DESDE EL PARQUET

ACS pide árnica en Abertis

La puja por ha­cerse con el con­trol de Abertis ame­na­zaba con una guerra de ofertas entre Atlantia y ACS con un más que pre­vi­sible des­gaste fi­nan­ciero de graves con­se­cuen­cias.

Por este motivo, ambos grupos se han puesto en contacto, tal y como ha reconocido la cotizada española a la CNMV, para estudiar la posibilidad de presentar una propuesta conjunta.

El objetivo es repartirse los activos financieros del grupo de infraestructuras de forma equitativa según los intereses de cada una y vender aquellos activos no estratégicos a terceros, como podría ser el caso de Hispasat, para facilitar la operación y reducir deuda.

La solución, por tanto, podría ser o bien el lanzamiento de una OPA conjunta o bien dejar que una de las ofertas salga adelante con el compromiso previo de venta y reparto de activos.

Al respecto, los expertos de Renta 4 recuerdan que la propuesta de Hochtief, filial alemana de ACS, está aún pendiente de la aprobación por parte de la CNMV. Habrá que esperar, por tanto, a la decisión del organismo regulador, teniendo en cuenta que la ley de OPAs no permite retirar una oferta una vez realizada.

En un principio, en el mejor de los casos para los accionistas, el suelo de la cotización de Abertis lo marca la oferta de Hotchtief de 18,35 euros por acción ante el previsible visto bueno del regulador y siempre que ambos grupos lleguen finalmente a un acuerdo. Es decir más de un 5% por debajo de la cotización previa a la noticia adelantada por el diario económico Expansión.

Pese a que de momento ambos grupo solo mantienen conversaciones sin haber llegado a ningún acuerdo, las acciones de ACS se han disparado por encima de los 29 euros, interrumpiendo la corriente depresiva en la que había entrado la cotización en febrero. El valor había llegado a poner en estos días en riesgo incluso la cota de los 27 euros, lo que podría haber abierto un nuevo gap bajista.

Todo lo contrario le ha ocurrido a Abertis, cuya valoración ha caído a la zona de los 18,5 euros por acción al alejarse la posibilidad de que se produzca una guerra de ofertas. Toda una decepción para sus accionistas –a falta de que se confirme un acuerdo que el mercado empieza a dar por bueno–, pues según los especialistas la valoración podría haber superado los 20 euros por acción.

Artículos relacionados