DESDE EL PARQUET

REE, castillos en el aire

No co­rren buenos tiempos para REE. Su ca­pi­ta­li­za­ción se ha si­tuado en su peor nivel en casi cuatro años. Y es que los in­ver­sores no en­cuen­tran grandes ali­cientes para apostar por el va­lor.

Las advertencias del Gobierno sobre el posible descenso en la remuneración de los activos regulados han elevado las incertidumbres en un sector cuya característica principal hasta ahora había sido precisamente la visibilidad y el bajo riesgo.

Aunque el recorte de la remuneración regulada será progresivo y escalonado a partir de 2020, para lo cual es previsible que la compañía esté preparada, las dudas sobre sus efectos están provocando una fuerte presión sobre su cotización. Está presión se ha visto acentuada además por la caída de la renta fija y el repunte de las expectativas de subidas de tipos de interés.

Habrá que esperar además a saber a qué tasas se van a se van a remunerar las inversiones que tiene previsto realizar en el siguiente período regulatorio. Las interconexiones con Francia, por ejemplo, prometen importantes crecimientos del activo regulado.

En el medio plazo habrá que sumar las inversiones internacionales en estudio, tanto con en proyectos para iniciar desde cero o para la renovación de instalaciones, especialmente en Chile, Perú y México, así como la adquisición de Hispasat. Además, existen otros proyectos a muy largo plazo que pueden impulsar notablemente su crecimiento. Pero de momento no son más que castillos en el aire.

En este escenario, los analistas de Renta 4 han rebajado el precio objetivo del gestor de la red eléctrica española en un 12%, de 20 a 17,5 euros por acción debido al aumento del riesgo. Esta estimación ofrece un potencial limitado respecto a la actual cotización de mercado de Red Eléctrica Corporación, por lo que ha reiterado su recomendación de mantener.

El valor sigue ofreciendo sin embargo una buena alternativa para aquellos inversores que busquen una atractiva retribución al accionista. La rentabilidad por dividendo en efectivo de la compañía ronda el 5,7%, muy por encima de la media del mercado español.

Desde el punto de vista técnico, la puesta en juego en estos días de la zona de soporte que encuentra sobre los 16 euros acentúa los riesgos de una fuerte corrección. De no lograr defender esta cota en el corto plazo se podría abrir un hueco bajista importante, de al menos un 20% adicional de caídas.

Artículos relacionados