DESDE EL PARQUET

Meliá Hotels despierta en febrero

Las fuertes ten­siones vi­vidas a prin­ci­pios de fe­brero, que han sal­pi­cado sobre todo al sector fi­nan­ciero, han des­pe­jado el ca­mino a com­pañías de otros sec­tores para li­derar al mer­cado y las opor­tu­ni­da­des. Melia Hotels ha sido la más des­ta­cada del mes gra­cias al im­pulso lo­grado con la pre­sen­ta­ción de sus re­sul­ta­dos.

Las cuentas de la cadena hotelera al cierre de 2017 han sido excelentes tras beneficiarse tanto de un entorno excepcional para la industria turística, con cifras récord, como una consistente estrategia de negocio basada en la transformación digital, que le ha aportado unas ventas de 520 millones de euros, y cultural de la empresa.

El beneficio neto se ha elevado a 128,7 millones de euros, con un incremento del 27,8% respecto al año anterior, superando ligeramente las expectativas del consenso del mercado. Todo ello incluso a pesar de algunos factores extraordinarios que han afectado negativamente al balance como los huracanes en el Caribe, la devaluación del dólar y, sobre todo, la inestabilidad en Cataluña durante el último trimestre que hacía temer una importante caída en el ingreso medio por habitación disponible (RevPAR).

Los ingresos totales de Melia en 2017 han superado los 1885 millones de euros, mientras el Ebitda, sin plusvalías, ha mejorado un 11%. El RevPAR, por su parte, ha registrado un crecimiento del 5,6%, un 6,5% en moneda constante. Cifras que reflejan la consolidación de su liderazgo en el segmento vacacional, así como un mayor afianzamiento en el de ocio urbano.

Los analistas destacan además el cumplimiento de sus objetivos financieros. Al respecto, ha logrado mantener el ratio de deuda neta/Ebitda por debajo de las 2 veces por segundo año consecutivo, mejorando el compromiso de situarla entre las 2 y las 2,5 veces. Se confirma así los esfuerzos de la cadena por reducir su apalancamiento.

La positiva evolución de las cuentas ha permitido al grupo mejorar el valor generado para sus accionistas al haber incrementado el Beneficio por Acción en un 240% en los últimos cuatro años.

Unos resultados que el mercado ha recogido con euforia. Tras la depresión sufrida en el inicio del mes de febrero, que llevó a sus acciones a buscar su actual suelo de referencia en torno a los 10,5 euros, el valor ha rebotado con fuerza por encima de los 12 euros, con una mejora de más del 8% en febrero.

La superación y consolidación de esta cota se antoja ahora clave en su devenir a corto plazo. De confirmarse la tendencia alcista tendría el camino relativamente despejado hasta niveles superiores a los 13 euros, mientras que en caso contrario podría sufrir un ajuste del 10% al 15%, cosa que no parece factible..

Artículos relacionados