El Estado confía en una reac­ción po­si­tiva tras los re­sul­tados del primer tri­mestre

El FROB esquiva la presión europea y estudiará más ventas de Bankia en mayo

Su co­ti­za­ción se sitúa un 11% por de­bajo de la úl­tima venta en di­ciembre

Jaime Ponce
Jaime Ponce, pte. Frob.

Las pe­ti­ciones de la Comisión Europa y del Banco Central Europeo (BCE) para ace­lerar el pro­ceso de pri­va­ti­za­ción de Bankia pa­rece que se han to­mado con toda la calma en el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Una ter­cera venta por parte del Estado se es­tu­diará ya en el mes de mayo, una vez co­no­cidas las cuentas del primer tri­mestre del grupo que pre­side José Ignacio Goirigolzarri y se com­pruebe una reac­ción po­si­tiva de los mer­cados para que la ac­ción vuelva a si­tuarse, como mí­nimo, por en­cima de los cuatro eu­ros.

Tanto el nuevo ministro de Economía, Román Escolano, como los principales gestores de Bankia, su presidente José Ignacio Goirigolzarri y el consejero delegado José Sevilla, se muestran más que confiados en que habrá "ventanas de oportunidad" para una nueva venta parcial de la participación del Estado en el grupo rescatado en 2012.

Por este motivo, según algunas fuente consultadas en círculos financieros, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) no se toma como una imposición las recomendaciones de la Comisión Europea y del Banco Central Europeo (BCE) para acelerar la privatización de la entidad.

La evolución de la acción de Bankia se mantiene por debajo de los cuatro euros en las últimas sesiones y se confía en que la presentación de los resultados del primer trimestre, previstos para el próximo 27 de abril, sirvan para reactivar su cotización hasta los niveles en los que se produjo la última venta a mediados del pasado mes de diciembre y con la que el Estado ingreso más de 800 millones de euros con una ganancia de unos 136 millones de euros.

En algunos ámbitos ya se vio esta segunda venta del FROB a precio de derribo, en comparación a los más de seis euros a los que se produjo la primera hace unos años, antes del contrasplit realizado y que tampoco fue excesivamente rentable para las arcas públicas, aunque ya mostró la hoja de ruta prevista para Bankia.

60% de peso

El Estado aún mantiene una participación superior al 60% en Bankia, incluso tras el proceso de integración de BMN, la otra entidad bajo el control público. La presentación del nuevo plan estratégico y la celebración de su junta anual de accionistas reactivaron al alza, de manera leve, la cotización del grupo intervenido.

La confianza en la presentación de los resultados del primer trimestre del actual ejercicio parece firme. Bankia deberá comenzar a dar muestras de que tanto la integración de BMN como sus nuevos planes hasta 2020 comienzan a tomar forma en su cuenta de resultados pese a los bajos tipos de interés.

La subida del precio oficial del dinero por parte del Banco Central Europeo no se espera ya hasta bien entrado el ejercicio 2019. Para entonces, los plazos para la salida del Estado del capital de Bankia son cada vez más justos, por lo que deberá aprovecharse cualquiera de las oportunidades de venta que surjan en los próximos meses.

La segunda y última venta del FROB se hizo con un descuento del 2,7%, pero las acciones de Bankia se sitúan en la actualidad más de un 11% por debajo del precio que tenían a mediados de diciembre.

El Reino Unido ha vendido a pérdidas algunos de los bancos rescatados durante la crisis y algunos expertos consideran que sería la menos mala de las opciones para la privatización de Bankia en el medio plazo, antes de que los problemas políticos pudieran paralizar ese proceso de salida del Estado de su capital.

Artículos relacionados