DESDE EL PARQUET

Codere, cambios a mejor

La re­es­truc­tu­ra­ción del equipo di­rec­tivo de Codere aco­me­tida por los fondos de in­ver­sión a prin­ci­pios de año con la sa­lida de los con­se­jeros Martínez Sampedro y la lle­gada a la pre­si­dencia de Norman Sorensen ha sido aco­gida con sa­tis­fac­ción por el mer­cado.

Todo ello a pesar de la guerra abierta ahora entre ambos. Los Martínez Sampedro consideran esta maniobra como un golpe empresarial al incumplirse diversos aspectos del Acuerdo de Accionistas.

Por este motivo han presentado una demanda en la Corte Internacional de Arbitraje de París, y otra en un juzgado mercantil de Madrid, con el fin de anular los acuerdos adoptados por el consejo de administración celebrado el pasado 12 de enero.

Demandas que ya se han notificado a la compañía, tal y como reconoce en un comunicado a la CNMV. Los demandantes presentaron también una solicitud de designación de un Árbitro de Emergencia para adoptar medidas destinadas a la suspensión del acuerdo de dicho consejo de administración.

Medidas que has sido íntegramente rechazadas, según comunica Codere, por considerarse que la petición no tiene apariencia de buen derecho, ni ha sido justificada la urgencia de la misma.

En este contexto de conflicto de intereses, el grupo de apuestas ha entrado en una importante fase alcista en la que acumula en torno al 30% de subida desde la reestructuración ejecutiva. A ello ha contribuido también la vuelta a los beneficios en 2017, año que cerró con unas ganancias de 2,8 millones de euros frente a las pérdidas de más de 1.120 millones de euros contabilizadas en el ejercicio anterior debido a su reestructuración financiera.

Aunque es un balance escaso para que los accionistas estén contentos, lo cierto es que la mejoría del 2,2% del Ebitda ajustado, hasta los 273,6 millones de euros, y la mejora del 6% de los ingresos de explotación, que se elevaron a 1.638 millones de euros, dejan margen para un cierto optimismo. Una consolidación de resultados muy positiva, a pesar de la creciente presión impositiva sobre las apuestas en mucho de los países donde está presente.

En los mercados se viene especulando además en los últimos meses con un posible proceso de concentración en el sector con el fin de reducir gastos y maximizar el beneficio. Una rumorología que está contribuyendo a la mejoría general de la industria y de Codere en particular gracias a su importante presencia internacional.

Todos estos factores están ayudando a que el factor psicológico del “contrasplit” realizado noviembre del año pasado se empiece a sentir ya en la cotización. Para que se confirme la tendencia alcista, los expertos esperan ahora que rompa pronto la barrera que encuentra en torno a los 11 euros por acción. Esa ruptura al alza supondría un potencial de revalorización adicional de al menos un 10%

Artículos relacionados