El cuarto pre­si­dente de la pa­tronal ban­caria se re­ti­rará a la edad más joven (58 años)

Roldán (AEB) encara su segundo y último mandato sin más sobresaltos para su plantilla

Considera que se po­dría es­tu­diar en los pró­ximos cuatro años la fu­sión con CECA

José María Roldan
José María Roldán, AEB.

El pre­si­dente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, inau­gura su se­gundo man­dato al frente de la pa­tronal ban­ca­ria, como ya an­ti­cipó Capital Madrid, y todo in­dica que en la línea de su an­te­cesor en el cargo, Miguel Martín, que ya li­mitó su pre­si­dencia a tan sólo dos pe­rio­dos. Tras una pro­funda re­mo­de­la­ción de la aso­cia­ción, Roldán tran­qui­liza a sus tra­ba­ja­dores al des­cartar más cam­bios de ca­lado. Eso sí, salvo que se pro­duzca una fu­sión con la CECA que de­bería es­tu­diarse.

Acaba de ser reelegido para otros cuatro años más al frente de la Asociación Española de Banca. Tal vez, sea muy prematuro plantearse si José María Roldán optará en 2022 a un tercer mandato, cuando el ya cuente con 58 años de edad, y sin límites estatutarios que obliguen a su retirada tras ocho años en el cargo.

Sin embargo, el anterior presidente de la AEB y ahora al frente de la Fundación de la patronal bancaria, Miguel Martín, parece haber fijado todo un precedente para el cuarto y más joven presidente de la asociación. Eso sí, Martín (Jerez de la Frontera, 1943) se retiró en 2014 a los 71 años de edad.

Mucho más dilatados fueron las presidencias de las dos personalidades anteriores que estuvieron al frente de la Asociación Española de Banca. Tras su constitución en 1977, el primer presidente fue Rafael Termes (Barcelona, 1918) que se mantuvo en el cargo durante trece años, hasta retirarse con 72 años de edad.

José Luis Leal (Granada, 1939) llegó a estar durante 16 años, es decir, cuatro mandatos consecutivos, en la presidencia de la AEB, que la dejaba a los 67 años en manos de un Miguel Martín procedente del Banco de España, al igual que José María Roldán.

Por el momento, Roldán garantiza que se segundo mandato será mucho más moderado que el primero, en el que ha acometido una profunda remodelación de toda la AEB para adecuarse a los nuevos tiempos. "La transformación ya se ha hecho. Sobre todo, para tranquilidad de mis trabajadores", ha asegurado tras su reelección en el cargo y durante la presentación de las cuentas anuales de sus bancos socios.

Momento oportuno

Tras toda la profunda reestructuración del sector financiero español en los últimos años, las cajas de ahorros han quedado en un papel testimonial y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) han pasado a tener un papel testimonial, muy lejos de la presencia e influencia que llegó a tener en los años en los que Juan Ramón Quintás estuvo al frente de la patronal de las cajas.

José María Roldán reconoce ahora que tal vez se aproximen los tiempos oportunos para estudiar una posible integración de las dos principales patronales bancarias del país. "Ahora somos todos bancos y con un modelo de negocio parecido. Tal vez deberíamos prestar más atención a esa oportunidad de integración".

Por otra parte, el presidente de la AEB ha destacado la mejor posición que la banca española tiene en eficiencia respecto a sus competidores europeos y cómo se ha aproximado en rentabilidad (ROE) a los mismos, aunque en este terreno aún queda mucho por mejorar hasta llegar al 10% desde el 6,2% al cierre de 2017.

Ante esa situación de ventaja, en la que otros países aún deben acometer su consolidación interna, José María Roldán afirma que los bancos españoles están llamados a "ser protagonistas" ante el esperado proceso de fusiones paneuropeas que supondrán la confirmación de que la Unión Bancaria es una realidad.

Roldán ha defendido la intervención del Popular, ya que con ella se evitó poner en riesgo al sistema, ha descartado que la situación de la banca española se encamine a un monopolio y ha asumido que, ante toda la revolución digital, aún se acometerán más cierres de sucursales en los próximos años.

Artículos relacionados