La trans­for­ma­ción di­gital debe acom­pa­sarse a los há­bitos de cada cliente

Goirigolzarri urge a la integración cultural de Bankia y BMN tras lograr la tecnológica

Reitera que con el nuevo plan es­tra­té­gico se con­ver­tirá en el mejor banco en España

Sin título
Goirigolzarri, en la junta general.

El pre­si­dente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, se fija como reto más in­me­diato la in­te­gra­ción cul­tural en su fu­sión con BMN, una vez que se ya se uni­fi­cado las pla­ta­formas tec­no­ló­gicas de las dos en­ti­da­des, la marca y el ajuste de las plan­ti­llas. Sobre la trans­for­ma­ción di­gi­tal, Goirigolzarri de­fiende que se hará de ma­nera fle­xible en fun­ción de las ca­rac­te­rís­ticas de cada cliente y no por la im­po­si­ción de una apli­ca­ción. Como ya hi­ciera en la pre­sen­ta­ción del nuevo plan es­tra­té­gico, ha re­cor­dado que el ob­je­tivo para 2020 es ser el mejor banco por efi­cien­cia, ren­ta­bi­lidad y sol­ven­cia.

La integración de BMN en Bankia ha sido el asunto central en el discurso de su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, durante la junta de accionistas anual que se ha celebrado en Valencia. Pese a todos los avances conseguidos en los últimos meses, Goirigolzarri considera necesario dar nuevos pasos para satisfacer a sus clientes.

"En los próximos meses, debemos avanzar con un gran sentido de urgencia en la integración cultural y en la unificación de nuestros sistemas de gestión de forma que nuestro servicio sea excelente y homogéneo en todos nuestros puntos de venta. Esta es la mejor manera para que nuestros clientes sientan la ventaja de la fusión que para nosotros es el objetivo más importante", ha argumentado.

En este sentido, Goirigolzarri se muestra confiado. "Estoy muy esperanzado porque a lo largo de estos meses he podido comprobar que se están dando una integración entre los equipos de la antigua Bankia y BMN de manera natural y fluida, lo que es clave. Porque en las fusiones, como en todos los aspectos en la vida, la actitud de las personas es lo que marca la diferencia".

Esa actitud de las personas es lo que también lleva al presidente de Bankia a acometer el proceso de transformación digital de una manera flexible. "No por lanzar una nueva app podemos convertir a nuestros clientes en digitales, sino que desde los bancos, lo que tenemos que hacer es ir adaptando nuestros modelos de distribución a la evolución de la sociedad y a las necesidades de nuestros clientes".

Aunque reconoce la importancia de la tecnología para la mejora de la eficiencia, José Ignacio Goirigolzarri no cae en el mensaje apocalíptico de su antiguo jefe Francisco González, presidente del BBVA y que apuesta de manera decidida en ser más una compañía tecnológica que en un banco.

"El 40% de nuestros clientes se relacionan en exclusiva con las oficinas y cajeros automáticos. Si bien es cierto que nuestros clientes son cada vez más digitales, siguen utilizando la oficina. De hecho, el 80% de nuestros clientes usaron la oficinas, además de otros canales, en los últimos 12 meses. Cifra muy parecida a los datos del mercado que, según un estudio de Inmark, se sitúa en el 84%".

Plan estratégico Además de la fusión con BMN, el presidente de Bankia ha llegado a su cita anual con los accionistas con el nuevo plan estratégico que abarca hasta 2020. José Ignacio Goirigolzarri ha repasado los aspectos claves del mismo con el objetivo de convertirse "en el mejor banco, entre los grandes en España" por eficiencia, rentabilidad y solvencia.

El objetivo en eficiencia para 2020 es situar la ratio por debajo del 47%, lo que permitirá una mejora significativa en rentabilidad. Respecto a la morosidad, la tasa de morosidad debería reducirse casi a la mitad desde el punto actual, hasta situarse por debajo del 4%.

Goirigolzarri también ha tenido palabras de reconocimiento al equipo humano de Bankia, tanto ante los retos del pasado como los objetivos que se han fijado de cara al futuro a medio plazo. "Un equipo al que me honro en pertenecer", ha subrayado.

La junta de accionistas de Bankia ha aprobado un incremento del 7% del dividendo, con un reparto total de 340 millones de euros, que se hará en un único pago en efectivo el próximo 20 de abril de 0,11024 euros por acción. Además, el plan estratégico busca un reparto de 2.500 millones de euros en los próximos tres años, el doble de lo que se ha pagado en los últimos años.

Sin fusión y trato laboral

Las intervenciones de los accionistas presentes se han centrado en las condiciones laborales de la plantilla, con "agrios comentarios" como ha reconocido el propio Goirigolzarri en relación con las preguntas o quejas de un buen número de representantes sindicales.

El presidente de Bankia ha reconocido algunas de las incidencias operativas, sin mayor impacto, por la integración de BMN y ha recordado el amplio consenso logrado en el pacto del ERE que ha afectado a un millar de empleados.

Algunos inversores también se han referido al "impacto mediático" de que Bankia podría entrar en una operación de fusión con el BBVA. Goirigolzarri ha recordado que no se contempla en su nuevo plan estratégico "un escenario de crecimiento inorgánico", mientras que ha restado importancia a las intervenciones de Adicae, a quien no quiere otorgar "notoriedad gratuita" por la solución a las preferentes, y ha minimizado las críticas del movimiento de Banca Armada.

Artículos relacionados