Su pre­si­dente, José Luis Aguirre, se muestra or­gu­lloso de su origen como caja de ahorro

Ibercaja apurará el plazo legal para salir a Bolsa en 2020

Su plan es­tra­té­gico se fija una ren­ta­bi­lidad del 9% para de­fender su in­de­pen­dencia

Ibercaja
Ibercaja

Ibercaja se toma sin prisa al­guna su sa­lida a bolsa, aunque su pre­si­dente re­co­nozca que es la ten­dencia clara para todas las en­ti­dades ban­ca­rias. José Luis Aguirre des­carta casi de ma­nera ra­dical que den ese paso hasta 2020, cuando sea obli­ga­torio por ley que la Fundación Ibercaja re­duzca por de­bajo del 50% su peso en el ca­pi­tal. Para ese ob­je­tivo se ha di­señado un nuevo plan es­tra­té­gico que busca tam­bién ganar clientes y ren­ta­bi­lidad para man­tener su in­de­pen­den­cia.

"Somos un banco orgulloso con su origen como caja de ahorros", ha afirmado el presidente de Ibercaja durante la presentación del nuevo plan estratégico 2018-2020 y antes de presidir su primera junta de directivos en Zaragoza. José Luis Aguirre considera que con este plan se allana el terreno para que la entidad dé el salto al mercado en el último año del mismo.

Precisamente, 2020 es el plazo máximo fijado por Ley para que la Fundación Ibercaja rebaje su participación en el banco instrumental por debajo del 50% (en la actualidad, el peso es del 87,8%). Además, considera que en ese horizonte la colocación será más rentable y menos compleja que en los momentos actuales.

Uno de los objetivos del nuevo plan estratégico, diseñado por el consejero delegado Víctor Iglesias, es el de convertirse en una entidad cotizada ya que "para la gestión es bueno", según Aguirre. Entre los retos fijados está el alcanzar una rentabilidad (ROTE) del 9%, suficiente para mantenerse como una entidad independiente y en la media del sector financiero español.

De esa manera, Ibercaja prevé duplicar su beneficio en 2020 respecto al obtenido el pasado ejercicio (138 millones de euros en 2017). Para ello, también será clave la mejora de la eficiencia por debajo del 55% aunque su consejero delegado, Víctor Iglesias, descarta nuevos Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) tras el pactado el año pasado y que afecta a 590 trabajadores, de los que 250 saldrán durante este año.

Riesgo de oligopolio

Los máximos responsables de Ibercaja prevén cumplir con la nueva hoja de ruta que se han fijado para los próximos años sin operación corporativa alguna. "No contemplamos compras ni ser comprados", ha afirmado de manera rotunda José Luis Aguirre. En su opinión, además, el grado de concentración de la banca española "es muy elevado" y más fusiones conllevan "un riesgo de llevarnos a un oligopolio".

El presidente de Ibercaja considera que tienen "el tamaño apropiado para banca relacional", con cercanía a los clientes que pretenden incrementar en los próximos ejercicios en 320.000 nuevos, con el punto de mira puesto en banca personal y privada, así como en empresas.

Todos los objetivos fijados en el nuevo plan se han calculado en un escenario de bajos tipos de interés, aunque el Banco Central Europeo (BCE) pueda elevarlos ligeramente a partir del próximo año. Por ello, la apuesta se centrará, como en años anteriores, en fondos de inversión, planes de pensiones y seguros de ahorro.

Artículos relacionados