Monitor de Latinoamérica

Un in­forme acon­seja a la UE in­vertir más en in­fra­es­truc­tura y energía en el área

Contra el proteccionismo, una relación Europa-Latam reforzada

Instituto Elcano cree que la co­yun­tura fa­vo­rece una mayor coope­ra­ción bi­la­teral

Latinoamérica
Latinoamérica

Pese a la di­fi­cultad que en­traña la exis­tencia de “visiones y sen­ti­mientos en­con­tra­dos” entre la UE y Latam, “no debe ol­vi­darse que en las ac­tuales cir­cuns­tan­cias in­ter­na­cio­nales mar­cadas por un re­tro­ceso del libre co­mer­cio”, ambas re­giones se ne­ce­sitan mu­tua­mente mucho más de lo que había ocu­rrido desde me­diados del siglo XX. Y por eso de­be­rían estar más dis­puestas a en­ten­der­se”. Así se in­dica en el in­forme ‘Por qué im­porta América Latina?’, ela­bo­rado por el Real Instituto Elcano y pre­sen­tado en Madrid, y en el que se aboga por elevar coope­ra­ción, co­mercio e in­ver­sión entre ambas áreas.

Según el coordinador del informe, Carlos Malamud, éste quiere “llamar la atención de la UE, sus instituciones, gobiernos nacionales, políticos, medios y opinión pública sobre las potencialidades que ofrece Latam” en un momento en el que la coyuntura favorece un mayor entendimiento y cooperación.

“Hay que explicar por qué a Europa le interesa Latam, qué intereses concretos y ventajas podría obtener la UE de intensificar la relación con Latam” dijo Malamud al presentar un texto que defiende la oportunidad de un aumento del comercio y la inversión. De hecho, el informe aconseja a la UE invertir en infraestructura y en un sector digital en transformación, así como apoyar la diversificación energética. “Es momento de oportunidades en infraestructuras y logística, debido a los grandes déficit existentes en gran parte de los países. La región gasta un 3,5% de su PIB en infraestructuras, pero los cálculos más conservadores apuntan que en los próximos 10 años, si se quiere cubrir los déficit, habrá que invertir un 10% del PIB. Latam, además, ha conocido un fuerte alza de la demanda energética y se prevén incrementos más rápidos en el futuro, especialmente en electricidad y en renovables”, se indica en el texto. . Si bien es cierto que varios países europeos, entre ellos España, Portugal, Alemania y Holanda, mantienen fluidas relaciones económicas con la región, y también que 20 países de la UE se han sumado como observadores al bloque de integración regional más dinámico, la Alianza del Pacífico, Europa mantiene aún fuertes reservas hacia la región. Pero pese a estas reticencias, una muestra de las cuales la constituyen las dificultades para firmar el acuerdo comercial con Mercosur, existe un gran margen para aumentar las relaciones en beneficio mutuo que la Unión no debe dejar pasar. Máxime cuando otros actores clave de la economía mundial como China elevan su presencia en la región. En este sentido, el documento urge a cerrar ya las negociaciones UE-Mercosur y a actualizar los acuerdos de la Unión con México y Chile.

Según el documento, la inestabilidad en parte del Mediterráneo y el Atlántico, las amenazas al libre comercio y los retos del Brexit y el proteccionismo de la Administración Trump, cuya último ‘toque’ ha sido el anuncio de aranceles a la importación de acero y aluminio, deben hacer reflexionar sobre la necesidad de una mayor relación con Latam. “La Presidencia Trump es una oportunidad para la relación de Europa y Latam, dos regiones que apuestan por el libre comercio y la integración económica en un momento en el que vuelve la amenaza de las guerras comerciales”, destacó la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, en la presentación de un informe en la que intervinieron también el secretario de Estado de Cooperación, García Casas; el presidente de Elcano, Lamo de Espinosa y el embajador de Perú, García Belaúnde.

Grynspan desveló una conversación con el ministro mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, en la que éste le señaló que su país está estudiando ‘planes B’ por si no se renueva el TLCAN con EEUU. Y destacó que en ese contexto se sitúan la negociación para firmar el TLC entre América Latina y la UE, abierta en 1999 y que parece ya en la recta final. “Este acuerdo de asociación es una gran oportunidad porque podría ayudar a América Latina a llegar a la integración con la que se sueña hace mucho”, y que supondría una apuesta por la apertura y el rechazo al proteccionismo desde dos mercados que representan 1.100 millones de personas”, dijo, no sin pedir que la UE y Latam tomen como modelo a la Alianza para impulsar “una integración mucho más pragmática” con motores en el sector privado y la sociedad.

El documento anima a desarrollar la “Estrategia Global Europea de 2016", centrada en un ‘espacio atlántico ampliado’, con el que la UE intentaría expandir su cooperación con Latam y para el que ya existe una amplia base: en el ámbito comercial, el informe subraya la gran implantación de empresas europeas en Latinoamérica y la creciente presencia de multilatinas en Europa. Los expertos, que también animan a la convergencia Mercosur-Alianza del Pacífico y lamentan la postergación de la cumbre UE-Celac, señalan que la UE no pretende una posición hegemónica en Latam, sino que está abierta a colaborar con China y un EEUU cuyo presidente Trump cursará en abril visita a Perú para participar en la Cumbre de las Américas y viajará luego Colombia.

Artículos relacionados