Monitor de Latinoamérica

El in­di­cador re­gional al­canza el re­sul­tado más fa­vo­rable en dos años y medio

Latam: el índice de clima económico confirma el buen momento

Chile y Brasil re­gis­tran la mayor me­jo­ría, mien­tras que México lan­gui­dece

América Latina
América Latina

Después de una pro­lon­gada tra­vesía del de­sierto, con dos años de caída del PIB y de las in­ver­sio­nes, los úl­timos datos pa­recen con­firmar que 2018 será el ejer­cicio de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mica, si bien mo­desta, de Latinoamérica. El úl­timo in­di­cador de clima eco­nó­mico de la re­gión, que da cuenta del primer re­sul­tado fa­vo­rable en dos años y me­dio, se suma a las ex­pec­ta­tivas po­si­tivas en cre­ci­miento y re­cu­pe­ra­ción de la IED que han ve­nido ofre­ciendo los grandes or­ga­nismos in­ter­na­cio­na­les.

Chile registró la mayor mejoría en las expectativas de progresión económica en un Índice de Clima Económico (ICE) que registró 1,5 puntos en enero y que elaboran de forma conjunta la Fundación Getulio Vargas y el Instituto de Estudios Económicos (IFO) de la Universidad de Múnich, mediante consultas trimestrales a 130 especialistas de 17 países. El aumento del indicador fue el mayor desde 2013, cuando quedó establecido en 1,6 puntos y el resultado es el primero positivo en 18 trimestres, tras haber llegado en octubre de 2015 a su peor nivel en siete años, debido principalmente a la recesión acusada en varios países, entre ellos el gigante del área, Brasil.

Se trata de una sensible mejora y muestra que la región continúa su tendencia a la recuperación. La tendencia del ICE se suma, además, a los alentadores pronósticos que han venido adelantando los organismos internacionales en los últimos meses para 2018, que giran en torno a un avance medio del 2% en Latam, frente al 1,1% de 2017 y que muestran tasas de crecimiento positivas para todos los países del área excepto una Venezuela sumida en la recesión.

Entre los once países de Latam medidos por el indicador, siete se situaron ya en zona favorable y cuatro registraron avances en el saldo positivo entre octubre de 2017 y enero de 2018: Brasil, Chile, Colombia y Paraguay. Chile fue el mercado que dio el mayor salto, al pasar de -2 puntos a +26,3, y según el análisis este resultado es “posible consecuencia del impacto positivo del nuevo gobierno”, tras ganar el conservador Piñera las presidenciales en noviembre de 2017, lo que ha generado amplias expectativas de mejoría económica futura.

Brasil también pasó de saldo negativo a positivo (de -8,3 puntos en octubre de 2017, a +4,3 puntos, en enero de 2018, impulsado por la reducción en el balance negativo de la situación actual (de -73,9 a -53,6 puntos). Argentina y Perú mantuvieron climas favorables pero empeoraron en relación con octubre. En Argentina, el ICE pasó de 45,2 puntos a 28,2, con empeoramiento en la evaluación de la situación actual y de las expectativas, coincidiendo con el segundo aniversario de la llegada al poder del presidente Mauricio Macri.

Dentro de este más positivo panorama regional, México, con -19 puntos y probablemente afectado por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); Bolivia, con -23,4, y Ecuador, con -43, ofrecieron la peor cara regional, al mantenerse con un clima económico desfavorable, solo superados por una Venezuela en estado crítico, con -100 puntos.

Con todo, y según el estudio, Latam está aún lejos de la tendencia mundial y le queda amplio recorrido de mejora: a nivel mundial el ICE marcha en tendencia ascendente desde enero de 2016 y en el primer mes de este 2018, alcanzó 26,1 puntos. Aunque según la Fundación Getulio Vagas, los resultados del último indicador son positivos para Latinoamérica, el balance es aún pobre en relación con la economía mundial, en especial los países desarrollados, que registran resultados que apuntan a la consolidación de un ciclo de expansión.

En cualquier caso, las perspectivas para 2018 son buenas, pese a que podrían verse comprometidas por riegos bajistas. En sus últimos informes FMI, Banco Mundial y Cepal indican otean para 2018 expectativas de crecimiento positivas. el Fondo revisó al alza el avance de la región y lo situó en 1,9% para 2018 (1,2% en 2017), con peores pronósticos para México (que bajaría del 2,1% al 1,9%) y mejores para Brasil, que avanzaría del 0,7% al 1,5%; Argentina, que se mantendría en el 2,5% y Chile, que crecería del 1,4% al 2,5%. El BM, por su parte, prevé un crecimiento regional del 2% en 2018 y Cepal otea una progresión del 2,2%, motivada por el aumento de la demanda externa.

Eso sí, los organismos aconsejan mejorar los niveles de productividad, inversión y negocios y prestar atención a riesgos como la incertidumbre política, la baja calidad del gasto público y el paro. En concreto el FMI recomienda mejorar la infraestructura pública y elevar la eficiencia del gasto; mejorar el clima de inversión y negocios y fortalecer el combate a la corrupción.

Artículos relacionados