Pablo Isla ad­mite la com­ple­jidad de la si­tua­ción pero dice que la textil está pre­pa­rada

Inditex salva el crecimiento de ventas gracias a Internet pero sigue sin convencer

Dedicará prác­ti­ca­mente todo el au­mento de be­ne­ficio del año a subir el di­vi­dendo

Pablo Isla, Inditex
Pablo Isla, Inditex

Uno de los se­cretos mejor guar­dados por los di­rec­tivos de Inditex ha sa­lido por fin a la luz. En la pre­sen­ta­ción de re­sul­tados de 2017, se ha des­ve­lado que las ventas on­line su­ponen el 10% del total mun­dial y que cre­cieron un 41% este úl­timo ejer­ci­cio. Esto sig­ni­fica que las ma­yores com­pras de clientes vía in­ternet han sal­vado el au­mento de la fac­tu­ra­ción global en un año en el que, ade­más, el grupo ha te­nido un menor cre­ci­miento en la aper­tura de tiendas fí­sicas y en el que España ha sido el mer­cado con menor em­puje.

Tras varios años de crecimientos de dos dígitos en la facturación, el año 2017 se ha cerrado para Inditex con un aumento de casi el 9% (un 8,7% para ser exactos), al pasar de 23.311 a 25.336 millones de euros. Aunque sus directivos no han dado la cifra exacta, con el dato de que supone el 10% del total, no es difícil calcular que las ventas online han alcanzado en 2017 unos 2.500 millones de euros. Si tenemos en cuenta que, según asegura la empresa, este canal ha crecido un 41% en el año, tampoco entraña mucha dificultad calcular el aumento de las ventas por internet en el ejercicio, que se ha situado en el entorno de los 725 millones de euros.

Esa cifra de aumento de las ventas online supone el 36% del crecimiento global de la facturación neta del grupo. Puede decirse, pues, sin temor a errar, que este tirón del negocio por internet es el que ha salvado finalmente las ventas, ya que sin ese incremento extraordinario, Inditex habría tenido que presentar unas cuentas con un aumento de ventas que seguramente habría quedado por debajo del 7% interanual, afectando también al beneficio final.

Al comentar los resultados, Pablo Isla ha admitido la situación compleja que vive la compañía pero ha señado que el modelo de negocio de Inditex no está agotado: “Vemos un claro potencial de crecimiento a Inditex”. De hecho, ha apuntado que este crecimiento está apoyado en el enfoque de integración de tiendas más el online. “El enfoque integrado de tiendas y online justifica ese potencial de crecimiento claro, y seguimos viendo recorrido en todos los mercados", señaló Isla.

El presidente de Inditex añadió que la textil está adaptada para el cambio radical de distribución que empieza a dibujarse, a pesar de la presencia de Amazon o Alibaba. Por esto, ha señalado que la inversión en el mundo online comenzó en 2012, porque ya “nos estábamos preparados para el futuro”.

Tiendas y mercados

El mercado ya esperaba para 2017 unas cuentas de Inditex que no serían tan buenas como las de años anteriores y en la presentación a analistas celebrada este miércoles 14 de marzo, los directivos del grupo han puesto el acento en el “gran potencial de aumento” de las ventas por Internet para los próximos años. Ese hecho es, seguramente, el que ha llevado a la empresa a confesar por primera vez cuánta parte de su negocio global depende de las ventas online.

Y es que, además, mientras este canal de ventas sube como la espuma, el último año ha sido el que menos aperturas netas de tiendas ha registrado el grupo desde 2012. Según sus propios datos, en 2017 abrió 524 tiendas y cerró otras 341, lo que da unas aperturas netas de 183 locales. La cifra se queda muy por debajo de la de 2016 (279) y de las de los cuatro años anteriores, que oscilaron entre las 330 y las 482 aperturas netas.

El incremento de cierres de locales (absorciones, los llaman internamente) viene motivado por la nueva política del grupo de ir clausurando las tiendas más pequeñas para concentrar las ventas físicas en tiendas de mayor tamaño. El cierre de locales y su venta ha tenido, sin embargo, su lado positivo, ya que según las cifras presentadas a los analistas, ha habido ingresos extras de 257 millones por desinversiones, que incluyen esa venta de locales. Esto ha hecho que la cuenta de amortizaciones y depreciaciones haya mejorado un 9% en el año, contribuyendo a que el beneficio neto de explotación (Ebit) haya subido un 7,3% con respecto a 2016.

En este contexto, y también según las cifras dadas a los analistas, España ha pasado en 2017 a suponer un 16,3% del total de la facturación del grupo, perdiendo algo de peso sobre el año anterior, en el que representaba el 17% del total. Mientras, el resto de Europa y el continente americano ganan peso al pasar a representar el 44,9% (44% en 2016) y el 15,6% (15% en 2016), respectivamente.

La zona de Asia y Pacífico también pierde peso al caer del 24% al 23,2% del total. Desglosando las ventas totales con estos porcentajes, resulta que España, con alrededor de un 4,2%, de incremento es el mercado que menos crece en ventas en 2017. Destacan en el lado contrario los incrementos del 13% Enel continente americano y el 10,9% del resto de Europa, donde se engloba también Rusia.

Dividendo y Bolsa

La cautela de los analistas que esperaban unas cifras peores había provocado ya un castigo a Inditex en la Bolsa. Desde el pasado 23 de febrero, día en el que el mercado supo que los expertos barajaban unas cuentas no tan boyantes como en años anteriores, el grupo había caído un 9,8% acumulado al pasar de los 26,9 euros con los que cerró el 22 de febrero a los 24,26 con los que terminó la sesión bursátil previa a la presentación de resultados. Tras hacerse públicas las cifras, las acciones de Inditex comenzaron la sesión del 14 de marzo con caídas de más del 5%, aunque después la cotización fue normalizándose con el paso de las horas.

Al final, y a pesar de que los márgenes de rentabilidad del Ebitda y del Ebit sobre ventas hayan caído del 21,8% al 20,8% y del 17,2% al 17%, respectivamente, Inditex ha terminado el ejercicio ganando un 7% más, hasta alcanzar los 3.368 millones de euros, aunque con una rentabilidad del negocio ligeramente inferior, ya que este resultado supone un 13,3% de las ventas, ligeramente por debajo del 13,5% registrado en 2016.

Pero para los accionistas hay una buena noticia, ya que Inditex dedicará prácticamente todo el aumento del beneficio de 2017 en aumentar el dividendo de 2018. En concreto, repartirá este año un total de 0,75 euros por acción en dos pagos de 0,375 euros cada uno a realizar los días 2 de mayo y 2 de noviembre próximos. Esto supondrá repartir 2.335 millones de euros entre los accionistas, un 10% más que los 2.127 millones que repartió en 2017, con un aumento de 208 millones que se comen prácticamente íntegros los 211 millones que ha ganado más este año.

Artículos relacionados