DESDE EL PARQUET

Coemac, amago alcista

Algunos ope­ra­dores se han visto sor­pren­didos por el fuerte im­pulso al­cista pro­ta­go­ni­zado por las ac­ciones del grupo cons­tructor Coemac a me­diados de la se­mana pa­sada.

Pese a la intensa recogida de beneficios del viernes, el grupo de materiales de construcción se ha anotado una subida cercana al 10% en el conjunto de las últimas sesiones. Este avance se ha producido además con una intensa actividad de negocio que duplica la media diaria de las últimas sesiones.

Todo ello sin noticias nuevas en torno a la compañía que puedan explicar este inusitado interés. Los expertos técnicos señalan que parte del movimiento podría deberse a la ruptura de las resistencias que tenían atenazado al valor en una soporífera tendencia lateral en los últimos meses.

Un proceso marcado por las luces y sombras tras la presentación de sus resultados correspondientes al pasado ejercicio. La compañía cerró 2017 con un beneficio de 8,6 millones de euros frente a los 12,6 millones de pérdidas contabilizados un año antes. Una mejora justificada por la venta de su división de Pladur en diciembre.

La venta de la participación del 59,3% de esta actividad supuso un beneficio de 36,7 millones de euros. Importe que ha permitido al grupo contrarrestar los 28,7 millones de euros de pérdidas en actividades continuadas, que en 2017 incluyeron provisiones para gastas derivados de las reclamaciones contra el grupo relacionadas con los proyectos abandonados hace más de una década por importe de 23 millones de euros.

También preocupa la pérdida de explotación de Coemac, que se multiplicó casi por tres, hasta los 25,1 millones de euros, pese a que la cifra de negocios se elevó a cerca de 63 millones de euros, un 17,3% más gracias a la mejora de la actividad en obra civil en España.

Pendiente de digerir estos resultados, ya se ha empezado a observar una creciente recuperación de la confianza de los accionistas que le ha permitido superar con cierta solvencia la importante barrera que encontraba en torno a los 0,474 euros. Una clara señal alcista que podría generar un nuevo impulso hacia la zona de los 0,54 euros con un potencial avance adicional cercano al 15% de haber logrado consolidarla.

El rápido paso atrás dado el viernes y la pérdida de ese nivel, sin embargo, parece confirmar que el valor no está listo aún para reanudar la tendencia alcista hacia los máximos del año pasado que llevan anunciando desde hace tiempo algunos expertos técnicos. En cualquier caso, este primer amago alcista obliga a los operadores que siguen al valor a acentuar su vigilancia ante la posible ruptura de resistencias en el corto plazo.

Artículos relacionados