ANÁLISIS

Rajoy busca recuperar el electorado perdido entre los pensionistas

El PP trata de pa­liar el em­puje de Ciudadanos pero quiere que el de­bate se cir­cuns­criba al Pacto de Toledo

Rajoy intenta frenar un posible estallido
Mariano Rajoy .

En el Partido Popular tratan de re­bajar ahora las ex­pec­ta­tivas que se ha­bían ge­ne­rado en­torno al de­bate sobre las pen­siones que se ce­lebra este miér­coles en el Congreso y pese a que el propio pre­si­dente del Gobierno lo ha ca­len­tado. Mariano Rajoy llegó a decir que para él este será el de­bate mo­no­grá­fico más im­por­tante de la le­gis­la­tura.

Fuentes populares señalan que un debate sin propuestas de resolución no difícilmente puede convertirse en un gran debate entre partidos que compiten por un mismo sector del electorado. Y anticipan que no habrá grandes anuncios, aunque Rajoy se guarda cartas. Aunque la mano tendida del Partido Popular, de su presidente, será a cambio de que todo lo que se tenga que decidir se haga dentro de la Comisión del Pacto de Toledo.

El PP recuerda que el objetivo fundamental del Pacto es tratar de garantizar el futuro de las pensiones sin que se convierta en objeto de confrontación política y de lucha en las calles. Los populares temen que pasada la Semana Santa PSOE y Podemos quieran utilizar las pensiones con el apoyo de los sindicatos para recuperar el electorado que les está dando la espalda según todos los sondeos. Además quieren contar con el apoyo de los sindicatos. Sin ellos es muy difícil ganar elecciones.

Así lo confesaba recientemente el secretario ejecutivo de Economía y Programa Electoral del PSOE, Manuel Escudero. Sin el apoyo de los trabajadores será imposible recuperar la Moncloa.

En cambio los populares, como muestra de que ahora sí se toman muy en serio el futuro de las pensiones y la viabilidad de las medidas, han empezado encargando un estudio sobre las consecuencias que tendría vincular el incremento de las pensiones a la evolución del Índice de Precios al consumo.

Como ya cuentan con las primeras estimaciones que ha realizado la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA) han pedido otro en el que se desagreguen todos los diferentes estratos de pensionistas para calcular como podría actuarse en caso de que no todos los pensionistas pudieran ser incluidos en eventuales subidas.

El cálculo de FEDEA concluye que una subida de las pensiones generalizada en los próximos 40 años, teniendo en cuenta la pirámide poblacional, exigiría subir 30 puntos el IRPF si se quisieran garantizar las subidas con impuestos.

Por eso esta alternativa ha sido descartada ya por el Partido Popular. Desde Hacienda se muestran más partidarios de actuar de manera inmediata con lo que Cristóbal Montoro denomina impuestos negativos, eliminar la carga impositiva de los pensionistas de mayor edad. También habrá unas líneas en la intervención del presidente en alusión al mejor trato fiscal previsto para los fondos de pensiones. El sector financiero mira como mucho interés cualquier propuesta de los conservadores en este sentido.

Cristóbal Montoro ya ha anticipado en parte lo que tienen previsto hacer en el futuro. Consistiría en reducir o eliminar los impuestos al IRPF de los pensionistas que superaran una determinada edad o que tuvieran menos ingresos. Teniendo en cuenta el escaso peso para los ingresos previstos en Los Presupuestos Generales del Estado por este tramo, el Gobierno tiene previsto anunciarlo en su momento a bombo y platillo. Podría no ser hoy.

Porque el presidente tiene claro que se siente con argumentos para responder al planteamiento que hace el PSOE en la actualidad de vincular las subidas de las pensiones al encarecimiento de la vida.

Ellos no lo hicieron. Además fueron los socialistas quienes congelaron las pensiones, fue el PSOE quien amplió el período de vida laboral para poder acceder a la jubilación con la pensión máxima y también fue el PSOE quien cambió el sistema de cálculo para acceder a esa máxima pensión.

En cambio Rajoy sabe que tiene menos argumentos para poder responder a quienes cuestionan que mientras ha habido recursos para poder equiparar los salarios de policías y guardias civiles al de los policías municipales mejor tratados no haya dinero para mejorar las pensiones.

Y también sabe que le van a cuestionar por el acuerdo entre los sindicatos de los funcionarios y Hacienda por el que los funcionarios verán mejorados sus salarios hasta un 8 % en tres años, mientras las pensiones no sube más allá de 0,25 % anual.

Visto el planteamiento del Gobierno es verdad que el debate no promete demasiado, pero no hay que perdérselo. Nos va mucho en ello. Y al PP poder recuperar gran parte de su electorado perdido.

Artículos relacionados