DESDE EL PARQUET

Funespaña, de despedida

Las ac­ciones de Funespaña no se ca­rac­te­rizan por tener de­ma­siados mo­vi­mien­tos, dado el fuerte con­trol de Mapfre con más del 95% del ca­pi­tal. El ob­je­tivo de la ase­gu­ra­dora es sacar la com­pañía de Bolsa a un precio de 7,5 euros por tí­tulo.

Sería necesario una vez abonado el pago de los 37 céntimos de euros adicionales por la opa lanzada a 7 euros en 2012 en cumplimiento de la sentencia del Tribunal Supremo.

Proceso de pago que arrancó el pasado 22 de febrero y que culmina mañana jueves, 15 de marzo. No era de extrañar, por tanto, que en lo que va año haya casi más días en los que no ha movido ninguna acción que días con volumen de negocio por pequeño que fuera.

Ni siquiera el importante avance de más del 20% en sus resultados, hasta los 5,4 millones de euros, respecto al ejercicio anterior presentados a finales de febrero lograron sacar al valor de su clásica atonía.

Por eso a los operadores les resulta curioso la creciente actividad negociadora en las últimas sesiones que ha provocado un pico alcista del 7,5% y una reacción bajista casi en la misma proporción sin razones aparentes.

Seguramente no tiene ninguna relevancia y solo sea debido a una recolocación de posiciones, apuntan los expertos, pero resulta lo suficientemente llamativo como para atraer la atención. Incluso ha podido coger con el pie cambiado a algunos accionistas teniendo en cuenta la notable diferencia de la contratación entre la subida y la caída.

Solo una pequeña anécdota como despedida a una compañía que tiene los días contados en la Bolsa después de su debut en 1998, haciendo que el sector funerario estuviera representado en el mercado por primera vez en su historia.

Artículos relacionados