Advierte del riesgo geo­po­lí­tico y de las ba­rreras al co­mercio in­ter­na­cional

Galán anticipa un beneficio récord de 3.000 millones en 2018

Iberdrola in­ver­tirá 32.000 mi­llones en cinco años y se com­pro­mete a subir el di­vi­dendo

Galan, analistas
Ignacio Galán,. Iberdrola.

El pre­si­dente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha de­fen­dido el nuevo plan es­tra­té­gico 2018-2022 como el pilar de la eléc­trica en estos cinco años, que su­pondrá una in­ver­sión de 32.000 mi­llones de eu­ros. Galán se com­pro­metió en la junta a se­guir li­de­rando la apuesta por las ener­gías lim­pias para con­so­li­darse como la mayor ener­gé­tica mun­dial en re­no­va­bles y a man­tener al alza la po­lí­tica de re­tri­bu­ción a los ac­cio­nis­tas.

“Gracias a los logros alcanzados en las últimas operaciones, nos hemos consolidado como una de las cinco eléctricas del mundo, líderes en energías renovables y referentes en la lucha contra el cambio climático. Con nuestro plan de cinco, años podremos seguir creando riqueza y valor a los inversores”, dijo Galán ante los accionistas. Los dividendos previstos de la compañía para el periodo 2018-2022 se elevarán hasta cerca de 12.000 millones de euros, frente a los 9.000 millones de los cinco años anteriores.

Iberdrola espera alcanzar en 2018 un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 9.000 millones de euros lo que supone un crecimiento de más de un 20%. El beneficio neto se aproximará a los 3.000 millones frente a los 2.800 millones de 2017 y un récord en la cuenta de resultados en toda su historia desde que se fusionaron Iberduero e Hidrola, creando Iberdrola.

Compromiso de aumentar el dividendo

Con este incremento en los resultados, Galán adelantó que espera “que el dividendo siga mejorando este año, y abrió la puerta a una importante mejora en la retribución a los accionistas en este ejercicio. “Los 35 analistas financieros que nos siguen apoyan invertir en Iberdrola, con un precio objetivo de casi un 20% más en su actual cotización”, dijo. El valor de Iberdrola supera los 6,23 euros.

La junta aprobó repartir un dividendo con cargo a los resultados de 2017 de 0,323 euros por título, lo que supone un incremento de un 4%. En total, la compañía destinará unos 2.000 millones en retribución a los accionistas. En enero pasado, la eléctrica repartió 0,14 euros y en julio próximo abonará los 0,18 euros restantes.

Galán vaticinó para este año unas condiciones “normalizadas” en los mercados eléctricos en los que está presente el grupo después que en 2017 los resultados se vieran fuertemente impactados por el pobre comportamiento de la generación en España debido a la sequía y la evolución de los tipos de cambio del dólar y la libra.

La compañía registró en 2017 un beneficio neto de 2.804 millones lo que supone un 3,7% más. La reforma fiscal de Estados Unidos supuso en las cuentas de Iberdrola unos 1.284 millones de euros positivos, una cifra que sirvió para compensar la caía en las cuentas de España de un 30%.

La deuda neta de la eléctrica asciende a 32.900 millones de euros. El director general financiero, José Sainz Armada, señaló que el grupo cuenta con una liquidez de 9.500 millones de euros y tiene cubiertas sus necesidades para los próximos 24 meses. “Todo ello, nos permitirá mantener el rating y negociar unos tipos de interés atractivos para nuestra deuda”, señaló.

Respecto a Europa, el presidente de Iberdrola ha abogado porque el Viejo Continente aplique medidas estructurales para fomentar la industrialización, homogeneizar la legislación fiscal, un sistema energético seguro, competitivo y estable y modernizar el sistema educativo.

Riesgos mundiales

Previamente, Galán advirtió de los riesgos mundiales que, según dijo, pueden condicionar la senda de la mejora de la economía global. En este sentido, destacó las tensiones geopolíticas que se viven en Oriente Medio, el impacto de los flujos migratorios, la incertidumbre provocada por los procesos electorales en curso en diversos países y el aumento de las barreras al comercio internacional.

El máximo ejecutivo de la eléctrica valoró positivamente el informe de la Comisión de Expertos para la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, sobre el que dijo ha alcanzado un importante consenso sobre cuál debe ser el futuro de la energía para cumplir los objetivos de descarbonización de nuestro país.

La junta ha nombrado consejero independiente a Anthony L. Gardner, antiguo embajador de EEUU en la Unión Europea, en sustitución de Braulio Medel, que cesa en su cargo por razones personales. Gardner ejercía ya como consejero independiente en la filial británica Scottish Power. Asimismo, se ha reelegido a Georgina Kessel como consejera también independiente.

Artículos relacionados