El valor de la pe­tro­lera roza los 16 euros por ac­ción con el ba­rril en 72 dó­lares

Repsol pone el foco en México para explorar crudo y construir gasolineras

Prevé ins­talar 250 es­ta­ciones con el ob­je­tivo de llegar a las 1.500 y con­trolar el 10% del mer­cado

Sede de Repsol
Sede de Repsol

Repsol ha puesto el foco en México y quiere con­vertir el país az­teca en su plan de ex­pan­sión in­ter­na­cio­nal. La re­forma ener­gé­tica em­pren­dida por el pre­si­dente Enrique Peña Nieto ha abierto las puertas a la com­pañía es­pañola por el gran po­ten­cial que ofrece tanto el ne­gocio del ups­tream (exploración y pro­duc­ción) como el downs­tream (refino y co­mer­cia­li­za­ción de com­bus­ti­bles). Invertirá unos 350 mi­llones de euros en abrir unas 250 ga­so­li­neras pero el nuevo plan es­tra­té­gico de junio puede traer sor­pre­sas.

La petrolera mexicana Pemex fue accionista principal de la compañía española -llegó a tener un 9% del capital-, vendió petróleo a Repsol y ahora se revierten los papeles, es la propia Repsol quien se está introduciendo en México por las grandes oportunidades que ofrece el país. La reforma emprendida por el Gobierno de Peña Nieto ha abierto las puertas a todas las multinacionales petroleras y el holding que preside Antonio Brufau no quiere quedarse atrás.

De entrada, baraja construir entre 200 y 250 estaciones de servicio pero su previsión, si no hay cambios en la política mexicana, es llegar hasta los 1.500 puntos de venta con la idea de hacerse con el 10% de cuota de mercado. El país cuenta con unas 12.000 gasolineras. Sus principales competidores serán las grandes americanas del sector como Chevron, ExxonMobil, BP y Shell.

Sin posibilidad de crecer en España

La petrolera española ha centrado, hasta ahora, casi toda su política de venta de combustible en el mercado español, donde tiene unas 3.500 estaciones de servicio pero donde no puede crecer ya más porque la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) se lo impide por problemas de monopolio. Los otros países donde se ha instalado, aunque de forma bastante conservadora, han sido Portugal (453 estaciones), Perú (440) e Italia con 321 gasolineras. En total, suman unas 4.714 instalaciones.

El proyecto de México forma parte ahora de un plan mucho más ambicioso en el que Repsol no solo quiere introducirse en el negocio del marketing sino también en la actividad más potente, como es el upstream, la exploración y extracción de crudo. Las dos facetas -la exploración y la venta de combustible- van en paralelo aunque son dos actividades bien diferentes. El negocio de la exploración te obliga a invertir mucho más y los rendimientos en cash flow pueden resultar mayores pero los mismos riesgos que conlleva te obligan a medir muy bien los pasos a dar.

Repsol basado su política de crecimiento en el upstream como lo demuestra la compra de la canadiense Talisman. Gracias a ello, la compañía está batiendo record de producción de crudo. En el primer trimestre, alcanzó los 727.000 barriles diarios lo que supone un 4,9% más que en igual periodo de 2017.

El valor acaricia los 16 euros

El grupo ha cifrado en 66,8 dólares el precio medio del barril Brent en el primer trimestre lo que supone un 9% más que los 61,3 dólares del trimestre anterior y un 24,4% más que los 53,7 dólares del mismo periodo de 2017. El próximo 4 de mayo presentará los resultados trimestrales y se espera que sean buenos ante la subida del precio del barril. El alza del barril y el recorte de la deuda está permitiendo a la compañía subir en Bolsa. El valor vuelve a acariciar los 16 euros, una posición que alcanzó a comienzos de año y que fue perdiendo en febrero y marzo pero está recuperando terreno.

El petróleo está en 72 dólares/barril y puede seguir subiendo. La escalada de las tensiones geopolíticas y la amenaza del presidente Donald Trump de lanzar misiles contra Siria han generado un gran nerviosismo en los mercados internacionales, provocando un aumento del precio del crudo.

Respecto a su expansión en México, la petrolera está sellando alianzas con otros inversores. En el área de la exploración, la compañía se ha aliado con la mexicana Sierra Perote donde en junio pasado logró un primer bloque para explorar en el Golfo de México. Y en enero pasado, Repsol anunció una adjudicación de otras tres áreas licitadas en unión con las compañías malasias Pc Carigali y Ophir. En esta última subasta, la petrolera que preside Antonio Brufau compitió con multinacionales como Shell y Chevron. La angloholandesa se adjudicó cinco de los nueve contratos licitados. En los cuatro de ellos, fue en alianza con Qatar Petroleum y otro en asociación con Pemex.

En el negocio del marketing, la petrolera va de forma independiente, instala sus propias gasolineras, el producto se lo compra a Pemex y le agrega su aditivo Neotech. En marzo pasado, abrió las primeras 10 gasolineras en la Ciudad de México y ha firmado un acuerdo con OctanFuel para instalar otras 13 gasolineras en Veracruz y Puebla. El objetivo de Repsol es acabar 2018 con unas 200 estaciones en el país azteca.

Artículos relacionados