, reforzando su crecimiento orgánico, así como su liderazgo en Latinoamérica, Europa y Asia, frente al descenso en celulósica en Norteamérica.

Los expertos destacan además la fuerte de generación de caja operativa que el grupo podrá destinar a reforzar sus proyectos de crecimiento, especialmente vía adquisiciones, y de transformación tecnológica; y, al tiempo, a reducir su endeudamiento. El grupo ha logrado reducir su deuda bancaria neta en más de un 31% de enero a marzo, al pasar de 41,1 millones de euros a 28,3 millones.

Un balance sólido para cumplir los objetivos fijados en su plan estratégico. A ello contribuirá además el inicio de la producción industrial en la nueva planta de Cáseda con tecnología disruptiva de envolturas basadas en viscosa. El arranque de esta planta ha sido muy satisfactorio y la compañía tiene depositadas grandes expectativas en ella para avanzar en su proceso de transformación tecnológica y de crecimiento.

Pero si el aspecto de Viscofán por fundamentales es impecable, aún más lo es su aspecto técnico. Las acciones de la compañía mantienen una tendencia alcista impecable desde finales de 2016, a lo largo de este período ha sufrido importantes correcciones –en marzo llegó a perder un 10% arrastrada por la sacudida del mercado ante la guerra comercial abierta por EEUU–, pero los soportes de la tendencia primaria han funcionado siempre a la perfección.

En estas condiciones, el valor no parece tener límites en el corto y medio plazo, ausente de referencias técnica previas y sin síntomas de sobrecompra. Aun así, no faltan operadores que esperan una posible corrección de las acciones. En la actualidad hay un 1,22% del capital de la compañía en posiciones cortas ya sea para cubrir posiciones o para sacar tajada en caso de caída.

Artículos relacionados