LA SEMANA BURSÁTIL

La Bolsa: entre guerra y guerra

Al con­flicto co­mer­cial que man­tiene EEUU con China se ha su­mado la preo­cu­pa­ción en los mer­cados por la guerra fría de­ri­vada del au­mento de las ten­siones bé­licas en Siria.

Eso ha provocado un inmediato repunte de los precios del crudo Brent muy por encima de los 70 dólares por barril.

El euro, por su parte, ha respondido también con alzas, llegando a tantear la cota de los 1,24 dólares en los peores momentos. Dos nuevos focos de tensión que pueden frenar el tan ansiado y esperado rebote de la renta variable.

En medio de esta creciente incertidumbre, los mercados financieros internacionales se están limitando a consolidar posiciones a la espera de comprobar cómo se desarrollan todos estos acontecimientos. El índice Ibex 35 no ha sido ajeno a esta tendencia general y cerró la semana pasada con una tímida mejora del 0,9%, su tercera semana consecutiva de avances que le llevará a iniciar la sesión de hoy desde los 9.767 puntos.

Hay que recordar también que ya se ha dado el pistoletazo de salida a la temporada de resultados empresariales correspondientes al primer trimestre del ejercicio. Un período que marcará el camino de las expectativas para el resto del año, especialmente para aquellas sociedades que más se puedan ver afectadas tanto por la guerra comercial como por la guerra fría.

Citigroup, JP Morgan y Wells Fargo, han sido las primeras compañías en abrir el fuego sin especial incidencia en las bolsas, pero confirmando en principio la confianza depositada por los operadores respecto al volumen conjunto de los beneficios empresariales. Los analistas prevén un crecimiento de los beneficios del 17% en tasa interanual entre las compañía integrantes del S&P500. Esta sería la tasa más elevada en un trimestre desde el inicio de 2001 cuando se contabilizó un beneficio medio del 19,5%.

Los operadores, sin embargo, se muestran preocupados ante un posible exceso de optimismo en cuanto a las expectativas empresariales. En caso de que las empresas no logren alcanzar los altos objetivos previstos podría generarse entre los inversores un fuerte sentimiento de decepción que puede tener un efecto demoledor en las cotizaciones.

Eso explicaría en parte la prudencia observada entre los compradores frente a la constante mejora de las valoraciones por parte de los analistas. Máxime teniendo en cuenta que después de los intensos ajustes de las últimas semanas, la mayoría de las cotizadas, especialmente en EEUU, cotizan con unos multiplicadores bursátiles bastante más razonables.

Pero no solo los resultados empresariales van a retomar el protagonismo en los patios de operaciones bursátiles. La reunión a final de mes del BCE, con las perspectivas de una rebaja de estímulos económicos, y las tensiones bélicas serán otros factores a los que deberán estar atentos los operadores en el corto plazo.

Calendario semanal de Bolsa

Esta semana que entra estará marcada especialmente por los datos de confianza en Europa y los informes de coyuntura en Estados Unidos.

Hoy lunes, de momento, las principales referencias llegarán desde la otra orilla del Atlántico donde se publicarán las ventas minoritas y los inventarios de negocios, que permitirán conocer la evolución del consumo. Eje sobre el que bascula la economía norteamericana. Atención también a los datos de la Fed de Nueva York y al índice de confianza constructora NAHB.

La sesión del martes será probablemente la más intensa de la semana al menos en cuanto a citas económicas en la agenda financiera internacional. Este día se darán a conocer importantes datos de producción industrial y crecimiento en China y Japón. En el Reino Unido destaca la tasa de paro y en Alemania el índice de confianza consumidora que elabora el instituto económico alemán ZEW. También se publicará la producción industrial, la capacidad utilización, así como las casas iniciadas y los permisos de construcción de EEUU.

El miércoles amanecerá con el dato de la balanza comercial de Japón para luego ir dando paso al IPC de la zona euro y al Libro Beige, informe de la situación económica de EEUU.

El jueves, salvo por los datos de ventas minoristas en el Reino Unidos, las miradas se focalizarán en los datos americanos entre los que destacan la Fed de Filadelfia y, sobre todo, el índice de indicadores que sirve para anticipar la tendencia económica de EEUU de cara a los próximos meses.

La última sesión de la semana será el viernes, y como todos los terceros viernes de mes se verá condicionada por el vencimiento de derivados. Este día además se conocerá la balanza comercial española y la confianza de los consumidores de la zona euro.

Artículos relacionados