Desde Bankia, donde es más no­to­rio, hasta el Santander se ex­tienden sus "discípulos"

De despedidos del BBVA por González a grandes triunfadores en la competencia

Con Villalabeitia, de Kutxabank, es con el que se lleva menos edad (siete años)

Goirigolzarri
Goirigolzarri, denostado en BBVA triunfador en Bankia-

El le­gado de Francisco González (FG) va más allá de si mismo. En pleno ocaso de su ca­rrera, que de­bería ter­minar en 2019 cuando cumpla 75 años (en oc­tu­bre), los ma­yores puestos de res­pon­sa­bi­lidad en la banca es­pañola del mo­mento están en manos de an­ti­guos di­rec­tivos que tra­ba­jaron a sus ór­denes y fueron des­pe­di­dos. El caso más claro es Bankia, con José Ignacio Goirigolzarri y José Sevilla, pero los ten­táculos se ex­tienden hasta Banco Santander, Sabadell y Kutxabank.

Las canteras de Banco Bilbao y Banco Vizcaya han suministrado al sector bancario español destacados ejecutivos que han trabajado en distintas entidades a lo largo de sus carreras profesionales. A poco más de un año de que se produzca la retirada de Francisco González (FG) de la presidencia del BBVA, antiguos directivos bajo sus órdenes ocupan las máximas responsabilidades al frente de bancos competidores.

Los dos ejemplos más significativos se encuentran en Bankia. El presidente de la entidad nacionalizada, José Ignacio Goirgolzarri, fue incluso consejero delegado del BBVA bajo los inicios de la presidencia única de FG. El banquero nacido en Bilbao en 1954 (diez años antes de que el otro naciera en Chantada) ya había ocupado con anterioridad máximas responsabilidades en el negocio tanto en España como en Latinoamérica.

Más directa es la formación profesional del consejero delegado de Bankia. José Sevilla llegó a trabajar en FG Valores (la sociedad del propio Francisco González) y volvió a verse con su antiguo jefe en el BBVA, donde llegó a ser director general de riesgos, con 20 años de diferencia de edad con el mandamás del que aún era uno de los bancos punteros en España.

El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaime Guardiola (Barcelona, 1957), también procede del BBVA ya bajo la presidencia única de FG. Responsable del negocio del banco en España, también tuvo que lidiar con el corralito en Argentina y estuvo al frente de Bancomer, la principal unidad de negocio del BBVA aunque la aventura mexicana causó cero excitación en sus primeros momentos a Francisco González.

Guardiola se ha forjado, en su tierra natal y como número dos del Sabadell, un perfil de perfecto delfín de José Oliu, su presidente. Nacido en 1949, cinco años después de la llegada a este mundo de FG, Oliu ya ha indicado con sorna que espera a tener "la edad de Paco" para pensar en su jubilación como presidente, cargo que ocupa desde 1999.

El poco apego de Francisco González por sus subordinados ha llegado hasta el punto de que el consejero delegado del Santander sea un antiguo director financiero de Argentaria bajo su presidencia a dedo. José Antonio Álvarez (León, 1960) ocupó ese cargo hasta que se produjo la fusión con BBV y su llegada al Santander en 2002.

Ni quintos

Los ejemplos anteriores no son los únicos de coincidencias. Gregorio Villalabeitia, presidente de Kutxabank desde 2014 en sustitución de Mario Fernández (otro ex BBVA y desimputado por el juez Baltasar Garzón del caso de las cuentas secretas que dejaron la presidencia única a FG), también ocupó distintas responsabilidades bajo el reinado de González.

Villalabeitia (Barakaldo, 1951) ingresó en el Banco Vizcaya en 1977. En 1993, ya en la Argentaria previa a FG, fue consejero delegado del Banco de Crédito Local. Ya en 1999, tras la fusión con BBV, asumió la dirección general de banca de inversiones global y mercados.

El presidente de Kutxabank, de mezcla de sangre vizcaína y guipuzcoana, es el que menos años de edad se lleva con el de Chantada (siete en concreto). En el legado de FG tras sus dos décadas de presidencia en el BBVA también debe figurar esta amplia dispersión de relevantes directivos entre las entidades de la competencia. Y no sólo su resistencia a determinados Gobiernos, como vino a recordar él con el asalto de Sacyr bajo la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero.

Artículos relacionados