El poder de compra del sa­lario medio en España se ha re­du­cido un 1,7%

El rompecabezas de las familias españolas: ahorran más que nunca ganando menos

La re­duc­ción de los pa­sivos fi­nan­cieros con­so­lida el pa­tri­monio de los ho­gares

Sin título
Ahorro y activos financieros.

En España se em­pieza a es­car­mentar tras la cri­sis: se guarda más di­nero que nunca. Las ci­fras evi­den­cian que des­pués de la grave re­ce­sión se ha rea­li­zado una lec­tura acer­tada con res­pecto a los há­bitos de an­taño. El saldo neto de las fa­mi­lias, en la ma­yoría de los ca­sos, es po­si­tivo, aunque te­niendo en cuenta que no existe pre­sión sa­la­rial al alza, sino más bien lo con­tra­rio, si se tiene en cuenta el factor de la in­fla­ción. Las de­sigual­dades avanzan y, aún así, la media del ahorro re­punta.

Es paradójico y enigmático lo que está sucediendo en territorio español los últimos años. Del gasto masivo a todo lo contrario. Así lo muestran los últimos datos del Banco de España. Y es que el ahorro financiero (activos financieros) de las familias españolas a finales de 2017 se situó en 2,15 billones de euros, lo cual representa nuevo máximo histórico de cierre de año.

Durante el año pasado, los hogares españoles incrementaron en 49.739 millones de euros su saldo de activos financieros (un 2,4% más que en diciembre de 2016). Una tendencia que lleva plasmándose en los últimos ejercicios y que ha sido especialmente creciente una vez que se tocó fondo durante la crisis iniciada en el año 2008 en ámbito nacional. “El aprendizaje es claro por parte de los españoles”, sostienen fuentes del mercado.

De esta manera, la riqueza financiera neta de los hogares ha aumentado un 3,8% en 2017 hasta llegar a los 1,37 billones de euros. Cifras que se sitúan bastante por encima de, efectivamente, los niveles previos a la crisis.

En sentido contrario, aunque la revalorización del precio de los inmuebles en 2017 ha situado la riqueza inmobiliaria en el 425,6% del PIB (ligeramente por encima de finales del año pasado), aún se encuentra muy por debajo del máximo alcanzado en 2007 (585% del PIB). Bastante revelador de la situación que vivimos a día de hoy.

No obstante, la lectura va más allá. La situación patrimonial de los hogares continúa consolidándose, como consecuencia tanto a la reducción de sus pasivos financieros, que a finales de 2017 se situaron en el 66,6% del PIB nacional (69,3% en 2016), como al ya mencionado incremento de sus activos financieros. Con todo, el ritmo de contracción de la deuda ha descendido notablemente, y la tasa de variación anual del volumen total de los pasivos financieros descendió hasta el 0,1%.

Según diferentes fuentes consultadas, estos datos reflejan dos factores principales. Por un lado, el español, en promedio, ha sabido “priorizar” sus gastos y ha decidido destinar su patrimonio a algunos vehículos de inversión “por la inseguridad que observa en el sistema de pensiones”. Por otra parte, la realidad es que los desequilibrios salariales entre los que más y menos ganan, supone que estos números “se hayan disparado notablemente”.

De hecho, el ritmo de adquisición de activos financieros por parte de las familias alcanzó el 2,5% del PIB (al igual que el año anterior), hasta los 29.917 millones de euros, aportando el 60% del incremento del saldo total de activos, mientras que la revalorización de dichos activos por efecto mercado contribuyó en un 40% al crecimiento, explicaba Inverco recientemente.

Mientras, desciende el poder adquisitivo

Los números contrastan con la pérdida de poder de compra por parte de los españoles. Y es que este poder adquisitivo por parte del salario medio en España se redujo un 1,7% en los dos últimos dos años, si se establece la lectura desde el cuarto trimestre de 2015 hasta el mismo periodo del pasado ejercicio.

Esto supondría que la retribución media es, en el transcurso de un año completo, aproximadamente 347 euros inferior que hace dos años, según el último Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo, elaborado por la empresa de recursos humanos junto con los investigadores de Barceló y Asociados.

En esta línea se manifestaba en los últimos días el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, que criticaba la “pobre e insuficiente evolución salarial” en ámbito español: “No suben como quisiéramos”, añadía. Sin embargo, la media del ahorro aumenta año tras año. Desequilibrios y aprendizaje.

Artículos relacionados