DESDE EL PARQUET

Hispania, OPA hostil e inoportuna

Casi dos se­manas des­pués de que el fondo es­ta­dou­ni­dense Blackstone lan­zara una OPA por Hispania, la so­cimi es­pañola ha re­mi­tido un co­mu­ni­cado a la CNMV ase­gu­rando que se trata de una oferta no so­li­ci­tada.

Según el hecho relevante, la cotizada española asegura que ni el consejo de la compañía ni su gestora Azora tenían conocimiento de la compra por parte del fondo de un paquete del 16,56% del capital de la empresa dedicada al arrendamiento de inmuebles, ni tampoco de su decisión de presentar una opa en efectivo por la totalidad del capital de Hispania por 17,45 euros por título.

Una operación hostil que ha cogido con el pie cambiado al grupo inmobiliario en pleno proceso de venta de su cartera de oficinas por 600 millones de euros. Una macrooperación que el grupo ya tenía pactada con el fondo británico Tristán Capital y que se ha visto paralizada. La Ley de opa de 2007 prohíbe expresamente que se produzcan ventas de activos durante el proceso de oferta.

De hecho, la opa del fondo estadounidense presentada a principios de mes está condicionada a que no se produzca una venta de activos superior al 5% del NAV (valor neto de activos sin contar deuda) y la venta de los activos previstos superaría con creces dicho nivel.

Hispania tenía además en mente realizar también una segunda operación, aunque en fase mucho más inicial, para su cartera de viviendas destinadas al alquiler. Estos activos estarían valorados en unos 230 millones de euros, también por encima de los límites impuestos por el fondo. La oferta, en cambio, no impedirá que la compañía continúe su negocio y que pueda seguir vendiendo pisos de forma individual en el mercado minorista.

En estas condiciones, el consejo de administración de Hispania ha decidido contratar a Goldmans Sachs y JP Morgan como asesores financieros y ha Freshfields Bruckhaus Deringer y a Uría Menéndez como asesores legales con el fin de defender los interés de los accionistas y promover las alternativas que maximicen el valor de la sociedad.

La presentación de la opa disparó la cotización de Hispania hasta sus máximos absolutos en 18,5 euros por acción, para luego desinflarse de nuevo hasta los 17,5 euros actuales, ligeramente por encima del precio ofrecido, a la espera de acontecimientos.

Artículos relacionados