News Links

Francia flipa: Valls podría simultanear la alcaldía de Barcelona y su escaño en París

‘Sus tomas de po­si­ción claras y sin ma­tices le han va­lido para ser cor­te­jado tanto por la de­recha como por la iz­quierda en España’

Ada Colau
Ada Colau, asustada.

¿Es una broma, una finta pu­bli­ci­ta­ria, un golpe maes­tro? Estas y otras cuantas al­ter­na­ti­vas, todas ellas con signo de in­te­rro­ga­ción, ba­rajan este fin de se­mana los fran­ceses ante la po­sible can­di­da­tura de Manuel Valls el año que viene a la al­caldía de Barcelona por Ciudadanos. Una re­fle­xión com­parten to­dos: gra­cias a su de­fensa a ul­tranza del Estado de Derecho y contra el in­de­pen­den­tismo, ha ga­nado los úl­timos meses en España la vi­si­bi­lidad que ha per­dido en Francia.

El que fuera primer ministro en la presidencia de François Hollande ha vuelto a los grandes titulares. Su comentario ‘Bueno, me lo voy a pensar’ abre así, en español, la crónica de Le Parisien, que añade: ‘Seis palabras que tienen un efecto sagrado’. Y tanto. En total, la mera posibilidad de la candidatura barcelonesa de Valls cosecha por encima de 30.000 impactos en Google Actualités. Y en términos de audiencia, la crónica de Sandrine Morel en Le Monde es la segunda más compartida por los lectores y la de François Musseau y Lilian Alemagna en Libération es la tercera más leída.

La biografía de Valls en Wikipedia ya se ha actualizado con sus palabras en Los Desayunos de TVE y con referencias de otros medios españoles. También con algo menos político y más personal: su anuncio esta semana de que se separaba de su mujer, la violinista Anne Gravoin, y la filtración del nombre de su nueva pareja, Olivia Grégoire, diputada como él por el movimiento La République En Marche fundado por el presidente Emmanuel Macron.

Así que ha sido lo que la revista L’Express califica de ‘semana agitada’. Mejor, está siendo, porque todavía sin acabar la semana, ya se ha adelantado que su nombre figura con otras 300 personalidades políticas y de la cultura como firmante de una columna de gran calado que publica el domingo Le Parisien. L’Express indica que el manifiesto es duro contra el antisemitismo que nunca se ha ido pero que parece estar rebrotando en Francia.

Según el semanario y la cadena RTL, el texto convoca a convertir en ‘gran causa nacional’ la lucha contra el antisemitismo y la denuncia de la ‘limpieza étnica’ contra los judíos, acosados en algunos barrios hasta el punto de forzar su marcha. Valls había declarado el pasado enero que esa lucha contra el antisemitismo era ‘el combate de su vida’.

La lucha contra el nacionalismo y el separatismo y a favor de Europa, de España y de la Constitución ya se ha convertido en una segunda batalla en la vida de Valls. Libération subraya uno de los lemas de Valls, que aunque abandonó el Partido Socialista, sigue citando la frase del presidente François Mitterrand en el Parlamento Europeo en 1995: ‘El nacionalismo trae la guerra’. Si después de pensárselo acepta y se presenta, tendrá enfrente, entre otros, a su hermana Giovanna, que vive en Barcelona y está en el campo soberanista.

¿Qué tiene de raro que un político francés haga carrera en otro donde también tiene raíces? Le Figaro, que publica la noticia a tres columnas en primera plana, recuerda el caso entre otros de Daniel Cohn-Bendit, una de las leyendas de Mayo del 68, que fue teniente de alcalde de Fráncfort y lleva más de 20 años como eurodiputado francés de Los Verdes.

Pero Cohn-Bendit no ha simultaneado los cargos. Manuel Valls probablemente tendría que escoger, pero más por sentido común que por obligación. Lo explica Le Parisien: ‘La ley francesa no obliga a un diputado a mantener su residencia en Francia, y la ley sobre la acumulación de mandatos no se aplica más que a los cargos franceses. Por tanto, Manuel Valls, si fuera elegido alcalde de Barcelona, podría quedarse en la Asamblea Nacional’.

En su análisis en Le Monde, Sandrine Morel le hace a sus lectores franceses un balance de cómo ven en España a Valls: ‘Sus fuertes tomas de posición, claras y sin matices, le han valido para ser cortejado tanto por la derecha como por la izquierda’. Además, ‘es un personaje preferido por los medios de comunicación españoles’.

A la hora de presentar a Ciudadanos, Morel destaca que ‘no sólo ganó las elecciones catalanas del 21-O, aunque sin mayoría para gobernar, sino que está en cabeza de todos los sondeos a nivel estatal’. De todas formas, el fichaje de de Manuel Valls sería ‘una baza indiscutible para ganar credibilidad ante unos electores reticentes ante su falta de experiencia’.

Es que la historia de Cs que presenta Le Monde no es demasiado brillante: un partido con escasa historia, nacido hace poco más de diez años, que ‘no gobierna en ninguna gran ciudad, ni tiene gran experiencia de gestión’, y que ‘duda sobre sus tomas de posición ideológica y se guía esencialmente por los sondeos’. Pero pese a todo, y según cuenta Le Figaro la reacción de un personaje no identificado cercano a Valls, la posible candidatura a la alcaldía de Barcelona sería ‘grandioso, impresionante’.

Artículos relacionados