Las en­ti­dades es­pañolas no ofrecen más allá de un 0,05% en sus de­pó­sitos puros

La banca aguanta el tipo en las cuentas e ignora los depósitos

WiZink acaba de re­ducir la ren­ta­bi­lidad de sus de­pó­sitos pero man­tiene la de su cuenta ahorro

Sucursales bancarias en España
Sucursales bancarias en España

El ahorro con­ser­vador vive los que po­si­ble­mente son los peores mo­mentos de la his­toria mo­der­na... para los su­fri­dores es­pañoles que no quieren arriesgar su di­nero en ac­ciones ni en fondos de in­ver­sión, claro está. La banca es­pañola man­tiene bajo cero la re­mu­ne­ra­ción de los de­pó­sitos ban­ca­rios (hasta un año daban una in­sig­ni­fi­cante media del 0,07% según los úl­timos datos del Banco de España) y los muy pocos que se ha­bían sig­ni­fi­cado con tipos más altos re­ducen sus pres­ta­cio­nes.

Ahí esta el ejemplo de WiZink, un banco con el futuro accionarial por resolver (el fondo Värde y Banco Santander se reparten la que fuera una de las últimas grandes apuestas de Banco Popular), que acaba de reducir el tipo de interés de su gran gancho comercial, el depósito a 18 meses desde el 1% hasta el 0,85%. Sigue siendo un porcentaje muy superior al que ofrecen (si lo hacen) el resto de las entidades nacionales, pero no ha podido evitar la tijera.

Como no podía ser de otra manera con los tipos de interés anclados en el 0% quizá por bastante tiempo todavía, los bancos siguen protegiendo sus márgenes. La batalla por los nuevos clientes exige desgaste financiero, pero hay límites. Hay que medir muy bien los esfuerzos y centrarlos allí donde hay más potencial para retener a aquellos ahorradores que se mueven buscando las mejores condiciones para rentabilizar su dinero.

"La banca española lo tiene claro. El depósito no es atractivo en un entorno en el que las hipotecas son un poderoso instrumento de fidelización, y después están las cuentas nómina remuneradas, que también exigen períodos de permanencia de al menos un año. En los depósitos la gente entra y sale a la caza y captura de las mejores rentabilidades. Por eso la banca nacional solo los ofrece casi como un traje a medida, a peticion del cliente y con rentabilidades muy bajas", señalan fuentes del sector.

Efectivamente, la banca comercial española no ofrece más allá de un 0,05% en sus depósitos puros. Es decir, en aquellos que no van ligados a la contratación de otros productos. Una estrategia que dura ya al menos tres años y con la que el sector se siente muy cómodo a la espera de que, por fin, el Banco Central Europeo (BCE) mueva ficha y ponga fin a la era de los tipos cero en el Viejo Continente.

Con estas cartas sobre la mesa, son las cuentas nómina remuneradas las que, aunque a muy duras penas, mantienen el tipo. El propio WiZink han mantenido sin cambios en el 0,50% el tipo de interés de su cuenta de ahorro sin comisiones, que se ha convertido en una de las más jugosas del mercado en esstos últimos tiempos de penurias para el ahorro tradicional. En en este terreno donde la banca española compite con las armas que puede.

"En este campo, sea a cambio de tipos muy superiores a los de mercado o de regalos en especie, es donde los bancos podemos establecer relaciones más duraderas con los nuevos clientes. Hay que domiciliar la nómina con plazos de permanencia entre unos y dos años que son suficientes para que estas personas atraídas por las ofertas concozan el banco y puedan contratar otros productos", señalan fuentes financieras.

Bankinter y su filial Coinc, Banco Santander, CaixaBank o Abanca son algunas de las entidades que están apretando el acelerador en el negocio de las cuentas nómina, que se han convertido en un importante elemento de captación. Mientras, los depósitos de alta remuneración son cosas de los que bancos extranjeros que ofrecen sus productos en España. Hoy por hoy, se han quedado sin competencia.

Artículos relacionados