La peor cons­truc­tora del Ibex in­cumple su ob­je­tivo de re­ducir apa­lan­ca­miento

Villar Mir arrastra en su caída a los accionistas de OHL

Pasto de ba­jistas y re­cha­zada por in­ver­so­res, OHL du­plica po­si­ciones cortas en dos meses

Juan Miguel Villar Mir, OHL
Juan Miguel Villar Mir, OHL

OHL sigue te­niendo mu­chas di­fi­cul­tades para salir del ato­lla­dero en el que lleva bu­ceando una eter­ni­dad. Sus cuentas anuales fueron un duro golpe para las es­pe­ranzas de los in­ver­sores que pen­saban que la re­es­truc­tu­ra­ción iba por buen ca­mino. Nada más lejos de la reali­dad. Problemas con su nivel de deuda y un mo­delo de ne­gocio que no ca­mina hacia nin­guna parte. Por eso, sus po­si­ciones cortas se han mul­ti­pli­cado por dos en las úl­timas fe­chas.

El goteo de sucesos negativos para OHL no tiene fin. Todo comenzó con la presentación de sus resultados anuales como nueva empresa íntegramente de construcción, después de desconsolidar el negocio de concesiones de infraestructuras que va a vender al fondo australiano IFM por 2.335 millones de euros. Y es que volvió a mostrar pérdidas de 12 millones de euros.

Además, sus ingresos quedaron en 3.216 millones de euros, lo que representó un 4% menos sobre los datos del pasado ejercicio sin contabilizar las autopistas. El grupo, ante estas cuentas que provocaron el desplome en los mercados del 17%, lo achacaba a la ralentización en la actividad de Estados Unidos por la finalización de obras y a la demora en el inicio de los proyectos en Latinoamérica.

Sea como fuere, con todo este mejunje de temas sin zanjar y con una estabilidad que no termina de confirmar, los inversores se han cansado de apostar por esta compañía. Y ya no solo eso, sino que la especulación de que el valor puede descender aún más en los mercados se ha acrecentado con los últimos datos publicados por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Para ser más exactos, la cantidad de posiciones cortas ha avanzado en menos de dos semanas un 30% hasta el 5,96% de su capital total. Tanto es así que, teniendo en cuenta que el pasado ejercicio cerró con una cantidad de bajistas del 3,43%, los datos demuestran que ha doblado el número de cortos que se han posicionado dentro de la empresa.

De entre todos, destacan Marshall Wace, AHL Partners, PDT Partners y Oxford AM. Es decir “hedge funds” bastante reconocidos y que consideran que OHL puede tener aún más recorrido a la baja en la bolsa madrileña. De hecho, el número de posiciones cortas en términos globales supera los 66 millones de euros, en comparación con los 1.100 millones de euros que vale el grupo constructor en el parqué madrileño.

Problemas con la deuda

Con la desinversión realizada meses atrás, OHL pretendía liquidar gran parte de su deuda corporativa, que durante el pasado año descendió un 66% con respecto a 2016. Sin embargo, sigue rondando los 1.000 millones de euros y no ha conseguido llegar a los objetivos que previamente se habían planteado.

Por eso, la firma del ladrillo se vio obligada, incluso este mismo año, a pedir prórrogas para refinanciar su deuda. Una forma de parchear el apalancamiento y con el fin de que el rating por parte de las agencias de calificación no se vuelve prohibitivo para sus intereses. Las últimas dos solicitudes sobre dos créditos sumaron 440 millones de euros.

El primero de todos es el préstamo sindicado con hasta 14 entidades bancarias, que la empresa capitaneada por la familia Villar-Mir firmó hace un par de años por 250 millones de euros. El segundo, concretamente, es la línea de crédito 'revolving' de 190 millones de euros, que pertenece a la financiación sindicada por 700 millones de euros que la compañía consiguió el pasado ejercicio.

En los dos supuestos, el grupo no ha conseguido cumplir con la obligación de terminar el año con una ratio de apalancamiento por debajo de cuatro veces su Ebitda, por lo que las entidades le han tenido que ofrecer una prórroga, sabedores que esas cifras se podrían alcanzar después de que se deshaga descuente el cierre de su filial de concesiones.

Villar-Mir y la vía judicial

Con todo, la causa abierta contra Juan Miguel Villar-Mir, expresidente de la compañía, y que lastraba también a la confianza, ha dado otro rumbo. En este sentido, el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, encargado de instruir el “caso Lezo”, decidió retirar de la causa las conversaciones telefónicas intervenidas entre ex máximo dirigente de OHL y el empresario Javier López Madrid con sus abogados al entender que vulneran su derecho a la defensa.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 tomó esta decisión después de que el abogado del ex director del departamento de construcción de OHL Rafael Martín de Nicolás y el del Villar Mir y su yerno se hayan quejado y pedido su nulidad. Petición a la que la Fiscalía Anticorrupción no se ha opuesto y por ello ha sido aceptada por el juez instructor.

Artículos relacionados