Monitor de Innovación

El dueño de Facebook ad­mite su res­pon­sa­bi­lidad pero no da so­lu­ciones

Zuckerberg entona su 'mea culpa' ante el Congreso y se come una hamburguesa

Advirtió que Rusia uti­liza y apro­vecha en be­ne­ficio propio los huecos de EEUU en se­gu­ridad

Mark Zuckerberg, Facebook
Mark Zuckerberg, Facebook

Va, en­tona el mea culpa y aquí no ha pa­sado nada. Mark Zuckerberg dejó las chan­clas en el ar­ma­rio, se puso un traje y acudió al Congreso de Estados Unidos a dar ex­pli­ca­ciones por la fil­tra­ción ma­siva de la in­for­ma­ción per­sonal de sus usua­rios. Con un es­tilo desafiante y di­recto -"Es culpa mía y lo sien­to", di­jo-, el fun­dador de Facebook re­co­noció su res­pon­sa­bi­lidad en el af­faire, pero negó la in­ten­cio­na­lidad en el mal uso de los da­tos. Después se fue a tomar una ham­bur­guesa con queso. Eso si, poco he­cha.

. Y en la misma semana en la que Trump -principal beneficiado de dicha filtración- lanzaba amenazas a Rusia a través de Twitter, se permitió advertir a su auditorio sobre las intenciones de Moscú de "explotar" los sistemas informáticos estadounidenses.

La compañía británica Cambridge Analytica, situada en el centro del escándalo que ha salpicado a la red social más poderosa y masiva en el planeta, presuntamente utilizó de forma fraudulenta los datos personales de 87 millones de perfiles de Facebook con el fin de influir en las elecciones presidenciales de EEUU a favor de Donald Trump, que a la postre acabó accediendo a la Casa Blanca.

Cuando trascendieron estos hechos, Alexander Nix, consejero delegado de la firma, fue cesado. Y su sucesor en el cargo, Alexander Tayler, dimitió el jueves 12 de marzo, un día después de la doble comparecencia de Zuckerberg en la cámara legislativa estadounidense.

El fundador de Facebook afirmó ser partidario de una normativa más exhaustiva que prevenga casos como éste, aunque con matices. Aunque aceptó las críticas de los legisladores, que le acusaron de no ser lo suficientemente diligente en la protección de datos cuando Cambridge Analytica accedió a los mismos -"No hicimos suficiente", reconoció-, Zuckerberg, de 33 años, se mostró contrario a adoptar medidas "que serían fáciles de cumplir para Facebook, pero no para una compañía que empieza".

La trama rusa

Las tensiones entre el Kremlin y Washington, peores en la actualidad que en la Guerra Fría según Trump, tuvieron su lugar en la doble comparecencia del joven multimillonario. "Esto es una carrera de armamento", no dudó en afirmar Zuckerberg al abordar la importancia de la tarea de reforzar la seguridad en la red. "La naturaleza de estos ataques es que hay gente en Rusia cuyo trabajo es intentar explotar nuestros sistemas y otros sistemas de Internet".

Las pesquisas llevadas a cabo por la inteligencia de EEUU han dejado al descubierto que numerosos 'trolls' rusos operaron a través de Facebook através de perfiles falsos difundiendo todo tipo de informaciones fraudulentas, para así fomentar las tensiones raciales y sociales y aupar el discurso duro de Donald Trump.

Precisamente, el mismo día de la segunda sesión de Zuckerberg en el Congreso, el mandatario estadounidense se dejó ver en Twitter con una bravata que deja clara su postura hacia Rusia y la alianza de este país con el presidente sirio Bachar Al Asad: "Rusia promete derribar todos y cada uno de los misiles contra Siria. Prepárate, Rusia, porque lo que vendrán serán [misiles] bonitos, nuevos e inteligentes. ¡No deberíais ser socios de un animal que mata con gas a su gente y lo disfruta!"

Artículos relacionados