La evo­lu­ción po­si­tiva de la eco­nomía na­cional ga­ran­ti­zaría mayor ex­pan­sión

Las empresas entran en fase de madurez, aunque se anticipa mayor crecimiento

Los in­gresos au­men­taron un 7,4% hasta la fecha en­ca­de­nando 18 meses con­se­cu­tivos

Empresas
Empresas

La ac­ti­vidad em­pre­sa­rial en España sigue go­zando de vientos fa­vo­ra­bles y si la si­tua­ción man­tiene el im­pulso ac­tual pa­rece que no va a pegar un fre­nazo en seco. Los úl­timos nú­meros así lo jus­ti­fican y la ve­lo­cidad cru­cero es in­con­tes­ta­ble. Además, la au­to­mo­ción y el sector in­mo­bi­liario están ti­rando del carro y los ex­pertos ex­plican que esta ten­dencia se man­tendrá fa­vo­rable con la me­jora de las con­di­ciones eco­nó­mi­cas. No obs­tante, el miedo a las al­turas co­mienza a apa­re­cer.

Todo en orden. Eso es lo que se deduce de los últimos datos que se han conocido sobre las compañías españolas. Y es que la facturación de las firmas nacionales se incrementó un 7,4% el pasado mes de enero en relación al mismo mes de 2017, tal y como se observó en los Índices de Cifra de Negocios Empresarial (ICNE) publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En este sentido, con el avance registrado en el primer mes del año, la cifra de negocios de las empresas encadena 18 meses de subidas interanuales de manera consecutiva. Es más, el incremento interanual de la facturación de las empresas experimentado el primer mes del año tuvo que ver con el repunte de las ventas en todos los sectores, menos en el suministro de energía eléctrica y agua, donde descendieron un 5%.

Además, el mayor aumento de los ingresos lo consiguieron las industrias extractivas y manufacturera, con una subida interanual de la facturación del 9,9%; seguido de los servicios (9%), y del comercio (7,2%). Esto, lo que quiere decir, es que se mantiene más o menos la tendencia que se había visto hasta ahora: con la industria de la automoción, principalmente, tirando del carro junto con actividades del sector terciario.

Otro de los números llamativos lo encontramos en el negocio inmobiliario. Y es que la subida de los precios de los alquileres y de la vivienda, tanto de primera mano como usada, se nota en el impacto de las compañías que pertenecen a ese sector. A este respecto, fuentes del mercado explican que “se seguirá viendo un impacto positivo puesto que la tendencia aún no ha tocado techo” por lo que aún queda margen de mejora “aunque tampoco sea en exceso”.

Las energéticas están a la cola

Por el contrario, en el lado opuesto se encuentran las compañías que se dedican al suministro de energía eléctrica y agua, gestión de residuos y saneamiento. En este caso, su nivel de ingresos tiene un recorrido cada vez inferior, con un descenso del 5% en comparación de los datos registrados el ejercicio pasado.

De hecho, se trata de una tendencia que ya observó el BdE en la última Central de Balances, puesto que reseñó el efecto adverso provocado por el incremento del petróleo sobre las cuentas de las empresas de la industria energética.

Siguiendo este esquema, el crudo, más en concreto el barril de referencia en el mercado europeo, el Brent, cotiza sobre los 68 dólares el barril. Es decir, su precio se ha encarecido cerca del 40% de un año para otro. Algo que ha supuesto que los márgenes de estas empresas se hayan visto disminuido considerablemente. De hecho, esto fue la causa de que estas compañías incrementar sus ganancias por debajo del 5% este año, menos de la mitad de los números registrados hace un año.

Las grandes empresas también crecen

A pesar de esto, las perspectivas de crecimiento son aceptables como se observa a través del crecimiento de las ventas de las grandes compañías que sigue de cerca cada mes la Agencia Tributaria. Así pues, Hacienda informaba que, en enero, la facturación de estas de las grandes empresas subió un 3,2%, dando continuidad a las subidas por encima del 3% registradas al cierre de los últimos dos años.

Siguiendo este esquema, fuentes del mercado también exponen que, pese al momentum positivo en términos de ingresos y beneficios que se ha alcanzado, la realidad es que el periodo de expansión para las grandes cotizadas “aún no ha concluido”. La ralentización puede llegar en los próximos meses, pero eso no indica que se pueda mantener un ritmo “similar” al que hemos visto hasta este momento.

Artículos relacionados