A través de re­bajas adi­cio­nales de los di­fe­ren­ciales y de por­cen­tajes de fi­nan­cia­ción

La banca flexibiliza condiciones para conceder más hipotecas a sus mejores clientes

BBVA es la pri­mera en­tidad que re­cu­pera los prés­tamos que fi­nan­cian hasta el 100%

Hipotecas.
Hipotecas.

Al ritmo que ha im­puesto la per­sis­tente po­lí­tica de tipos de in­terés cero del Banco Central Europeo (BCE), los pre­cios de las hi­po­tecas es­pañolas se han de­rrum­bado hasta los ni­veles más bajos de la his­toria mo­derna. Hoy se pueden con­tratar más de una de­cena de prés­tamos va­ria­bles con di­fe­ren­ciales in­fe­riores al 1% y una buena can­tidad de pro­ductos a tipo fijo a 20 años con tipos in­fe­riores al 3%. Para mu­chos ex­per­tos, un es­ce­nario idí­lico que di­fí­cil­mente vol­verá a re­pe­tirse.

Pero la realidad va mucho más allá de los folletos informativos donde se publicitan las condiciones de estos productos. Varias entidades reconocen que están ofreciendo tipos de interés inferiores al 0,9% de la mejor oferta del mercado a su base de clientes vip. Es decir, a los que pueden permitirse un enorme nivel de vinculación con el banco de turno para asegurarse unos precios inmejorables para sus hipotecas. Y la banca quiere cuidar a su clientela de más alto nivel con el objetivo de fidelizarla por largos períodos de tiempo.

Las cuentas para los bancos salen si lo que se pierde por la vía de los precios se compensa con la venta cruzada. Es decir, si los compradores de una vivienda van mucho más allá de contratar los habituales seguros de vida y hogar y se comprometen a pagar con tarjeta por cantidades que pueden exceder los 3.000 euros al año o a realizar aportaciones de hasta 2.000 anuales a planes de pensiones. Por lo tanto, las hipotecas se han convertido en el mejor mecanismo de fidelización posible.

Pero el puente de plata de la banca a sus clientes va mucho más allá de los precios y se extiende al importe financiado. BBVA acaba de anunciar que puede llegar a cubrir hasta el 100% del importe de cualquier vivienda (esta opción siempre ha sido viable cuando se financiaba una casa propiedad de un banco) siempre que el valor de tasación sea superior al de compraventa. Por lo tanto, ya hay vía libre para comprar casa aunque no se tenga ahorrado el 20% del importe.

Oficialmente ningún otro banco financia más del 80% del importe de una primera vivienda (el porcentaje baja hasta el 60% en el caso de la segunda), pero la realidad es que en la práctica una buena parte de las entidades diseñan un traje a la medida de las necesidades de sus principales clientes. Fuentes del sector aseguran que, tras el primer paso dado por BBVA, otros bancos pueden oficializar la posibilidad de ir más allá del 80% de financiación.

“Hay una gran batalla en marcha por retener a los mejores clientes y por captar a otros de otras entidades. Lo normal sería que se intensificara este proceso, sobre todo a la vista de que la actividad hipotecaria no deja de crecer”, señalan en fuentes financieras. Efectivamente, las cifras de producción de hipotecas avalan esta reflexión en un momento de crecimiento económico sano en España y de recuperación de la confianza de los consumidores.

Según la Asociación Hipotecaria Española, el año pasado se firmaron 429.142 hipotecas. La cifra supone un crecimiento del 7,1% respecto al año anterior. Además, en enero de este año se firmaron cerca de 30.000 hipotecas, la cifra más alta desde hace seis años. En este escenario, la banca está obligada a pisar el acelerador y seguir los pasos de las entidades más agresivas en el negocio que, hoy por hoy, más y mejor permite captar por períodos de 20 a 40 años a los españoles más solventes del momento.

Artículos relacionados