Enel ha pu­jado tam­bién por en­trar en el ca­pital de la dis­tri­bui­dora

Iberdrola se lanza al control del mercado eléctrico brasileño

Lanzará una OPA sobre Eletropaulo por 1.400 mi­llones a través de su fi­lial Neonergia

Ignacio Galan
Ignacio Galán. pte. Iberdrola.

Iberdrola pre­tende con­trolar el mer­cado eléc­trico bra­si­leño. Posee el 52,45% de Neoenergía y ahora, a través de su fi­lial, está dis­puesta a lanzar una OPA sobre el 100% del ca­pital de Eletropaulo por 1.414 mi­llones de eu­ros, con lo que se al­zaría con el 33% del ne­gocio de dis­tri­bu­ción del país. La ope­ra­ción entra dentro del nuevo plan es­tra­té­gico de la eléc­trica es­pañola para el pe­riodo 2018-2022, en el que la com­pañía prevé in­vertir 32.000 mi­llones de eu­ros.

Eletropaulo acaba de rechazar una OPA por parte de la brasileña Energisa -holding eléctrico brasileño que controla 13 distribuidoras eléctricas del país-, debido a que el precio que ofrecía era considerado muy bajo, unos 19 reales por título. En cambio, la filial de Iberdrola ofrece pagar 25,51 reales por acción -unos seis euros aproximadamente-, con lo que se convierte en clara favorita para hacerse con el 100% de la compañía brasileña. La italiana Enel es otra de las compañías que se han interesado por la Eletropaulo.

La operación es bastante compleja por la serie de vericuetos que se dan hasta formalizar la OPA. En primer lugar, Neoenergía, participada por Iberdrola en un 52,49%, ha pactado acudir a la ampliación de capital por el 40,9% de Eletropaulo, si el consejo de administración de la filial lo aprueba el día 20.

Por su lado, Eletropaulo ha garantizado a Neoenergía que le adjudicará al menos el 80% del aumento de capital, excluyendo a aquellos accionistas de la compañía que ejerzan sus derechos de suscripción preferente. En el caso de que Neoenergía solo obtuviera el 80% de la ampliación, el desembolso a realizar se elevaría a 331,2 millones de euros. Si los minoritarios no acuden, la filial de Iberdrola cubriría el 100% y pagaría 414 millones de euros.

Controlar para mandar y consolidar resultados

Por otro lado, el acuerdo entre Neonergía con Eletropaulo contempla el lanzamiento de una OPA de hasta el 100% del capital de la segunda al mismo precio que el de la ampliación de capital, es decir, 25,51 reales por título -unos seis euros por acción-.

El importe aproximado de esta OPA, de entre el 51% y el 100% -sin considerar el desembolso que Neonergía abonará por la suscripción anterior-, oscilaría entre 504 millones de euros y 1.007 millones, respectivamente. Es decir, el global de las dos operaciones podría suponer un desembolso para Neonergía de 1.414 millones de euros.

La premisa de Iberdrola en esta operación es superar el 50% para, de esta forma, poder consolidar los resultados. La política de la eléctrica española es tener el control de las filiales en las que está para poder contabilizar los resultados en el conjunto del grupo. Por esa razón, Iberdrola quiere que al menos Neoenergía tenga más del 50% de Eletroenergía.

Iberdrola posee actualmente un 52,49% de las acciones de Neoenergía. Los otros dos accionistas son Previ -el fondo de pensiones de Banco do Brasil- que controla un 38,20% y la propia entidad brasileña con un 9,35%.

Un 33% de energía distribuida

De hacerse con el 100% de Eletropaulo, la cuota de mercado de ambas pasaría a ser de un 33% por energía distribuida y de un 26% por puntos de suministro. Por tanto, este acuerdo de inversión refuerza el posicionamiento de Iberdrola en el mercado brasileño donde ya controla la mayor distribuidora de energía de Brasil.

La filial Neoenergía es también una de las mayores distribuidoras de Latinoamerica por número de clientes y la segunda mayor por volumen de energía distribuida en el país. Está presente en 16 Estados, territorios que aglutinan una población superior a los 43 millones de personas. Por lo que se refiere a Eletropaulo, suministra a 18 millones de habitantes en 24 municipios del área metropolitana de Sao Paulo, incluyendo la capital.

Artículos relacionados