Los re­cursos ob­te­nidos per­mi­tirán a la pa­pe­lera au­mentar su ca­pa­cidad pro­duc­tiva

A Sniace le dura poco el efecto de la ampliación

Ence au­menta un 115% sus be­ne­fi­cios tri­mes­trales hasta 29,5 mi­llones de euros

Ence
Papeleras y energía.

Poco le ha du­rado a Sniace la in­yec­ción de ga­so­lina lo­grada tras aprobar la se­mana pa­sada una am­plia­ción de ca­pital de 30 mi­llones de eu­ros. La ope­ra­ción, por la que se emi­tirán algo más de 300 mi­llones de ac­ciones de 0,10 euros de valor no­minal cada una, es­taba in­cluida en el plan es­tra­té­gico de los tres pró­ximos años pre­sen­tado hace un mes. Ence, otra em­presa cí­clica que ha sa­bido con­ver­tirse a la ge­ne­ra­ción eléc­trica, sus re­sul­tados tri­mes­trales la em­pujan a la baja, casi un 7% en el mer­cado con­ti­nuo.

Este importe permitirá al grupo acometer las inversiones previstas valoradas entre 15,6 17,1 millones de euros para optimizar los costes de producción. La compañía prevé alcanzar así un Ebitda de más de 20 millones de euros a finales de 2020 con unos ingresos de más de 100 millones de euros. Para ello necesita enfocar su producción hacia nuevos productos con mejores precios.

En este sentido, el grupo espera alcanzar el 100% de su capacidad productiva en los próximos meses una vez una vez reiniciada su actividad industrial en todas sus líneas de negocio, celulosa y energía en 2016 y fibra viscosa en 2017.

La estrategia del grupo se enfoca hacia el crecimiento y el fortalecimiento del balance. Para ello quiere aprovechar al máximo su integración vertical, desde el árbol hasta la fibra viscosa, que le otorga una notable ventaja frente a sus principales competidores, especialmente en costes de producción, y al tiempo buscará mejorar la competitividad con productos de alto valor añadido.

El reciente acuerdo de colaboración con Papel Aralar va en ese camino. La finalidad es desarrollar una aplicación conjunta de fibra viscosa compatible con el producto “Araflush” que permita una futura relación comercial de larga duración entre ambas partes.

Para alcanzar todos estos objetivos, el grupo tiene depositadas muchas esperanzas en el potencial crecimiento del mercado donde opera tanto en términos de volumen como de expectativas de precio.

Este optimismo, sin embargo, no es compartido por el mercado. Las acciones del grupo han perdido prácticamente la mitad de su valor desde los máximos a finales del año pasado. Y su situación técnica sigue siendo delicada pese al rebote experimentado desde los 0,133 euros, mínimos del año. Las acciones del grupo cotizan en la actualidad en torno a los 0,144 euros con escaso recorrido hasta los 0,15 euros, donde encuentra ahora su principal resistencia.

Ence aumenta su beneficio neto un 115%

Energía y Celulosa alcanzó un beneficio neto de 29,5 millones € en el primer trimestre del año, lo que representa un 115% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. El EBITDA del Grupo mejoró un 54% tras situarse en 62,9 millones €. El EBITDA del negocio de Celulosa crece un 80% impulsado por la mejora del 29% en el precio medio de venta. El EBITDA del negocio de Energía se situó en 9 millones € y mantiene su objetivo de alcanzar 55 millones € en 2018.

Ignacio Colmenares, consejero delegado de Ence, destacó que “las perspectivas de evolución del precio de la celulosa continúan siendo muy favorables. A corto plazo, los principales productores de fibra corta a nivel global hemos anunciado subidas adicionales de precios. Y a más largo plazo, la fortaleza de la demanda de celulosa y la ausencia de grandes proyectos para incrementar la capacidad de producción, hacen prever un escenario de precios altos al menos para los próximos tres años. En este contexto de precios, reiteramos nuestro objetivo de alcanzar un EBITDA de más de 300 millones de euros en 2018.”

Las inversiones del Plan Estratégico de Ence siguen su ejecución con éxito. En marzo se ha llevado a cabo la ampliación de 30.000 t de capacidad de la biofábrica de Pontevedra y se han avanzado inversiones para implementar la ampliación de 80.000 t de la biofábrica de Navia, prevista para abril de 2019. Además, avanza la construcción de la nueva planta de 40 MW de Huelva, que comenzará a operar a finales de 2019 y generará un EBITDA de 11 millones €/año.

La fuerte generación de caja libre de Ence en el trimestre ha permitido destinar 17 millones € a inversiones y reducir la deuda neta en 28 millones. El nivel de apalancamiento del Grupo a cierre del trimestre se sitúa en tan solo 0,5 veces el EBITDA de los últimos 12 meses, lo que permitirá a la compañía acelerar las inversiones pendientes del Plan Estratégico y mantener, a la vez, una atractiva remuneración para sus accionistas equivalente al 50% del beneficio por acción en tres pagos anuales.

Artículos relacionados