El año pa­sado se per­dieron el 11,6% de los vehículos y la caída con­tinúa

El número de sicav languidece ante el temor de un cambio regulatorio

La CNMV vuelve a salir en de­fensa de estas so­cie­da­des, que pierden brillo tri­mestre a tri­mestre

CNMV
CNMV

El brillo de las sicav se apaga sin des­canso. El des­censo del nú­mero de so­cie­dades se acercó al 12% el año pa­sado. Persisten los malos tiempos para estos vehícu­los, que en su mo­mento fueron la gran vía de ac­ceso de las grandes for­tunas es­pañolas al mundo de la bolsa, la renta fija y los fondos de in­ver­sión. Pero los con­ti­nuos de­bates sobre su fis­ca­lidad -tributan al 1% en el im­puesto de so­cie­da­des- y las ne­ce­si­dades de li­quidez o los nuevos in­tereses de mu­chos de sus pro­pie­ta­rios están pro­vo­cando un cierre ma­sivo de si­cav.

"Llevamos unos meses sin oír hablar del tema, pero no hay duda de que la polémica sobre la tributación de las sicav se disparará otra vez a medida que se acerquen las elecciones generales de 2019. Los comicios se pueden incluso adelantar, y entre las grandes fortunas no hay duda de que otra vez se pondrá en junio la fiscalidad. Tienen más que descontado que se trata de un asunto recurrente", aseguran en la unidad de banca privada de una entidad mediana nacional.

El problema es que había cerca de 3.200 sicav cuando terminó 2016 (cuando la incertidumbre regulatoria ya se había instalado entre los mayores ricos españoles) y que la cifra no para de bajar hasta alrededor de 2.700 unidades. La drástica caída de las cifras refleja el profundo agotamiento de una figura en permanente tela de juicio a la que la inestabilidad política en España debilita aún más.

Las 370 sicav que se perdieron el año pasado (y con ellas alrededor de 35.000 accionistas) suponen que cada día de 2017 el registro de estas sociedades perdió un integrante. La debilidad del Partido Popular en las encuestas y la posibilidad de que de las proximas elecciones generales salga un parlamento muy fragmentado mantiene a velocidad de crucero el proceso de desaparición de las sicav.

Todo ello, a pesar de los continuos llamamientos de las Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para una vuelta a la normalidad. Su presiente, Sebastián Albella, acaba de lanzar su enésima defensa de estas figuras. "Las sicavs, analizadas con cierta atención, no representan un privilegio", ha asegurado Albella, que ha vuelto a explicar que las 2.700 sicav en circulación dan trabajo a mucha gente y aportan un 'know how' de gran valor.

En los ultimos trimestres, muchas grandes fortunas han tenido que elegir entre las tres grandes alternativas para dar una solución a sus sicav: la disolución y liquidación, la fusión con fondos de inversion españoles o con sicav de Luxemburgo o la transformación en sociedades anónimas. Un proceso que en muchos casos ha provocado la deslocalizacion de una parte significativa del dinero que estaba en las sicav desaparecidas.

"Es paradójico que al mismo tiempo que prosperan las socimi (sociedades de inversión inmobiliaria especiaizadas en el negocio patrimonial, también con relevantes ventajas fiscales) las sicav decaen. Pero la pérdida de sociedades y de accionistas no tiene que ver sólo con la incertidumbre regulatoria. Cada vez más fortunas están rotando sus inversiones precisamente hacia los activos inmobiliarios en un entorno de recuperación económica global", señalan fuentes financieras.

Artículos relacionados