La com­pañía man­tiene el pago de di­vi­dendo de un euro por ac­ción

Reynés quiere plasmar su sello “personal” en el nuevo plan estratégico de Gas Natural

Asegura que su di­men­sión de­pen­derá de los ac­cio­nistas prin­ci­pa­les, La Caixa, Repsol y el fondo GIP

Faine, Reynes, Villaseca.
Faine, Reynes, Villaseca.

El nuevo pre­si­dente eje­cu­tivo de Gas Natural Fenosa, Francisco Reynés, ha pe­dido en su pri­mera com­pa­re­cencia ante la prensa un cierto grado de “paciencia” en sus ini­cios como má­ximo res­pon­sable de la com­pañía, al menos hasta que pre­sente el nuevo plan es­tra­té­gico, pre­visto para este se­mes­tre. Un plan en el que quiere plasmar su “sello per­so­nal”, y cuya di­men­sión de­pen­derá de lo que los tres ac­cio­nistas prin­ci­pa­les, La Caixa, Repsol y el fondo GIP, de­ci­dan.

Reynés dijo, en su primera intervención, que dedicará todos sus primeros esfuerzos al frente de la eléctrica y gasista para dar forma al plan futuro en el que se basarán los grandes objetivos de crecimiento y expansión de la empresa. Llevará su impronta personal -así lo reconoció- pero dejó claro que los accionistas “concretarán los ambicioso del mismo”.

En ningún momento, desveló si estaba en su mente acometer una gran fusión energética europea, tal y como se ha barajado en los últimos meses. Tampoco especificó con claridad si le gustaría seguir contando con Repsol como compañero de viaje -la petrolera no descarta vender el 20% que le resta de Gas Natural Fenosa-. Ni desveló si modificará su equipo o no. “Os pido un poco de tiempo”, reiteró varias veces Reynés en su presentación a la prensa.

Respecto a la posible venta del 20% de la petrolera, señaló que es una decisión de Repsol vender su participación. “Separaría dos aspectos. Uno, lo que quiera hacer Repsol que es decisión suya. Y otra, lo que Gas Natural proponga a sus accionistas, donde la petrolera es uno de ellos, que lo verán y decidirán si les conviene o no”, comentó.

Eso sí, Reynés agradeció el apoyo que Repsol había dado a su nombramiento como nuevo presidente ejecutivo de la compañía. “Agradezco el apoyo de todos y también el de Repsol”, dijo.

Previamente, se había despedido de su equipo de Abertis, señalando que era un “día triste” por dejar la compañía, a la vez que satisfecho, porque “el testigo de la gestión -José Aljaro como primer ejecutivo- queda en buenas manos”, señaló.

Con plenos poderes ejecutivos

El número uno, que tendrá todos los poderes de Gas Natural Fenosa, agradeció personalmente la labor realizada por el hasta consejero delegado Rafael Villaseca -pasa a presidir la Fundación-, de quien dijo había logrado unos excelentes resultados, a pesar de los efectos negativos que habían supuesto la baja hidraulicidad en España, y los desastres naturales registrados en Chile y México.

Reynés restó importancia a que el consejo de administración haya acordado unificar las dos funciones -la de presidente, hasta ahora en manos de Isidro Fainé, y la de consejero delegado, en manos de Rafael Villaseca, pues, en su opinión no contravienen ni el pacto parasocial entre Caixabank y Repsol, ni el Código de Buen Gobierno corporativo.

La junta, que otros años solía celebrarse durante el mes de abril, está sin fecha para dar tiempo a Reynés a aterrizar en la empresa, tomar contacto con el ministro de Energía, Álvaro Nadal, conocer al detalle los nuevos recortes que el Ministerio prepara a las eléctrica y gasistas, ultimar el plan estratégico y analizar el conflicto de la compañía colombiana Electricaribe.

Villaseca: “un año muy difícil”

Por su parte, Rafael Villaseca declaró que se habían cumplido los objetivos de la compañía, en un año “dificilísimo”, -obtuvo 1.360 millones de euros de beneficio, un 1% más- y a pesar de circunstancias “extremadamente complicadas”, por lo que aseguró que 2018 será mejor.

Reconoció que una parte vino dada porque no se había podido trasladar a los clientes liberalizados los incrementos del coste de producción en los primeros nueve meses, pero que lo estaban aplicando por lo que hay un 99% de posibilidades de que aumente este año.

Villaseca se mostró contrario a que se cambien las reglas de juego sobre el desmantelamiento de las centrales nucleares y que las compañías propietarias asuman los costes. En este sentido, dijo que si esta medida se lleva a cabo, afectará “muy relevantemente” al sector, donde Gas Natural Fenosa es el tercer principal operador tras Endesa e Iberdrola, y a la seguridad jurídica. “Confío en que esto no se llegue a producir”, manifestó.

El consejo de administración de la compañía elevará a la junta de accionistas una propuesta de reparto de dividendo de 1.001 millones de euros con cargo a 2017, manteniendo su apuesta de dividendo mínimo de un euro por título y que representa un pay-out del 73%. El pasado mes de septiembre la compañía pagó en efectivo un dividendo a cuenta del ejercicio 2017 de 0,330 euros y el complementario de 0,67 euros se abonará el próximo mes de junio.

Artículos relacionados